.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








jueves, 13 de noviembre de 2014

Diálogo entre 67P/Churyumov-Gerasimenko y Philae



















67P/Churyumov-Gerasimenko es un cometa que en un momento determinado pero sin tiempo han pillado a mano los habitantes de un planeta lejano. Philae es una exploradora que ha sido enviado por gente de este planeta para ver de qué va el cometa. Acaban de tomar contacto y tiene lugar este diálogo cordial.  


67P.      ¿Qué haces tú aquí?
Philae.  Exploro.
67P.      ¿Eso qué es?
Philae.  No lo sé muy bien. Algo que deciden los que me han fabricado.
67P.      ¿Quieres decir que no has venido por tu propio pie?
Philae.  Huy, qué va. Si supieras lo que tardaron en hacerme y los años que me ha costado llegar.
67P.      ¿Qué son los años? 
Philae.   Una medida que se gastan en el planeta de donde vengo.
67P.      ¿Vienes de un planeta? ¡Qué importante!
Philae.   No estoy segura. Aquello es muy complicado. Tan pronto te hacen creer que eres alguien como te deshacen y solo te llamas chatarra.
67P.      Me cuesta entenderte, pero me esfuerzo. Eso de chatarra, ¿es acaso el nombre de los seres que pueblan ese planeta del que vienes?
Philae.  No de todos ni en cualquier momento. Pero a casi todos les toca antes o después convertirse en chatarra.
67P.      ¿Es de lo que están formados esos personajes?
Philae.  No. En principio todos son lozanos, vitales y hasta están contentos. Pero suceden muchas cosas allí, al menos hace diez años, cuando partí, ocurrían cosas muy graves.
67P.      ¿Tan graves como para que se conviertan en chatarra, según tú?
Philae.  Y en huesos, y en ceniza, y polvo.
67P.      Uf, cuesta verlo con claridad, pero eso del polvo lo entiendo. ¿Sabes que también yo contengo eso?
Philae.  Algo me barruntaba. Pero ¿de qué mas te compones?
67P.      Anda, guapa, eso lo tienes que descubrir tú, que eres la exploradora. 
Philae.  Sí, pero te pediré ayudita. Con tu permiso tocaré todas tus partes posibles para ver qué contienes.
67P.      Bueno, me lo pensaré. Acaso te deje un poco. Pero a cambio, cuéntame. ¿De qué más están fabricados los que te han fabricado a ti?
Philae.   No se lo cuentes a nadie, pero las materias más importantes de ellos son la memoria y el olvido.
67P.      ¡Hala! ¿Son elementos resistentes?
Philae.   Lo son, pero depende. Suelen convivir, pero a su vez se desplazan mutuamente. A veces triunfa uno a costa del otro.
67P.      ¿Y qué pasa?
Philae.  Pasa que si la memoria se impone todo el mundo se comprende mejor y hay armonía y transcurren mejor los tiempos. Pero si el olvido extiende su poder entonces suceden cosas terribles.
67P.      ¿Que se convierten los de ese planeta en chatarra?
Philae.  En cierto modo, porque entonces las gentes no se entienden y se destruyen, y a veces con todos los recursos a su alcance.
67P.      ¿Recursos?
Philae.  Sí, hay muchos: manipulaciones, engaños, propagandas, leyes, invasiones...incluso disponen de algo muy terrorífico llamado armamento.
67P.      Pues no acabo de verlo. Si son capaces de ser felices, ¿cómo pueden tirar por los suelos lo que les hace estar bien?
Philae.  Acaso es que no son nunca felices y se alimentan de espejismos. ¿Sabes? Se creen los reyes del universo y no son siquiera dueños de su planeta.
67P.      Pero eso es pura vanidad, ¿no?
Philae.  Y ceguera, querida amiga, y necedad principalmente. Todo es parte de la misma bola en la que se envuelven y ruedan incesantemente en su confusión.
67P.      No sabes lo que lo siento. Y tú, ¿tienes que volver a ese lugar inhóspito y contradictorio?
Philae.  Seguramente me habrán programado para eso. Aunque según venía para acá pensaba que si no les vale mi gestión es probable que me dejen flotando inútilmente para toda la eternidad sideral. Son así de desconsiderados. Ya les ha pasado a otras.
67P.      Vaya. Aunque mira, qué bien por otra parte. Podrías quedarte conmigo.
Philae.  No lo había pensado, pero dame tiempo.
67P.      Ya verás cómo no te arrepientes.


Philae sufre un movimiento brusco que interrumpe la conversación y se aleja un palmo de 67P/Churyumov-Gerasimenko. Ésta extiende una mano y Philae la hace un guiño.




(Imagen de Friedrich Wilhelm Murnau)



12 comentarios:

  1. Me quedo con una frase que creo sintetiza la narración, y que por otra parte me parece fuera de serie :

    "...Philae. No se lo cuentes a nadie, pero las materias más importantes de ellos son la memoria y el olvido...."

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, no son bagatelas ambas materias, digamos...

      Eliminar
  2. Y me ha parecido tan buena esa frase, que la he puesto de cabecera en Tot.
    Salut

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Coño, qué tremendo eres! Agraïment i Salut.

      Eliminar
  3. Un excelente diálogo que anda en el límite entre la realidad más cruenta y la ficción que al suaviza. ¡Me ha gustado!
    =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que no se enteren los de la agencia especial que saltaban cuan niños de colegio...Gracias.

      Eliminar
  4. ¡Qué ficción más realista! Sí, de oxímoron, como la vida misma...
    ¡Muy bueno!

    Un abrazo, Fackel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo es ponerse en su lugar, jej. Un abrazo.

      Eliminar
  5. Un placer de lectura si bien pesimista de puro real se agradece el amistoso final entre materias guiño incluido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eh, que no es más duro que el propio experimento del cometa y la sonda, que puede acabar en romance...

      Eliminar
  6. ¿Tendrán hijitos chatarrita? Nunca lo sabremos.


    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo ya voy viendo muchos en el entorno sideral que conozco, eh. Salud.

      Eliminar