La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







sábado, 4 de abril de 2015

Azuzar






















La prensa, dudosa manera de saber sobre el mundo. Cambio de usos y costumbres. Por ejemplo, no echar ya de menos que falte la prensa de papel un día. Tampoco caer como buitre sobre las páginas digitales. Esta manera a distancia de saber acerca del mundo resultó siempre tan acogedora. El toro desde la barrera. La ilusión de que lo que les pasa a otros no nos pasa a nosotros. Lectores ¿o mejor receptores? de un producto denominado noticias desde nuestra atalaya, mientras los castillos se hacen viejos. Vivimos en las terrazas sin otear y menos dominar ningún horizonte. Somos cortos de vista y a veces ciegos. Y mientras, azuzándonos, se instala en nosotros un extraño complejo de que vivimos al borde del desierto de los tártaros, sin saber qué clase de enemigo llegará y cuándo.



(Escultura de Pedro Monje)

4 comentarios:

  1. La incertesa de la vida. Llegir el diari no hi ajuda pas. Bona reflexió.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si uno sabe acercarse a él, tampoco debe envenenar. Todo es cuestión de seleccionar y no creer.

      Eliminar
  2. No se si ayuda o no, cada uno es como es a pesar de los pliegues del recuerdo. En lo que contradigo es que yo si he encontrado a faltar las noticias frescas de ayer.
    salut

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que somos animales de costumbres, hermano, sobre todo los que hemos tenido semejantes prácticas desde los tiempos en que la ansiedad de querer saber nos poseía y era tan escaso el alimento.

      Eliminar