.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








domingo, 12 de enero de 2014

Diario (mediático) del doce


Manifestación de protesta en Burgos pidiendo la libertad de los detenidos en los enfrentamientos















Desde mi desconocimiento, e iba a decir ingenuidad pero sería falso, si bien no del todo, me he preguntado qué puede estar pasando para que en una capital tradicionalmente nacional por excelencia (y que no se molesten los disidentes, que yo siempre he querido mucho a los burgaleses que he tratado) las calles ardan. Me llega la noticia y no sé cómo interpretarlo. ¿Será que las cosas ya no son ni por el forro lo que fueron? Hay algo más, no me cabe duda.

Comentario de texto: así, a primera vista, leyendo más allá de la causa desencadenante (la remodelación multimillonaria de una calle tal como le place al gobierno local que es del intolerante PP), intuyo que hay: ira, hartazgo y decisión. Ira porque mucha gente percibe que el peso de los costes no deja de caer gota a gota y día a día sobre ella (la vía impositiva en auge junto a los ingresos decrecientes de las familias agrava las condiciones ya de por sí precarias de vida) Hartazgo porque la gente empieza a cansarse de gobernantes que no escuchan, no ceden y no practican la democracia (solo saben aferrarse a los votos) Decisión porque cuando se está hasta las narices la gente protesta, si bien ya se encargan las mismas autoridades de fomentar el miedo con todos los recursos que su poder del Estado les permite. Acaso hay un cuarto motivo: en la medida en que a la sociedad se le golpea más la conciencia de defensa de la dignidad se hace más evidente. En fin, arriesgo estas opiniones, pero estoy receptivo a que alguien con más conocimientos que yo aporte más elementos para la comprensión de los problemas. Porque este Gobierno es especialista en sumar a los problemas naturales del ciclo que nos toca -y es un eufemismo lo de naturales-  otros problemas innecesarios. Pero debe ser que les delata su pasado, no logran desasirse de sus ideas carcamales ni enderezar las conductas inmorales que está llevando a los tribunales a buena parte de los miembros de ese partido tan votado. Para pensarlo.

Por cierto: Y en Melilla, ¿qué pasa?






16 comentarios:

  1. Pasa, querido Fackel, que cuanto dijiste es cierto. Y más. Nepotismo y endogamia se alían, brazos ejecutores del poder poderoso, para imponer un status quo que, alejado de sus orígenes militares, ya rigen la vida en todos sus ámbitos.

    La Cabeza de Castilla, por lo que se ve, ha iniciado un levantamiento al que no se atrevieron los castellanos cuando los reyes austrias desangraban esta tierra de la que salían hombres, grano, lana y riquezas camino de la mayor gloria de España.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena matización, Javier. El hartazgo no entiende ya de pasados. Los castellanos de ahora no tienen que ser los sumisos de otros tiempos. Un abrazo.

      Eliminar
  2. ¿por que no estalla una revolución??


    http://www.falsalibertad.com/?p=5754

    un abrazo.
    Tula

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez se esté empezando a rodar la película, Tula, quién sabe. Puede ir para largo.

      Eliminar
  3. En Melilla pasa lo que ya ha pasado años anteriores sistemáticamente desde que recortaron en planes de empleo: vivía en el Rastro musulmán zona mujeres de mala vida y recuerdo me comí una noche entera de contenedor quemado en la esquina en el bajo-garaje de mi casa.
    Youtube está plagado de escenas de años anteriores. En Melilla había antes de la crisis ya un enorme porcentaje de pobreza y una desigualdad galopantes, porque luego hay mucho dinero de comercios y negocios típicos y "atípicos" que llaman aquí. Veremos si los escándalos de corrupción que empiezan a aflorar no traen una nueva Marbella, me dijo el dueño de un bar, porque aquí se mueve mucho dinero en general, y se nota. En pocos sitios sigue invirtiéndose proporcionalmente tanto en levantar calles y restaurar casas -que lo necesitan-.
    Para los estratos más bajos está siendo terrible, y eso va empeorando estos brotes. En realidad, las únicas manifestaciones de auténtica oposición social al estado de cosas.
    El chaval medio aspiraba al ejército, la mayoría de metopa, y los recortes han estrechado sus horizontes. La familia como atenuante de las carencias del estado del bienestar y políticas de igualdad, en retirada, resiste bien aquí por el tradicionalismo cultural, familia extensa, etc, en unos y el agarre a una tremenda economía sumergida y mercado negro laboral. Pero veo a muchos chavales listos ir renunciando a la posibilidad de estudiar una carrera por falta de medios familiares. Funcionarios y comerciantes viven muy bien todavía en comparación con el resto peninsular, que son los que envía y lo seguirán haciendo a los niños a estudiar fuera, privado si fuera preciso, a Inglaterra, etc. y que ofrece como única solución en su prensa habitual e instituciones el apoyo a la labor de Caritas y otras instancias caritativas en especial de la Iglesia.
    El aspecto colonial que la bonanza amortiguaba, mientras los fondos europeos y ayudas estatales engrasaban, tengo la sensación que se acentuará con todos sus conflictos.políco-culturales.
    Pero yo estoy de paso. En el peor de los casos acabaré en dos o tres años, al agotarse el paro, montando una pequeña tienda en Marruecos a nombre de la madre de mis enanos y viviendo allí. Y encantado...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabrosa información, con conocimiento de causa. Yo esperaba respuestas de Burgos y me encuentro con una enriquecida sobre Melilla. Muy bien. Nos vendrá bien a todos saber lo que cuentas.Gracias.

      Eliminar
  4. De todos modos son sensaciones propias, más intuición hecha de retazos de conversaciones estos cinco años que de una inmersión profunda en los mecanismos sociales imperantes, te aviso. En general estoy con los comentarios de arriba...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues estas impresiones son las que cuentan, Zenon. Para eso utilizamos la Red. Si nos limitáramos a TODAS las emisoras de televisión apañados estaríamos.

      Eliminar
  5. El año 14 traerá muchos otros 12's, tantos como sean necesarios para derrocar a esos impresentables que gobiernan el estado español... y que siguen en sus 13.
    Cuando la mecha llega a encenderse en las calles de una ciudad de corte nacional es que el descontento social... pólvora lleva.

    ¿Dos años más de peperos? Ni de broma. Salut!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te recuerdo no obstante, Krust, que la historia contemporánea, al menos, de España está repleta de incidencias de las que van a seguir saltando. De medios urbanos, campesinos, proletarios industriales y jornaleros agrarios, menestrales de ciudad y pequeños propietarios rurales está salpicada la historia del siglo XIX y parte del XX. No sería nada nuevo, pero sí con otras características.

      Eliminar
  6. O sea. Yo te confío (por cuatro años) las llaves de mi casa y tú llegas, entras y me dices que la vas a cambiar por completo según tus propios planes e intereses y sin contar conmigo. Yo me niego a semejante atropello en mi casa, y tú me envías una panda de matones que la toman al asalto. Yo me resisto, y resulta que soy yo el terrorista. Demo¿qué?...

    Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estos son los de la patada en la puerta al débil, el verdadero escrache a la sociedad, los salteador de caminos vía tributaria, los atracadores vía legislación...han inaugurado una nueva forma delictiva, empapados en origen de corrupción. No son ni Demo...pero más tonto el que les confía la casa, el caballo, el trabajo y el estudio...vía voto.

      Eliminar
    2. Evidentemente, al decir "yo" no me refería a mí, sino a los votantes.

      Eliminar
    3. Era evidente...Por otra parte, cuánto callan esos votantes, ¿o acaso no?

      Eliminar
  7. Sean muy nacionales o no, sean periféricos o centrales, sean mesetarios, carpetobetónicos, tolerantes, guapos, feos, internacionalistas o amigos del chico de la película, el caso es que todos estamos hasta los mismísimos de tanta dictadura, de tanto chorizo y de tanta imposición. Salta la revuelta en Burgos, en Melilla, en Alcalá o en Palafrugell, esto se irá esparciendo, porque ya no se puede aguantar. No podemos tolerar tanta mentira y tanta impunidad.
    Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Curtidos estamos en la mentira, y la impunidad no ha dado de sí todo lo que nos va ofrecer en los próximos meses pringando a lo más alto del Estado...

      Eliminar