La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







martes, 3 de marzo de 2015

Post scriptum: interrupción















Puesto que estamos atrapados en un espejo de sueños compartido, acerquémonos. Acerquémonos mientras el reflejo no nos traicione y confunda nuestras mentes. Mientras la atracción no se agote en nuestras miradas, ni las palabras lleguen a ser hastío al atravesar nuestra piel. Mientras tu rostro aún terso no sea herido por mis arrugas pronunciadas y esté a salvo la compostura del cuerpo. Mientras disfrutemos del paseo entre los arrayanes y bajemos a bañarnos a las calas acogedoras. Mientras soportemos nuestros aromas y no sintamos rechazo al rozarnos.  Mientras nuestros anhelos sostengan la precaria arquitectura que nos da refugio y la fantasía no nos niegue la capacidad de disolución mutua. En los juegos que alternamos, unas veces con descaro y otras a escondidas, hay tanto de aquella juventud que nos abandonó. Y en tanto tú...

Esto te estaba escribiendo, Safo, cuando has entrado este mediodía. He disimulado vertiendo la tinta y manchando de paso mi chitón recién estrenado. Tendré que rehacer el texto o tirarlo junto con la blusa malograda.



(Fotografía de Mimmo Jodice)


2 comentarios:

  1. Hacía tiempo que no sabía de los arrayanes, hermosa palabra y delicado perfume que adormece si nos dejamos caer bajo su sombra en primavera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pensé haber puesto mirtos, acaso más propio de Grecia, pero arrayanes me resultaba más arábigo, de cultura más inmediata en nuestro pasado. Tal como dices.

      Eliminar