La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







domingo, 1 de febrero de 2015

Post scriptum: el contendiente















Ay, ¿por qué tengo que ser yo el intermediario en una declaración de amor de otro? Precisamente yo. Porque estoy próximo a la edad provecta, ¿considera la gente que no soy capaz de enamorarme? ¿Que solo me queda ya permanecer como estatua insensible o como consejero de los que se inician en la vida? Uno de los jóvenes que participa activamente en nuestros círculos, cuyo nombre me callo, se empeña en que le corrija un encendido escrito que va dirigido a tu persona, Safo. Me lo hace difícil porque ¿cómo quiere que me ponga en su lugar si ya tengo bastante con estar en el mío, siendo la meta, como parece ser, la misma en ambos? Proclive he estado a decirle que no, que el sentimiento es el sentimiento y él tiene que asumir la forma de expresarlo con la misma entereza conque presume de sentir en lo más profundo. Si le razono así me mostraría como el consejero sentimental que no quisiera ser. Pero si le peroro de tal modo sería para poner a salvo mis propias afecciones por ti, Safo. Haría una defensa de la brava condición que aún late en mí manifestándome como el anciano sabio que no soy. ¿No sería mejor que le dijera a las claras que no se cruce en mi camino? No soy así. Jamás pondría vallas a nadie que tratara de llegar hasta la mujer más inteligente y generosa de Lesbos.

Voy a pensar qué respondo a la propuesta del joven. Enmendar el texto de su poema y añadir de mi cosecha me tienta y me excita considerablemente. 



(Fotografía de Hebert List)


12 comentarios:

  1. Las palmeras de una de mis tierras de afecto a se agitan alegres con ventoleras diversas para enviarte lejanos saludos mediterráneos desde la soleada parcela de la diosa Diana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh tú, que disfrutas de los agradables climas, contemplas con deleite el suave fulgor de la luna y te dejas mecer por el aire en la tierra de la Gran Diana, ten a estos mortales en sus plegarias (y no respondas amén que eso vino después de la épica homérica)

      Eliminar
    2. Jaaajjjj, plegaré, plegaré, sufrida que es una ;)

      Eliminar
  2. Hola Fackel,
    Nada de eso, al enemigo ni agua. Si me viniese una amiga pidiéndome ayuda para llevarse al huerto a un chico que me guste, que me olvide, que se busque la vida.
    Por cierto, ese Adonis de la foto es muy guapo, seguro que no tiene problemas de expresar lo que siente.
    Jo, qué atrevida soy!!!!. Besos
    Bara

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bara. Pues estoy poniendo bastantes fotografías de Herbert List porque vienen a cuento de su exposición mediterránea con estos relatos. Como List se deleitaba tanto en los cuerpos de los efebos, por mor de su tendencia natural, abundan en su obra más las fotografías de hombres que de mujeres. Además era muy receptivo al sentido de las ruinas de las culturas clásicas.

      Sé atrevida y osada con libertad, que aquí no se censura a nadie.

      Eliminar
    2. Ya fui a la wikipedia, y ya veo quien es ese List, ¡tengo un ojo para los hombres, no doy una!. Busqué la foto en Google y ¡¡¡¡¡está hecha en 1937!!!!!!, de todas formas sigue siendo muy guapo (o era).
      Matta ne Fackel!
      (P.D. Debería echar más tiempo en tu blog que con mis japoneses, así no metería la pata)

      Eliminar
    3. No...dedica más tiempo si es preciso a los ukiyo-e...ahí está todo un mundo tan vital o acaso más que el cinematográfico...

      Eliminar
  3. Caramba, diversidad de opiniones....Creo que me arrejunto con la que expresa Bara.
    Salut

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las opiniones diversas son las que hacen mundo, demonio y carne, hermano, jaj. Las opiniones cerradas y reducidas solo propician desencuentros y muertes en vida.

      Eliminar
  4. Si te tienta y excita, no lo dudes... Y si agrada el poema, podréis congratularos los dos..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me pregunto si las letras no son más tentadoras por sí mismas que otros campos de lid...Gracias, Luis Antonio por tu presencia.

      Eliminar