.

.

La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







lunes, 21 de abril de 2014

Imaginario, 8.



En la habitación en penumbra hay un hombre desnudo que se parece a mí. Pero solo está desnuda la mitad de su cuerpo. La otra mitad la cubre el rayo de añicos en que ha quedado destrozado el espejo. Son amargos los cortes que detecto sobre un lado de mi abdomen. Cuando paso la mano por el borde de las heridas me salpico.





6 comentarios:

  1. Una cosa es la apariencia, otra la realidad. Aunque la realidad a veces aparenta. Pero en las palabras está condensado el fondo de la cuestión.
    Salut

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Apariencias reales, no por ser apariencia es menos realidad, ¿no? La apariencia siempre es una desfiguración, pero también dice de quien la ejecuta. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Esta mitad hecha añicos.
    Y la otra que se hiere porque el roce hace la herida, antes incluso que el cariño...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Somos seres demediados, otros dicen incompletos, prefiero pensar que estamos siempre haciéndonos (y deshaciéndonos) El cariño tiene bastante de herida, también, no pensemos que sólo es bálsamo...

      Eliminar
  3. Deberías reunir una selección e intentar publicarla un día, o presentarla a concursos poéticos.
    Muchas de estas parecen provenir de sueños, o al menos en fase REM despierto, y sus símbolos e imágenes son muy potentes en ambigüedad y exuberante polisemia, como los sueños.
    Una navegación interior poderosa, en fin.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uf, eso de concurrir...bastante tengo con correr delante de mí mismo...Sí, hay mucho onírico en todo esto, poco racional, excesiva polisemia a la fuerza porque, ¿cómo trasladar lo soñado, lo deseado, lo intuido sino con voces plurales?

      Eliminar