La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







sábado, 7 de marzo de 2015

Post scriptum: otro fragmento















...y si te olvidas de aquel paisaje, Safo, donde la huella de las piedras no era sino la sombra misma de los hombres que perecieron sin conocer el amor, y recitas algo a mi oído para que tu voz conjure estos arrebatos de soledad, tan próximos...



(Fotografía de Marlo Broekmans)

  

4 comentarios:

  1. La falta de amor es vivir sin combustible.
    Un beso anisado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, puede, pero hay mucha gente seca, sospecho. Claro, así se ven esos rostros sin aliciente.

      Eliminar
  2. La voz humana, bien modulada, tiene poderosos efectos sobre nuestra psique. Si Safo no le recita, que cante a sí mismo en voz alta y se escuche con atención.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira tú, un buen recurso, y si te escucha el protagonista que narra, que parece que tiene algo de poeta, no me extrañaría que se procurase remedio. Y, por otra parte, ciertamente que la voz, no solo la estructuración sino sobre todo el tono, influye sobremanera. Lo que nunca entenderé es el tono de los curas ni de los políticos al uso (si hay alguno que no sea al uso que me disculpe, pero que lo demuestre) Esto me hace pensar que acaso en mis orígenes de rebeldía frente al precepto católico estuviera la voz del clérigo, impositiva y soberbia, y otro tanto me pasa ahora con los mítines partidistas, no soporto ese abroncamiento, además de que no creo sus promesasdepoderprometeryprometo, jej.

      Eliminar