.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








martes, 23 de diciembre de 2014

Post scriptum: los alfares
















De la visita a los alfares me traigo el entusiasmo de la paciencia. Con razón me habías hablado, Safo, de que es la mayor virtud que poseen aquellos artesanos. Paciencia trabajando el torno y dando las formas, paciencia para mantener en el horno su justo tiempo de cocción, paciencia al planear las escenas que se representan, paciencia en el trazo del dibujo refinado, paciencia en la aplicación de los colores y los barnices. Paciencia en el esfuerzo y en la privación, en definitiva. Los relatos de divinidades y de héroes se codean con imágenes de nuestra vida cotidiana. Las exaltaciones del valor con las aproximaciones al placer. La apreciación del cuerpo se alterna con los riesgos. Los vestidos suntuosos se combinan con desnudos magníficos. Las formas más esquemáticas juegan con las más naturalistas. Se diseñan objetos nuevos y se hacen evolucionar los tradicionales. ¿En qué piensan esos artistas cuando elaboran vasos, cráteras, lecitos, ánforas, aríbalos y deslumbran nuestra mirada? ¿Sólo están pendientes de fabricar un producto que se venda y satisfaga al comprador? ¿Únicamente quieren que sea lo más perfecto posible para el uso destinado? ¿O acaso el afinamiento delicado y exquisito de los objetos está para que sean admirados más allá de nuestras tierras y de nuestro tiempo? 

No hago más que preguntarme si tanto arte sobrevivirá a nuestros huesos y si alguien, en el misterio del porvenir, sabrá apreciar lo que una vez salió de la tierra y de las manos de los hombres.




2 comentarios:

  1. Aunque fascinada sobremanera por el lenguaje que estás desplegando en estos textos (una exquisitez que roza lo sobrehumano), a nivel conceptual me sobre coge que en todos el acto de la pregunta es lo que les da el sentido.
    Tú bien sabes que lo importante es la pregunta, no la respuesta. Así que...en fin, me tienen enganchada por todos lados: estética, ética y filosóficamente.

    (por cierto, y en relación con esta, debes saber, si te paseas de vez en cuando por mis blogs, que ando liada con "algo" que titulo como "los barros"... :) Me encanta la coincidencia.)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que las preguntas son las respuestas. Cuando no el enigma y tantas veces el dilema.

      Eliminar