.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








miércoles, 21 de mayo de 2014

Imaginario, 49.




Soñaba que al atravesar un bosque alguien se ocultaba de mi presencia. Acto seguido, yo obraba de manera semejante y, por precaución, me escondía de mi mismo.



4 comentarios:

  1. Solemos hacerlo, pero siempre nos quedamos al descubierto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues conviene protegernos de nosotros mismos, Miquel.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Indudablemente, solemos sentirnos, con todas sus consecuencia.

      Eliminar