.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








domingo, 1 de diciembre de 2013

La oferente




















...y cada día la hermosa oferente nos ofrece la cornucopia para que catemos, y la cúpula atractiva de frutos destila aromas y aquella textura jugosa ensaliva nuestras papilas y la geometría poliédrica absorbe nuestra mirada, y como incautos degustamos y prontamente deseamos quedarnos con toda ella, pero a cambio de qué, y contemplamos absortos la dimensión del cono como si no fuéramos a vaciarlo jamás, seducidos por la idea de que de alguna manera se sigue llenando y nos continúa nutriendo, pero a qué precio




(Ilustra Ramiro Tapia)

4 comentarios:

  1. Eso es un misterio, pero desde luego no se sabe si no se vacía...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero, ¿y el contenido? ¿No será demasiado superficial y líquido?

      Eliminar
  2. Y casi siempre la oferente nos muestra el cuerno de la abundancia iluminado con luces de neón.
    Salud
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y con publicidad, mucha publicidad...El que quiera, que se engañe, pero no a costa del prójimo. Salud siempre.

      Eliminar