.

.

La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







miércoles, 30 de julio de 2014

La confesión que todo lo salva...¿y si no?




El bonachón Guerra hace su particular interpretación del pecador Jordi Pujol. Sabido es que los católicos nunca tienen problema: hay pecado, hay confesión; hay acto de contrición (aunque sea falso), hay perdón; hay propósito de la enmienda (aunque sea mentira), hay absolución. Ya le decía la Estatua a Don Juan Tenorio en la obra de Zorrilla: "Un punto de contrición da al alma la salvación." ¿Aquí también? No me cabe duda. El alma y el cuerpo del pecador Pujol (en la lista de pecadores están acaso su mujer y sus hijos) quedarán a salvo, previo paso por el confesionario. ¿Estarán también indemnes si les reclama la Justicia? La parte administrativa se arregla fácil, por lo que veo. Se pagan los atrasos y hala, a disfrutar de la mansión en la Cerdaña...francesa. Después de todo, los ricos pactan entre ellos y más si hay connivencias. Pero ¿y el otro desafuero? El delito o pecado o inmoralidad o como se deba llamar de haber gobernado Cataluña durante tantos años siendo ya un presunto delincuente o un pecador o un inmoral o como se le quiera denominar. Me parece más grave su traición política, principalmente para los que confiaron en él y en su partido, que las pesetas. Y luego se extrañarán algunos si la gente pierde la esperanza y la ilusión. Con este tipo de gente, y me da igual que sean tirios o troyanos, no vamos a ninguna parte. Demasiado bondadosos somos que no pedimos, allá y acá, la cabeza de tanto chorizo. Tiene que haber otras alternativas, para no perecer todos en el infierno.


http://www.ultimocero.com/vi%C3%B1eta/guerra-derrame


11 comentarios:

  1. Ya quisiera mucha gente tener una ínfima parte de los medios con que el muy honorable penitente va ha afrontar su penitencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto, tantos que tendrán comprado el cielo, incluso el metafórico. Peor ya no será el honorable...salvo que mucha gente de su tierra no quiera ver.

      Eliminar
  2. Personalmente nunca voté a CIU a pesar de lo cual, aunque la cosa duela un poco menos, no puedes evitar sentirte defraudado cuando al que consideras un ‘político correcto’ se la mete doblada al pueblo que confió en él durante tantos años; en fin, que la noticia no hace más que corroborar la idea que tengo de que TODOS los políticos pertenecen a la misma ralea de vividores por cuenta ajena, de hecho tengo completamente decidido NO ir a votar nunca más y eso que no me he perdido una sola visita a las urnas desde que cumplí los 18… y ya hace 30 años de eso. En el caso del jordi (desde hoy ya en minúsculas para la posteridad) te puedo asegurar que el zarpazo moral que le ha arreado a su legión de seguidores ha sido de órdago… y ya de paso, indirectamente si quieres, ha enterrado hasta mejor ocasión la idea de una Catalunya independiente.

    Ja ho deia el meu pare: No hi ha un pam de net!
    Salut!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De todo se puede hacer lecturas positivas. Llegar a vender nuestra primogenitura de ciudadanos que debemos ser libres y tirar la toalla solo porque una corte y cohorte de delincuentes (ahí meto también los PP, los PSOE que vengan al caso y cuantos vayan por libres pero hayan bucado medrar) se aprovechen de los cargos y las circunstancias no es algo que personalmente me plantee. Me puedo encabronar, indignar, tragar a la fuerza...pero dejar de creer en el avance de lo que aún queda pendiente de lograr sería dejar la vía expedita a nuevas formas de feudalismo que odio. Para mí el tema no se limita a votar o no votar y aún confío en gente honesta a la que conozco y trato que no han entrado en la ciénaga de los corruptos. Incluso sé de algunos que ya se han ido a la otra vida cansados, pero limpios, hartos, pero honestos, derrotados, pero con imaginación y esperanza. Eso me mantiene y me aleja de los derrotismos.

      Gracias, Krust, por debatir.

      Eliminar
  3. Tengo 61 años. Hice H del Arte; acabé Teología; superé Pedagogía y estoy en 2º de Filosofía, haciendo...Filosofía Política.
    Soy catalán, de las chabolas de Can Valero Petit.
    Nací sin agua, sin luz y practicamente sin padre.
    Me alisté al PORE, cuando el Franco y rebajé las espectativas en el PSUC.
    A partir del segundo mandato de Isidoro, Felipe para los agremiados, y a raíz de toda la mierda que creó y dejó pasar, me di cuenta de que esto era una mentira.
    Hace 4 legislaturas que no voto, y desde hace 8 recuerdo con más fuerza a Julio Anguita, por el único que me molestaría a extender un papel en una urna.
    Soy un nihilista, o sea, un desesperanzado de la clase política.
    Nos gobierna la mafia del escaño.

    Salut

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Miquel, la mentira nos acompaña desde la cuna. Ante su presencia y nuestra comprobación a medida que nos hacemos mayores solo cabe: o ser descreídos de tal calibre que solo nos quede emborracharnos a diario para no pensar, o integrarnos de tal modo ciego que perdamos escrúpulos y colaboremos a la bola de las mentiras o reírnos de estas y desenmascarar en la medida de lo posible para nuestros pequeños ámbitos las patrañas y los actos de los canallas. No seas solo nihilista porque no confíes en la clase política, no merece la pena. Yo afortunadamente no creo en las patrañas ideológicas, religiosas y conceptuales que nos obligaron a creer, pero simplemente afrontar esa falta de fe en el engaño y la iniquidad me libera. La luz no exige demasiada racionalización de las cosas, tal vez ninguna. Solo pide que para ratificarse como luz nos alejemos de la oscuridad y del hedor.

      Por supuesto que hay una especie de mafia del escaño (salvo algunas excepciones honrosas) pero es que son subsidiarios de las mafias importantes, las oligárquicas, en sus formas bancarias, políticas, clericales y de otras instituciones que prefiero no nombrar porque sería tabú y arriesgado.

      Ja parlarem llarg en algun moment, fins i tot sobreJulio A.


      Un abrazo.

      Eliminar
  4. La Casta política en general, hay excepciones- que suelen acabar abandonando-, hace el juego a las oligarquías financieras que detentan el auténtico poder. Lo de Pujol ha sido un golpe importante para el proceso catalán. Cuando confesó, sinceramente no me sorprendí en absoluto por la naturaleza del "pecado" y sí me pregunté "porqué ahora". Es difícil creer que a esas alturas de poder haya trigo limpio y más en una familia que les va la marcha...desde hace mucho. Ahora casan muchas piezas del puzzle. Me sabe mal por tanta gente que sí creyó en lo que pregonaba. Y me sabe mal porque da alas al nacionalismo español más casposo. Pujol no era Cataluña, aunque muchos hicieron una unidad útil e interesada. La derecha nunca está con el pueblo ni defiende el Bien Común.
    Dicho todo esto y sintiéndome ciudadana del mundo, no como pose, porque no me gusta no poderme mover libremente, cual apunte en una cuenta bancaria...sí defiendo la autodeterminación de los pueblos, y me da mucha pena que sea tan complicado...Se hace necesario ahora construir nuevos modelos de participación ciudadana y de construcción social más amorosos y más cercanos...menos economicistas y egóicos...No sé...
    A mi también me encanta el pensamiento de Anguita, su lucidez y coherencia. Ojalá se recupere pronto y vuelva con su saber pronto a la escena pública, al debate sobre esa construcción de otro modo de entendernos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sonia, ¿qué se dice por ahí? Eso, ¿Por qué ahora lo de Pujol? ¿Para no embarullar más el proceso de Cataluña? ¿Para no dar argumentos oportunistas al naZionalismo español en una fase más avanzada?

      La autodeterminación de los pueblos...no sé, nunca he tenido muy claro este concepto...si no queda claro antes el posicionamiento y pulso de fuerzas de las clases sociales en litigio, no sé si la autodeterminación va a liberar a los pueblos. Porque cambiar un Estado de un tipo por otro Estado de otro, pues qué quieres que te diga. Mientras el elemento cultura y conocimiento y la asunción cívica y de cultura política no estén más asentados, sospecho que lo de los mismos perros con distintos collares será la pauta...Pero ya digo, son sospechas, dudas...No lo tengo claro, ni creo que los nacionalismos lo tengan. Solo tienen claro algo los mercaderes y las oligarquías.

      Es tema complejo y largo. Se puede volver sobre él. Un abrazo.

      Eliminar
    2. Por cierto, yo utilicé hace años el término casta para definir a esos grupos de poder oligárquico, bien en las grandes alturas o bien en los caciquismos hispanos, que los hay por doquier. ¿Por qué crees que han "prosperado" las autonomías en este país? ¿Por conciencia de autodeterminación o porque esas castas locales que las hay en todos los estadios y niveles han acaparado poder y les viene de perlas su limitado territorio para perpetuar sus controles sociales, económicos y de dominio?

      He dejado de utilizar bastante ahora el término casta porque puede estar degenerándose (es propio de la utilización de la lengua que se desvirtúe) Y porque está de moda por parte de cierta fuerza mediática ascendente su utilización imprecisa. Esa es mi impresión. Si más adelante lo veo más claro, corregiré. Recuerdo que en la transición había "intelectuales ocasionales" que proponían que el término clase social y lucha de clases estaba superado. ¿Qué proponían? Hablar de gente, así en general y abstracto!

      Contenidos, quiero contenidos, si no existen estos las palabras flotarán y serán pasto de las modas de las llamadas pomposamente redes sociales (como si anteriormente no hubieran existido estas, aunque fuera con otro rostro y otros mecanismos) Yo siempre entendí el eslogan de Programa, Programa de Julio A. y había cierta desesperación en su manera de invocarlo. ¿Por qué? Porque sospechaba que el español es bastante vago a la hora de estudiar, analizar, intercambiar argumentos e insistir en la coherencia. Lo que es obvio es que también son tiempos de profunda revisión (no en el sistema revisionista) de conceptos, de términos y sobre todo, de actitudes.

      Son impresiones, no tengo por qué tener razón. Un abrazo.

      Eliminar
    3. No tienes por qué tener razón... ¡pero la tienes!

      Eliminar
    4. Y sin embargo, no paso de las dudas...

      Eliminar