.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








martes, 20 de mayo de 2014

Imaginario, 48.




Aquel diluvio de piedras era el último coletazo de la gran convulsión de la tierra. Mucho tiempo después les vendría bien a nuestros abuelos para levantar un cerco amurallado con el que protegerse de la naturaleza humana. Siendo ésta, como es, tan advenediza. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario