.

.

La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







sábado, 21 de diciembre de 2013

La búsqueda

















Buscar en el medio aquello que recabe nuestro interés.

La propuesta de abandonar las ideas preconcebidas. Cuanto tenemos confirmado, ¿para qué registrarlo de nuevo? Naturalmente, siempre que nos hable con una voz de originalidad  -retomando otro significado o bien descubriendo uno oculto-  habrá merecido la pena. Pero entonces lo consideraremos de dos maneras: nueva mirada y nueva percepción. Sí, tal vez lo nuevo siempre pasa a nuestro lado, o está presente desde nuestros tiempos más antiguos, resultando que lo nuevo era siempre más familiar de lo que nos pensábamos. Propuesta, no obstante, de no dejarnos influir en exceso por lo que habíamos alcanzado a saber, mejor dicho, a comprender, y se había convertido en estático dentro de nuestros criterios.

Así resulta que estamos siempre yendo, aunque a veces creamos también que retornamos. Siempre vamos. Lo espectacular de nuestros descubrimientos no es algo objetivo, sino que se trata del abismo entre lo que hemos aprehendido hasta ese momento y lo que de pronto percibimos por un destello que acaba convirtiéndose en deslumbramiento. La luz resulta siempre tan decisiva. Algunos individuos siguen sin ver no obstante la claridad lo invada todo; otros, con pequeñas ráfagas, intuyen y desarrollan una captación que lleva a que el mundo entre en ellos.

Buscamos y probamos.  El primer verbo está construido para el segundo. Solo probar confirma el esfuerzo. Al buscar se despliega un abanico de posibilidades de interesarnos. De pronto hemos descubierto muchos intereses. Porque los objetos, las situaciones, los fenómenos, los individuos...todo lo que encarna aquello que motiva nuestras ganas de conocer, ya estaban ahí. Hemos dado un paso para probar y en ese momento no nos preocupa si es o no suficiente. Lo concebimos como algo motor. Los más experimentados saben que un paso conduce a otro y acaso habrá que dar muchos para llegar a algo. Se llegue o no, ¿acaso no somos sino la historia de nuestros pasos? (También la ratificación del éxito de nuestros primeros pasos)



(Fotografía de Eve Arnold)



7 comentarios:

  1. « Mi obra está dirigida sobre todo hacia el realismo. Busco la realidad interna y escondida, la esencia interior de las cosas, en su naturaleza perenne. »

    « La simplicidad no es un fin en el arte, pero uno alcanza la simplicidad, a pesar de uno mismo, al acercarse al verdadero sentido de las cosas. »

    « La máxima felicidad es el contacto entre nuestra esencia y la esencia eterna. »

    « Ser listo no está mal; pero ser honesto merece la pena. »

    « Hay una finalidad en cada cosa. Para llegar allí, uno tiene que liberarse de sí mismo. »

    Constantin Brancusi, escultor.

    Feliz Navidad Fackel,

    con todo mi aprecio...

    ResponderEliminar
  2. Me ha gustado mucho, sobre todo lo de "Somos la historia de nuestros pasos". Con tu permiso voy a hacer una ilustración con este texto.
    Felices Fiestas.
    Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MIquel, por supuesto, no tendrías ni que decírmelo, adelante, además me hará ilusión. Feliz Salud (estoy viendo tantas cosas a mi alrededor que solo se me ocurre lo de Perogrullo y que siendo de tal sin embargo no se usa)

      Eliminar
  3. Incluidos los pasos en falso, como el de esta frágil conexión que me impide saber si ha salido o no un primer comentario, laudatorio y lo más filosófico que he sabido en honor al texto. Un texto de desbrozar oscuridades con luminosas cuchillas de ver...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, ahora ha salido este comentario, pero antes veía algo raro, no sé si has hecho otro pero a mí no me aparece. Siempre estás a tiempo de ese comentario, sea del cariz que sea, hermano.

      Eliminar
  4. Pues ya tengo ordenador, el otro, caput, se fundió la placa y la reparación ,pues eso,..
    Muchos días sin pasar por tu casa, porque mi móvil no da para tanto, Tu texto, como siempre , reconstituyente y sano.
    Mira, no trago mucho con toda esa teatralidad de las navidades, pero te deseo lo mejor para el resto de tus días,

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que el nuevo te vaya de primera. Se te echaba de menos, claro, pero ya veo que sigues en acción. Lo de las fechas...ya sabes, que comparto tu criterio. Sigamos que eso es la esencia. Un abrazo, Gene.

      Eliminar