La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







jueves, 29 de enero de 2015

Post scriptum: los barros pintados















He estado presente cuando Cleobis ha ido al taller de Ascanios a encargar unas cráteras que recuerden a su hijo. Tera ha sido enérgica y le ha dicho que se deje de escenas de héroes esforzados y de peleas de guerreros valerosos. Que si de verdad quiere ser justo con su hijo no lo haga pensando en su muerte, incierta y acaso no provechosa para nadie. Que busque devolverle la vida siquiera en efigie, elogiando aquella otra parte de su existencia que sacrificó al irse a estúpidas contiendas. Que pida al pintor de las vasijas que represente al desventurado Lysandros en sus juegos o haciendo sonar el bárbitos o la flauta o incluso encariñándose con sus amantes. Que no le eleve al rango de aquello que le condujo al infortunio, solo para dar satisfacción a los conocidos y recibir su hipócrita elogio.  

Me gusta el temperamento de esta mujer joven, no obstante la dureza empleada con su padre. He percibido a Cleobis desconcertado y he preferido abandonar el taller y bajar hasta el arroyo donde preparan los alfareros las mezclas de los barros. Ante los caolines y las arcillas he visto el frágil rostro de todos nosotros.





2 comentarios:

  1. Curioso. El ser humano no cambia nunca. Habla de la fragilidad y eso se ha dado en todas las civilizaciones y en todas las culturas.
    Salut

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Naturalmente, tampoco ha llovido tanto en unos milenios escasos de civilización, comparándolo con la evolución más amplia que la especie tiene detrás.

      Salut.

      Eliminar