.

.

La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







martes, 29 de julio de 2014

Carta de un judío argentino desde Israel
















Tomado de la publicación digital  http://www.plazademayo.com/author/uriel-kon/


"Vergüenza bronca e impotencia. Eso es lo que siento al vivir dentro o a un costado de la sociedad israelí: en su gran gran mayoría se trata de un cúmulo de individuos que han sufrido un lavado de cerebro sistemático, desde chiquitos. Cerebros lavados y lavadores de cerebros profesionales; victimarios que de alguna manera lograron desarrollar un mecanismo de autoconvencimiento, una completa insensibilidad frente al sufrimiento del otro – todo esto combinado con un sentimiento de superioridad indeleble, paradójicamente mezclado con ignorancia, vulgaridad y un racismo virulento. El racismo y la discriminación, aplicados tanto en el plano personal como institucional. 

Una sociedad como la israelí, que nunca quiso ni buscóo la paz, esta destinada a a desaparecer. Tal es el destino final de las democracias étnicas. 

Hablar se torna peligroso. 

Los diarios y los sitios en la web de noticias en hebreo, narran la guerra de manera tal que cualquier duda sea eliminada. Las noticias se enuncian como pequeñas piezas de discurso adoctrinador, que es repetido como mantra en el bar, en el café, en las universidades, de padres a hijos, de oficiales a soldados. Es así que no hay huecos en el imaginario local, casi no existe la izquierda ni la critica: abolidos. La autocrítica es traición. La mirada de odio y de placer del sabra israelí ante los ataques por tierra y los bombardeos, es evidente. 

Hace unos minutos me encontré con un amigo argentino. Coincidimos en que es imposible hablarle a la mayor parte de los sabras. Sus miradas cambian, los ojos giran, cambian de órbita hacia adentro; parecen zombis. Su amargura y rudeza son innatas, pero se potencian con el odio. Para ellos la guerra, todas las guerras israelíes son morales, no se las pudo evitar. Son guerras impuestas por el enemigo. Ellos son el oasis de oriente medio, son el milagro, son los elegidos. O a lo ney matogrosso: son la rosa de Hiroshima. 

Disparan y lloran. Lloriquean mientras matan y construyen nuevos asentamientos en los territorios ocupados. Ellos no quieren matar pero matan. Quieren la paz en la guerra. ¡Y se lo creen! 

A no confundirse los que visiten Tel-Aviv, mundo de mini shorts, pop americano y multisexualidad. Debajo del pastito cuidado, de la gente paseando perros o andando en patín, detrás de la literatura local de medio pelo a la que le gusta leerse en tramas infantiles o dramitas cotidianos, detrás de boutiques divinas y el mundillo tanto corporativo como artístico, se esconde una perversidad guerrera, una santificación de la muerte propia y ajena, y se rinde culto al eterno consenso sobre la conquista y la opresión. 

Pero este palabrerío tan adjetivado quería ser solicitada: solicito a mis amigos coles, a los que de alguna manera se criaron – como yo – dentro de las comunidades judías en Latinoamérica, con ese dejo de izquierda idish, con determinada alegría de vivir rodeados de seres humanos diferentes, seducidos por la diversidad – que llegó el momento de desdecirnos de manera rotunda de Israel: separar por fin el judaísmo de la doctrina nacional de este país acabado. A contrapelo de lo que aprendimos en la escuela – sionismo es racismo. Sionismo es también una forma de antisemitismo. El prototipo de ario israelí fracaso, y en su fracaso, como durante las ultimas semanas del nazismo en la guerra, quiere borrarnos a todos – quiere volar todos los puentes. Quieren morir en el odio automático y la pasión erótica por la guerra. 

No apoyar mas a Israel. No aportar dinero que el dinero estuvo y estará destinado a plantar bosques sobre pueblos palestinos destruidos. Que el dinero va para seguir construyendo la infraestructura de los asentamientos en los territorios ocupados y así anular cualquier plan de división territorial. Que el apoyo es utilizado para matar gente, asesinar chicos, probar nuevas armas, criar nuevos soldaditos zombis, carentes de ideas independientes. 

Mirar a la cara a esta gente, y más en época de guerra, da miedo. Son rostros de gente que tiene náuseas cuando se utiliza la combinación de palabras “derechos-humanos”. Para ellos los derechos humanos son antisemitas. Justo ellos, que son los primeros antisemitas del planeta, los que se burlan del que no vive en Israel y lo consideran infrahumano. Ellos son los que utilizan la historia del pueblo judío como excusa para asesinar. Y todo para crear un país tan insulso, tan falto de creatividad, de humanismo, de literatura, de imaginación. Ellos son los que crearon un país en el que los militares son héroes culturales. un país en el que las mujeres, para recibir igualdad de derechos, se convierten e imitan a los hombres. La mujer liberada es la mujer-hombre, la que abandona sus atributos para entrar en las guildas masculinas. Su mundo interior es el que se negó a imaginar un territorio pacifico, en el que la vida, la creación y la alegría, reemplacen al erotismo de la violencia. 

¿Cómo vivo en este país? ¿Cómo conciliar con la idea de que mis impuestos aporten de alguna manera a la manutención de un sistema opresor y antidemocrático? Esas son cosas que me vengo preguntando hace bastantes años. En una época tenia la idea narcisista e inocente, de que algo podría cambiar, y que yo podría contribuir a ese cambio. Pero la única solución viable es la re-emigracion, acto de por si complicado, aunque no imposible. Creo que se acerca la materializacion de ese acto. 

Este país esta acabado y es una vergüenza. Somos una vergüenza. No quiero vivir con la vergüenza a la que me llevaron mis decisiones de adolescente."


Uriel Kon.


12 comentarios:

  1. Reconforta saber que hay personas en Israel como Uriel Kon. Pero me temo que su alegato se estrellará contra las corazas blindadas de los tanques y de quienes los dirigen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Deben ser una minoría los disidentes críticos. El lavado de cerebro y el control militar de los civiles es un hecho. Dudosa democracia la israelí.

      Eliminar
  2. Es muy interesante... cuando se enajena a una sociedad completa es tan difícil encontrar la sensibilidad y la cordura. Porque el lo primero que les hacen perder en el lavado de cerebro. Estamos en una situación tremendamente complicada y desoladora.
    Un abrazo más, con el pacifismo por delante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por lo que leo, el control social está extendídimo en Israel, y todo indica que es una sociedad salvajemente militarizada incluso para los de casa. Probablemente no solo pagan los palestinos sino los que discrepan del propio Estado sionista.. Gracias, Sara.

      Eliminar
  3. Esta carta muestra que no todos somos iguales y que hay personas cuyo pensamiento crítico les recoloca dentro de nuestra especie y , al menos a mí, me permiten creer que tal vez no esté todo perdido...
    Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no sé qué decirte, pienso que se perdió todo hace tiempo, que indudablemente, en Israel o USA o cualquier parte del mundo, siempre hay críticos, gente constructiva y tolerante, personas solidarias y que no establecen fronteras...pero ¿basta eso para detener al Poder?

      Pero me gusta saber que hay gente con sentido constructivo y hermanado. Un abrazo, Sonia.

      Eliminar
  4. Terrible panorama al que nos abre alguien que lo ve y lo sufre desde adentro. Gracias por darlo a conocer.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y cabe pensar que habrá más testimonios análogos y, por lo tanto, más individuos que no aceptan dentro de esa Casa controlada por el Estado los dictámenes bestias de éste. Abrazo.

      Eliminar
  5. Ni ina palabra que añadir, alegato perfecto en cada coma. Gracias por estar ahí

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me limité a copiar y pegar, Zenon, me alegra verte por aquí. Hay ciertos temas tan duros que ya no tengo capacidad ni de análisis ni de palabra...Los hechos hablan por sí solos, con ver imágenes de la masacre nazi en Gaza me basta.

      Eliminar
  6. No olvidemos que antes que nada somos seres humanos, las divisiones son las étnicas, políticas, culturales y los sionistas se marginan solos, siempre quejando de su holocausto..etc, ¿que están haciendo ahora?, exterminar palestinos mientras el mundo mira hacia otro lado..
    Malos tiempos…para todo-s.
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues en efecto, están haciendo lo que han hecho mil veces desde que constituyeron su Estado con el beneplácito de Occidente, y lo que es peor, desde que Occidente permitió las políticas de discriminación y de militarismo a ultranza. ¿Hasta cuándo podrán vivir los ciudadanos israelíes de este modo, sin entenderse, sin modificar sus parámetros, etc.? Muy malos y perversos tiempos.

      Eliminar