La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







miércoles, 25 de marzo de 2015

Desde la ciudad alta




Cuando los penúltimos bárbaros subieron a la ciudad alta para tomar posesión de sus ruinas no sabían, los muy ignorantes, que aquellas venerables piedras eran eternas. Tampoco sospechaban, los muy soberbios, que en las ciudades de las que ellos procedían no iba a quedar más construcción que las huellas de sus cenizas. Allá arriba de la noble ciudad conquistada ¿dijeron, como Napoleón en Egipto, algo semejante a tantos siglos nos contemplan? Ay, incautos, el pasado miró para otra parte cuando quisieron establecer un a modo de reino mundial de la destrucción. El pasado estaba a salvo y no les miró a ellos.




10 comentarios:

  1. Y es que, no se trata de la perfección del pincel, sino del esplendor del cuadro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A sus pies, míster Loam. Tal cual.

      Eliminar
    2. Dicho de otro modo. No se trata de la eficacia de la herramienta (el "blitz"), sino del fin que con ella se persigue. "Se equivocó la paloma, se equivocaba..."
      A mis pies, estimado Fackel, solamente el suelo.

      Eliminar
    3. Ciertamente, de acuerdo en todo. Incluso en el suelo y, no obstante, no olvidemos el subsuelo. Por cierto, ¿aún andará el viejo topo por alguna parte? ¿O será ya una especie extinguida incluso con ayuda de emergentes de mucho poderío que dicen querer asaltar los cielos?

      Eliminar
    4. ¿Cómo olvidar el subsuelo? Eso es lo que quisieran aquellos que lo sembraron y siembran de muerte, de hombres y mujeres vilmente asesinados por defender la libertad.
      Por "ahí" anda el viejo topo, no me cabe duda, empeñado en demoler cielos e infiernos, y en abatir las escaleras que conducen a ambos.

      Salud

      Eliminar
    5. O lleva un ritmo diferente o se ha extraviado de subsuelo o ha mutado en otra especie...Ya no sabe uno.

      Eliminar
  2. Me gusta el concepto de "los penúltimos bárbaros". Original y certero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y después de esos penúltimos siguieron llegando más penúltimos. En el ámbito de los bárbaros hay siempre cola. Cuando llega uno nuevo pregunta al que está delante de él en la fila: ¿quién es el penúltimo?

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. No creas, Carmen, hay cosas que o las ves con sarcasmo o revientas.

      Eliminar