La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







jueves, 21 de mayo de 2015

Asunción



















No en vano el poeta del exilio cantó a la piedra humilde. La evocó de manera bella y también justa. De algún modo la humanidad sigue estando instalada en la llamada edad de la piedra. Y no es eufemismo. Incluso creo que algún día saldrá de ella gracias a la piedra misma. Y no me refiero de cualquier piedra, a ninguna de cuyas tipologías renuncio en mi admiración, sino a una cierta clase de piedra modificada por seres vivos. Todas las piedras, las desgajadas y las intactas, las erosionadas y las talladas, las que forman parte de una arquitectura y las que aún están en el útero de la montaña, todas ellas siguen siendo imprescindibles para entender el caos al que seguimos perteneciendo. Cuando paso junto a una fachada noble voy arrastrando como un niño mis dedos por los sillares. Cuando mojo los pies en un arroyo necesito dejarme moldear la piel por los guijarros. Cuando tomo en mis manos la cristalización de un trozo de cuarzo intento penetrar más allá de sus caras. Cuando mineralizo en algún órgano de mi cuerpo invoco con dulzura a la partícula para que sea buena conmigo. Sigo teniendo esperanzas en la piedra para mantener la esperanza en la comprensión de la especie a la que pertenezco. Mi especie farsante, engañadora, soberbia debe reorientar su propio sentido de la existencia en base a la piedra. La piedra herramienta, la útil, la transformada hace miles, millones de años, por antecesores de nuestra clasificación viva actual. Hoy está siendo un día de gozo para mí. Me entero de que en el continente africano, entre especies anteriores a la de los homínidos ya se encuentran rudimentarias herramientas para la supervivencia. La ridiculez del mito de un demiurgo y de la creación en siete días ya quedó desprestigiada hace tiempo. Ahora el mito engreído de la superioridad humana debería ser reconsiderado, simplemente para facilitarnos nuestra propia salvación en el hábitat Tierra, incluida la convivencia entre congéneres. Ya el género Homo podría no ser el primer fabricante de útiles, acaso porque la frontera en la evolución de las especies no existe ni es lineal ni tajante ni se puede decir con claridad aquí empieza este género y allí acabó el otro. Eso son nomenclaturas. Estaré al tanto de a dónde nos llevan los descubrimientos más ancestrales, pero si reflexionáramos un poco sobre ello ¿no encontraríamos cada vez bases más sólidas para superar las patrañas ideológicas y religiosas, así como las conductas supremacionistas que tanto exhibimos los humanos por doquier? Sería como asumir nuestra propia condición con una luz que nos ha sido negada en la noche de los tiempos de esta larga edad de piedra aún latente. Oh, tú, piedra pequeña, qué grandeza la tuya, qué ceguera la nuestra. Hasta ahora.




14 comentarios:

  1. Información añadida clarificadora:

    http://elpais.com/elpais/2015/05/20/ciencia/1432137026_404972.html

    ResponderEliminar
  2. Bravo Fackel. Ojalá el hallazgo sirviera para reflexionar en la dirección que indicas pero ¿crees que la especie humana saldrá alguna vez del letargo? ¡Ojalá!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojala, ojalá, oh alá...(ironías) Para servir algo el individuo debe entregar tiempo y capacidad de pensamiento a la reflexión y a sacar conclusiones. Y entenderlo como un proceso vital muy personal, no sólo a salto de exámenes o de charleta entre amigos. La especie humana ha salido de largos letargos, pero no es un asunto de perfección, obviamente, si no lo hubiera hecho no estaríamos donde estamos. Pero sigo creyendo el el poder de la ciencia para procurar una filosofía actualizada y menos ideológica que la que nos enseñaron. Irá siendo posible, por más que nos pongan palos en las ruedas las iglesias, sectas, totailitarios varios e intolerantes múltiples.

      Eliminar
  3. Junto los dedos para que se confirme el hallazgo, que en esas piedras retocadas no esté la firma del linaje humano.
    Me encantaría que nos dieran en los morros con la noticia de que hubo otra especie inteligente y hábil con sus manos, caso de de tenerlas, que a lo mejor no y eran tentáculos o algo parecido.
    La cosa es que sería un ratito feliz si cayeran los idiotas paradigmas de nuestra especie como "la elegida"; y más feliz aún si supiera que esa otra civilización que nos antecedió, hubiera despegado de la Tierra para ir a otros planetas. Quizás hicieron un viaje en el tiempo -que dominarían como si fuera una peonza-y al ver que clase de mastuerzos irrecuperables habitarían la Tierra en el futuro, hubieran preferido emigrar a otro sistema estelar. Tan a gusto que estarán.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mejor de todo esto, aparte de lo que dices con tanto acierto es que los religiosos múltiples no podrán jamás hacer misión y catequizar a aquellos individuos que ya sabían hacer cosas sabias y útiles con sus manos, ¡y utilizarlas! Ni ocultar los hallazgos, salvo que prohíban las excavaciones científicas.

      Tengo a veces la sensación que en España el asunto de la evolución no acabamos de tomárnosla en serio y así nos va, yo aspiro a que próximas generaciones estudien estas luces en sus libros de texto...pero qué digo, acaso no lo hagan porque el sistema educativo solo sabe procurar "conocimientos" relativos para el engranaje productivista y las necesidades de mercado, aggggg.

      Eliminar
  4. Junto los dedos para que se confirme el hallazgo, que en esas piedras retocadas no esté la firma del linaje humano.
    Me encantaría que nos dieran en los morros con la noticia de que hubo otra especie inteligente y hábil con sus manos, caso de de tenerlas, que a lo mejor no y eran tentáculos o algo parecido.
    La cosa es que sería un ratito feliz si cayeran los idiotas paradigmas de nuestra especie como "la elegida"; y más feliz aún si supiera que esa otra civilización que nos antecedió, hubiera despegado de la Tierra para ir a otros planetas. Quizás hicieron un viaje en el tiempo -que dominarían como si fuera una peonza-y al ver que clase de mastuerzos irrecuperables habitarían la Tierra en el futuro, hubieran preferido emigrar a otro sistema estelar. Tan a gusto que estarán.

    ResponderEliminar
  5. Perdone usted esta invasión. Ha sido por culpa de nuestros antecesores que están al quite de lo que se dice de ellos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada, pues borro una de las entradas repetidas y tan contentos. Por cierto, enhorabuena por el uso del término "mastuerzo", pocos la emplean. Solo conozco a una antigua compañera de trabajo que sistemática la utiliza.

      Eliminar
  6. Tomar como tema las piedras, me gusta mucho. Yo también soy de las que toco las piedras y me guardo en la mochila algunas de las que voy encontrando en el camino.Las piedras forman parte de la formación del mundo y de la historia de la humanidad.Se sirvieron de ellas los hombres primitivos ,fueron herramientas, soporte de la escritura y monumentos funerarios. Fueron objeto de versos, y juegos infantiles, etc. Ellas existen antes que nosotros, y seguirán existiendo después de nosotros. El hombre se ha autoproclamado rey de la Naturaleza, pero es un ídolo con los pies de barro.
    Cuando contemplo las montañas siento la pequeñez de los seres humanos.

    ¡Qué emocionante hablar de piedras milenarias!.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues aprovecha, Fanny, para reflexionar en base a esa noticia. Porque las piedras talladas son el no va más, cómo sin dejar de ser piedras han podido ser también individuos.

      Muy emocionante, sí, comparto el gusto y la pasión, aunque hace siglos que no colecciono, de vez en cuando aún me llevo de recuerdo un pedrusco, pero casi por el paisaje que piso, por dotarla de otos significados.

      Eliminar
  7. "Hablo de piedras que siempre se han acostado al raso o que han dormido en
    su yacimiento y en la noche de las vetas. No interesan a la arqueología, ni al
    artista, ni al diamantista. Nadie hizo con ellas palacios, estatuas, joyas; ni siquiera
    diques, fortificaciones o tumbas. No son útiles ni famosas. Sus facetas
    no brillan en ninguna sortija, en ninguna diadema. No promulgan, grabadas
    en caracteres indelebles, las listas de victorias, las leyes del imperio. Ni hitos, ni
    estelas. Expuestas a la intemperie, aunque sin honores ni reverencias, sólo dan
    testimonio de sí mismas."

    "Piedras", de Roger Caillois - puede descargarse en el siguiente enlace:
    http://www.siruela.com/archivos/fragmentos/Piedrasfr.pdf

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira que tengo ganas de dar con este libro, a ver si en una librería de viejo lo consigo, porque he oído hablar muchas veces del mismo pero no hay manera. Así que te agradezco mucho ese aperitivo adjunto.

      Eliminar
  8. ░░▄███▄███▄
    ░░█████████
    ░░▒▀█████▀░
    ░░▒░░▀█▀
    ░░▒░░█░
    ░░▒░█
    ░░░█
    ░░█░░░░███████
    ░██░░░██▓▓███▓██▒
    ██░░░█▓▓▓▓▓▓▓█▓████
    ██░░██▓▓▓(◐)▓█▓█▓█
    ███▓▓▓█▓▓▓▓▓█▓█▓▓▓▓█
    ▀██▓▓█░██▓▓▓▓██▓▓▓▓▓█
    ░▀██▀░░█▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓█
    ░░░░▒░░░█▓▓▓▓▓█▓▓▓▓▓▓█
    ░░░░▒░░░█▓▓▓▓█▓█▓▓▓▓▓█
    ░▒░░▒░░░█▓▓▓█▓▓▓█▓▓▓▓█
    ░▒░░▒░░░█▓▓▓█░░░█▓▓▓█
    ░▒░░▒░░██▓██░░░██▓▓██
    ████████████████████████
    █▄─▄███─▄▄─█▄─█─▄█▄─▄▄─█
    ██─██▀█─██─██─█─███─▄█▀█
    ▀▄▄▄▄▄▀▄▄▄▄▀▀▄▄▄▀▀▄▄▄▄▄▀.....★MaRiBeL★

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, claro, Maribel, has querido hacer tu aportación al tema pre-prehistórico con el dibujo de un mamut. Oye que yo los he visto durmiendo el sueño da los tiempos en Torralba y Ambrona, en Soria, con algunos bifaces próximos.

      Eliminar