.

.

La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







miércoles, 28 de mayo de 2014

Imaginario, 59.




Los pechos de la diosa estaban gélidos, pero yo, ciego, expelía sobre ellos el vaho de mi boca, hasta apagarme.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada