.

.

La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







jueves, 15 de enero de 2015

Post scriptum: excusas















A través de mi fiel Eleutheros os hago llegar este mensaje. No me esperéis a la tertulia de la tarde. Tengo mal cuerpo. O bien la excesiva ingestión de vino, sin haber comido antes, o bien lo que ha cocinado Pelagia, cuya condimentación me resulta agria, o acaso por ambas razones, me siento pesado y con una tendencia bastante emética. Participad de vuestros entretenimientos amenos y debatid con libertad. Acaso descubráis que sin mi presencia os halláis más cómodos y menos censurados. Pues si bien soy hombre de palabras medidas y condescendientes también es verdad que mi edad avanzada y el talante severo que ofrezco algunos días no gusta a todos. No penséis que porque no soy proclive a extenderme en vuestras chanzas no participo del gusto por la ironía y el juego verbal. Prefiero dejar que las artes de la comunicación tengan aires juveniles y espontáneos, no obstante el riesgo de errar. Quien piense que por haber superado la juventud tiene más ordenados sus pensamientos y más controladas sus conductas peca de ingenuidad. Yo mismo me pregunto al levantarme cada mañana qué edad tengo, pues hay días que parezco un anciano desprovisto de esperanza y otros un adolescente dispuesto a aventurarme en lances. Solo cuando el cuerpo habla con voz autónoma, sea bajo un eco de dolor o desde la ensoñación del deseo, es cuando obtengo la respuesta. 



(Fotografía de Lee Jeffries)


8 comentarios:

  1. El deseo perdido. La filosofía es lo indirecto. El dolor es lo directo. La felicidad es lo onírico. Lo normal es el hastío, el tedio, lo aburrido. No es igual perder el deseo que perder un deseo. El hombre desea desear y, cuando no puede, se acaba el sentido de su vida. Los valores, los deseos y el sentido son lo mismo. No se puede decir la vida no tiene sentido y decir "te amo".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy interesantes tus conclusiones y hasta cierto punto las participo. No voy a entrar en matices, salvo que a tenor de la lengua y de las descripciones conceptuales acaso valores, deseo y sentido no son lo mismo. Pero da igual. Me gusta esa idea de que el hombre cuando no puede desear se acaba su sentido, pero es relativo, pues hay deseos y deseos y el hombre siempre se aferra a alguno del surtido. Salvo que los agote o no alcance a verlos con claridad. Cierta tu última frase. "Te amo" expresa siempre un deseo, que por sí, sea onírico o simplemente fantasioso, orienta la existencia. Pero hay leyes sub: las perentorias, sobrevivir al precio que sea, resistirse a la muerte...¿no hay muchos que solo saben dejarse llevar por esa ley donde ya no impera deseo alguno? La vejez sabe mucho de ello. Salud. S.P.

      Eliminar
  2. "...Quien piense que por haber superado la juventud tiene más ordenados sus pensamientos y más controladas sus conductas peca de ingenuidad..."

    Muy bueno.
    Salut

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, es que uno tiene dudas de la "sabiduría" auténtica y profunda de los que van alcanzado edades provectas, Miquel. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Un magnífico ejemplo de una conjunción personal entre el blanco y el negro. También se podrían utilizar otros términos pero recelo que sean interpretados como "creencias", término que con el paso del tiempo llegué a abominar. Debe ser uno de los verbos mas empleados en castellano, traducido erróneamente por el británico "THINK", cuando ello significa "pensar", es decir un proceso de raciocinio.
    Ahora, sin desprecio alguno por nuestra lengua, se podría realizar una muy desafortunada analogía hacia la relación de dicha lengua con el inconsciente colectivo de los pueblos que la emplea.
    Pero esta sería una afirmación falsa y terriblemente injusta, lo cual daría pábulo a actitudes dolorosamente engendradas entre multitudes. Pero noo seguiré por ahí, por razones diversas como cumplir con los diversos plazos temporales que me he vengo auto administrando de largo.
    El tiempo de nuevo, algo relativo que anda asociado a mi favor y al que debo responsabilidad por demasiadas razones.
    Mire vd. cuantas palabras cuando la unión esquemática de dos simples símbolos visuales lo habría expresado mucho mejor, solo que olvido con frecuencia que se trata de un lenguaje denostado en una sociedad tecnológica.
    Ya aprendí, creo, ahora callo.

    ResponderEliminar
  4. Sobra un "he", seguramente debido a la distorsión entre un proceso de razonamiento y el deseo intrínseco de ahorro táctil.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, si el silencio es producto del aprendizaje asumido es que estás dotada de sabiduría. El recorrido vital, supongo.

      Eliminar