.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








viernes, 20 de junio de 2014

Nosotras


,




, no sé si alguien nos entiende pero estamos ahí procurando pequeños reposos en lo que otros llamarían cadena sintáctica que no es sino una de las múltiples manifestaciones de otras cadenas que se deben entre sí y que se alimentan y se alzan como vestigio de que pase lo que pase todo sigue su curso y que no hay nada que llene la vida de los hombres en su pura singularidad que habitualmente está dotada de insignificancia y precariedad aunque la apariencia lo falsee y disimule y cuyas limitaciones deparan sorpresas o bien ratifican que no cambia tanto la incertidumbre en que tiene lugar el curso de los acontecimientos y así nosotras sustituimos a otros signos que denotan confusión tales como los puntos y seguido que alardean de finalizar algo pero no lo logran o  los puntos suspensivos que dejan en la inseguridad de una falsa apertura aquello que los escribientes no saben desarrollar más y a pesar de la incomprensión que los lectores manifiestan con nosotras no tanto porque no agradezcan la comodidad que proporcionamos sino porque no alcanzan a captar la filosofía que nos guía nos empeñamos en una lid por evitar que se dude de la vida de las palabras y de alguna manera nuestra acción no es tanto dejar la puerta abierta a la perpetua reencarnación de los significados como transmitir que ocurra lo que ocurra en el mundo no debe exaltarse ni tampoco rebajarse como tan frecuentemente hacen los humanos las manifestaciones que se producen pues las imágenes con que estos se empeñan en modelar y colocar sobre pedestales están sujetas a la mera transacción y al costo de un determinado montaje que todos desean transcurra cuanto antes y es por eso que aunque demos la impresión de existir para asegurar la concatenación de la misma inercia de las cosas o para atrapar la improvisación de los avatares imprevistos tenemos vida propia más allá de una descripción o una redacción o un ajuste de la melodía de los fonemas que no quieren perecer,





8 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Las comas se merecen un reconocimiento, ¿no?

      Eliminar
  2. Nosotras que no somos como las demás... que diría aquella otra, en 1ª persona claro.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ...sino solo parecidas afirmaría coma de vanguardia.

      Eliminar
  3. ¡Vaya parrafada que se han marcado "nosotras"!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El precio del autoboicot de las comas, hermana.

      Eliminar
  4. Los fonemas no quieren perecer ni perder su significado. Indispensables son las comas, los puntos y aparte, los suspensivos y todos los que nos ayudan a expresarnos!
    =)

    ResponderEliminar