.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








miércoles, 26 de febrero de 2014

Obscura memoria, y 8.




















Cuando dejé el templo de los sueños tu silueta seguía al borde. Alcanzándome.



(Foto de Toni Catany)

4 comentarios:

  1. Esto es un peligro amigo Fackel.
    "y 8" esto me hace suponer que es el final de la "Oscura memoria". Un texto magnífico, te felicito.
    Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un 8 sin estar seguro de querer acabarlo, pero dejemos a las estatuas estar donde deben...

      Los peligros siempre acechan, sí. Es parte de la condición humana (y de las estatuas) Salud, Francesc.

      Eliminar
  2. Como estas piezas tuyas. Siempre me alcanzan, porque me ayudan a rebasarme.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A uno le sale desde lo más profundo...ese espacio supuestamente existente en cada individuo, que no se sabe situar muy bien, pero que habla con sentimientos, emociones y desvaríos incluso. Gracias por entenderlo, Zenon.

      Eliminar