.

.

La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







sábado, 7 de diciembre de 2013

Los sardónicos




















...nada causa menos risa en este mundo que la misma necedad de sus pobladores y no obstante cuántas carcajadas simplonas escuchamos y cuántas cajas de risas forzadas no se abren ante nuestros oídos diariamente y por si fuera poco y aunque crean que por ello se atenúa la estupidez nos vemos obligados a soportar amplias sonrisas cínicas y arrogantes estiramientos de cuello y miradas siniestras de estulticia y si no fuera por la manifiesta torpeza de que tantos hacen gala parecería que se habita en el paraíso de los justos cuando es más bien el muladar donde nuestros altos dignatarios alcanzan el cénit de la vulgaridad y la ganada aureola de la mentira y el rango más elevado del desprecio y la altanería sobre los otros a quienes llaman semejantes pero de los que viven distantes y a quienes rechazan




(Pintura de Ramiro Tapia)


13 comentarios:

  1. A pesar de eso, te envío una sonrisa.

    ResponderEliminar
  2. Y se acepta, porque no es sardónica.

    ResponderEliminar
  3. Cuando pienso es ese afán de sufrir que excita y estimula continuamente a millones de jóvenes europeos, de los cuales ninguno soporta el aburrimiento ni se soporta a sí mismo, entiendo que ha de haber en ellos un ansia de sufrir de algún modo con vistas a extraer así una razón convincente para obrar y para justificar su acción. (...) Lo que pretende esta joven generación es que sea la desgracia, y no la felicidad, lo que le venga y se le manifieste desde el exterior; y su imaginación se afana en forjar un monstruo para tener acto seguido un monstruo a quien combatir. (...) mientras que hoy el mundo resuena con sus gritos de angustia, ¡y con harta frecuencia no lo llenan más que con sentimientos de angustia! No saben qué hacer con su existencia, y por eso proclaman la desgracia de otros: tienen necesidad de los otros! ¡Y de unos otros distintos cada vez! -Perdonadme, amigos míos, que me haya atrevido a proclamar mi felicidad.

    Friedrich Nietzsche, El ansia de sufrir (La gaya ciencia)

    Mis mejores deseos Fackel, que no decaiga tu "joven" espíritu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maravillosa obra "La ciencia jovial". Por cierto, un aforismo de si autor:

      "Reír.-Reír quiere decir: ser malicioso, pero con buena conciencia."

      ¿Es el caso de muchos de los que menciona Fackel en su texto? Tengo la impresión de que no. Riamos por lo divertido de las contradicciones, paradojas e ironías humanas. Las puñaladas traperas que recibimos de muchos no hacen gracia, seamos prudentes pues.

      Eliminar
    2. Sí, es una obra estupenda Fackel-Anónimo. ¿Te ha parecido una puñalada trapera que te dejara ese aforismo? Vaya, seguro que te imaginas cuanto lo siento...
      Sí, claro, riamos de lo divertido de las contradiciones, paradojas e ironías humanas. Yo lo hago mucho leyéndote. Eres todo un personaje. Mira que hasta me tienes enganchado...

      Con toda mi admiración

      Eliminar
  4. ¿Allá tambien pasa?
    ...
    Es una invasión, sin duda. Créeme que no hay lugar a donde escapar,nos han pillado, Fackel. Gusto en verte después de tanto tiempo. Saluttis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí ha pasado siempre, RAB. Si ahora se saben cosas no quiero ni pensar lo que habrá sido durante la noche de los tiempos y de los sables. Tal vez el lugar hay que reconquistarlo, en todas partes, o hacerlo nuevo, qué sé yo.

      A mí también me da alegría que aparezcas después de tanto tiempo.
      Viento a favor, hermana.

      Eliminar
  5. “Siempre es consolador pensar en el suicidio: de este modo se puede sobrellevar más de una mala noche.”
    (Friedrich Nietzsche)



    “Y puesto que debemos vivir y no nos suicidamos
    Mientras vivamos juguemos
    El simple sport de los vocablos
    De la pura palabra y nada más
    Sin imagen limpia de joyas
    (Las palabras tienen demasiada carga)
    Un ritual de vocablos sin sombra
    Juego de ángel allá en el infinito
    Palabra por palabra
    Con luz propia de astro que un choque vuelve vivo
    Saltan chispas del choque y mientras más violento
    Más grande es la explosión
    Pasión del juego en el espacio
    Sin alas de luna y pretensión
    Combate singular entre el pecho y el cielo
    Total desprendimiento al fin de voz de carne
    Eco de luz que sangra aire sobre el aire
    Después nada nada
    Rumor aliento de frase sin palabra “
    (Altazor - Vicente Huidobro)
    Un saludo.
    Irene

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alguien que trae aquí al gran Huidobro, o al gran Altazor, que para el caso...

      "Mientras vivamos juguemos
      El simple sport de los vocablos
      De la pura palabra y nada más"

      Preciosos versos y que sirvan para no envenenarnos, que la vida breve es y merece la pena saber pero también estar a gusto, por aquello que dice:

      " Después nada nada"

      Engañemos el juego siniestro de las noches porque ellas también exhiben la luna. Gracias, Irene.

      Eliminar
  6. Com a somriure sardònic, i ja que la il·lustració porta un gat, hi afegiria el riure del gat de Cheshire, a Alícia. Aquell gat que anava desapareixent a poc a poc i cap enrere, de manera que a l'últim només quedava el seu somriure sol. Com el de Wert, per exemple, que, a més, és de color verd com els elfs malignes. I no diguem de Montoro, vampiro-cicutilla.
    Salut sempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Em quedo amb el gat de Cheshire, Olga, perquè les cares falsos qual sepulcres blanquejats dels nostres rectors (millor dit: dels bocamolls dels seus amos) produeixen vòmit. Cites un parell d'elements, però no n'hi ha un que es lliure, ni tan sols el cap de tots ells que amb prou feines parla ni escolta ni mira on hauria de parlar, sentir i observar. Aquest és el més sinistre. Els altres són comparses contenint les úlceres pèptiques que segur els corroeix (o no, vés a saber)

      Eliminar
  7. Pues esas sonrisas del pintor son la mar de graciosas, hasta el pajarito y los astros tienen su punto. Pero hay algo que me pasma, que la mujer sopesa y equilibra todo lo que se encuentra de frente. ¿Será que es verdad que del espíritu femenino de la natura cabe esperar la armonía? Qué bien si entonces caen todos los cínicos del mundo y se ahogan en sus propias babas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues tienes razón, tienen su gracia, así que prefiero mirar yo también a la derecha y pensar en el símbolo cabal de la mujer, el principio femenino, regenerador de la naturaleza y ojalá que de nuestros actos.

      Eliminar