.

.

La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







lunes, 16 de junio de 2014

Imaginario, 98.




Una mano grande y fuerte de alguien que no veía apretaba mi cuello; yo apenas podía respirar e imposible desasirme de ella, cuando se me ocurrió gritar al desconocido: no podrás conmigo, y la mano y el brazo que había detrás y el cuerpo que los proyectaba quebraron en mil añicos, dejando dibujada en el suelo una silueta de cenizas. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada