.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








miércoles, 8 de enero de 2014

De aquellos cromos...














Los cromos de niñas y la memoria. Fue inevitable bajar aquí uno de ellos ayer y acordarme de Marisol, de Asun, de Rosamari, de Gemma, de la hermana del Txibilo, cómo era, ¿Yoli?...Aquellas amiguitas de juegos infantiles que echaban las tabas y se ganaban unas a otras los cromos. Nos dejaban mirar. Hubieran querido también que participásemos, pero los juegos de los chicos marcaban. ¿Cómo íbamos a descender hacia los suyos sin quedar en evidencia? Y sin embargo, clandestinamente, sin que otros chicos varones de la panda se enterasen, algunos nos dejábamos llevar. Ellas se pavoneaban del control de sus actividades, donde ya el lenguaje paralelo, de doble significado, los silencios, las miradas, los codazos, iban sentando cátedra. Atrapaba traspasar la frontera, aparentemente definida. Una transgresión reconfortante. Ámbitos diferentes donde todo era nuevo, también seductor. Más calmo, más reflexivo, y aquella pizca morbosa de que accedíamos a lo prohibido. Gemma, Rosamari, Asun, Marisol...¿dónde andaréis ahora? Os imagino recuperando aquellos juegos con la excusa de vuestras nietas, tal vez trasladando a éstas que no hay juegos de chicos y de chicas. Que el juego es armonía y que no entiende de géneros, sino de intercambios, sino de recreación y disfrute. Solo espero que sigáis jugando. Que sigáis.




12 comentarios:

  1. cuánta nostalgia -incluso con distintos juegos- pero cuánta Fackel,
    y no, mi nieto más grandecito (5 años) no juega como solíamos hacerlo nosotros,
    ahora hay wii, consolas, acción animada y no conoce las bolitas (canicas), el trompo, la pandorga (cometa), la escondida, la mancha, las figuritas (tapadita, arrimadita, etc)
    pero aprendi más o menos a manejarme en el wii -jajajaj ¿qué más remedio?
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nostalgias aparte (inevitables, Omar) me intriga tanto saber cómo ha ido el curso de la vida a aquellas niñas de entonces (como a los amigos varones, claro). Tiene, por lo que veo, toda una amplia titulación en juego, un doctorado más bien, pero ¿para qué oficio te sirve ahora? Respuesta: para el de soñador.

      Un abrazo trasoceánico.

      Eliminar
  2. Pues yo me lo pasaba pipa haciendo tartitas de barro y flores con mi amigo José María. No sé si él lo recuerda o eso le marcó de por vida :)
    Los juegos cambian, lo lúdico permanece, qué maravilla jugar por placer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo sé de uno que los juegos con una prima -ambos entraban a un intercambio de juegos y de rol mutuo- los reproducía con otros, varones incluso, en otro lugar distante. Y es que los roles estaban -están ahí, pero algo menos- pero los niños no éramos escrupulosos al respecto. Nos atraía lo nuevo, y no solo lo burro sino también lo sensible, lo más calmo. Ellas nos lo aportaban. Y nosotros, chitón. Tienes razón: lo lúdico debe permanecer toda la vida (cada uno sabrá cómo lo materializa a cada edad)

      Eliminar
  3. Jo encara tinc algunes de les que en dèiem "parelletes", de les antigues. S'havien de posar a l'inrevés i fer-les girar picant amb la mà en forma de cove. Si giraven, les guanyaves.
    Ja vaig llegir fa dies la insinuació de portar les armes químiques de Síria al port de Tarragona. Com que estem tan contaminats per aigua, terra i mar (com els tres exèrcits), deuen haver pensat que ja som immunes. Emanem radiació, fem llum. Estalviarem al rebut de l'electra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, Olga, imagino entonces que aquellos juegos eran universales, o al menos estaban muy extendidos. Y antiguos. Hasta mi madre me hablaba de que jugaba ella de cría.

      Lo de las armas químicas...a ver cómo evoluciona la cosa. Un abrazo.

      Eliminar
  4. Venga, un saltito p'atrás. Algo chulo que contar al respecto: Las niñas como yo, educadas en colegio británico y mixto preferiamos jugar "a lo bestia", por favor, mucho más divertido. ¿La comba? Bueno,no estaba mal pero no me gustaba andar saltandp en manos poco experimentadas, menudo desastre, siempre acababa dándole al manubrio para divertirme un rato.
    ¿Cromos? .... ni uno. Muñec@s, tres, juegos reunidos, juegos de mucha carrera, el látigo, la bici, rounders, los patines, libros, algún alfiler que otro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajjj, eso me temía que pareciera. Noooo, tampoco creo en éllo, solo se trataba de los famosos "bonis". Unos preciosos alfileres cabeza gordota y de muchos colores. Ahhh y me olvidaba de las canicas, con la peonza era más torpe. Ya ves me atraían premonitoriamente por la belleza circular, aunque algunos tuvieran pincho. Ahora lo se, era el germen del futuro: "Round like a circle in a spiral...... " Michel Legrand.

      Eliminar
  5. De estos cromos, aquellos mágicos lodos del tiempo recuperado. Y veo que con gratitud.
    Me gusta su colorido.
    Te deseo que alguna de ellas lo acierte a leer alguna vez. Ubi sunt? Pues seguro que en Internet...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Probablemente, pero dejemos los recuerdos en su lugar, solo era una evocación.

      Eliminar