.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








viernes, 16 de mayo de 2014

Imaginario, 41.




Al asomarme al abismo para comprobar su inquietante belleza me daba de bruces con mi apacible maldad. A la extensión de mi mirada seguía un movimiento corto e inmediatamente después un grito que seguía resonando hasta que la sangre se quedaba fría.



2 comentarios:

  1. Brutal .

    Un saludo
    Irene

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, la belleza siempre es brutal. Gracias, Irene.

      Eliminar