La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







lunes, 11 de mayo de 2015

Alegorías











Es un tipo muy particular, dice Walden de su amigo Max. A diferencia de otros animales de su especie, no se siente seguro entre la grey. No ya incómodo o disgustado o hastiado, no. Sencillamente inseguro. Él mismo lo dice: la masa es una amenaza. Es como si su naturaleza de individuo se resistiera a formar parte de la naturaleza colectiva. Entre el caos de sí mismo y el caos obligado por quienes azuzan y dirigen el rebaño, Max siempre elige el propio. Pero ¿cómo elegir cuando determinadas circunstancias funden las vidas en un único caos?, pregunto. Las alegorías no son lo suyo, dice Walden, y Max cree que logrará escapar al destino.



(Fotografía de René Groebli)



6 comentarios:

  1. Pues que me cae simpático tu amigo Max. Será porque a mi también me gusta pastar en montes solitarios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sé que Max tiene unas ocurrencias muy peculiares, pero acaso es su manera de defenderse, eso me cuenta Walden.

      Eliminar
  2. Y lo es. La masa como tal es una amenaza y grave. Ojalá haya muchos Max.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre lo ha sido. La cuestión es cómo no ser ella, cómo distanciarnos no solo en el día a día sino en momentos cruciales de la historia de las sociedades. Acaso ni nos dejen, no hay más que ver atrás o en los entornos actuales que nos parecen lejanos.

      Eliminar
  3. Aunque aparentemente no tenga nada que ver se sugiere a la periodista canadiense Naomi Klein, su última obra " ESTO LO CAMBIA TODO". El capitalismo contra el clima. Ed.Paidos. Resuenan tambores cercanos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O como no tienen solución los graves problemas del clima y medioambientales en general mientras estén marcados por el sistema del beneficio a costo destrucción.

      Eliminar