.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








miércoles, 14 de agosto de 2013

Las buenas personas




















Esta noche no hago más que dar vueltas a cierta expresión ordinaria de nuestro entorno, aquella que se refiere a las buenas personas. Ese es buena persona, decimos. Una expresión ambigua. ¿Cómo podemos saber si otro es bueno? ¿Porque empatizamos con él? Es decir, que lo traemos a nuestra orilla porque hay algo de él en nosotros y lo necesitamos para justificarnos. ¿O porque es templado, afable, cordial, simpático y tiene gancho? No está claro que las formas definan el interior de un individuo, pero aunque así fuera, todo eso ¿configura el carácter moral que implica el término buena persona? Tengo dudas. También aplicamos el calificativo de buena persona al sencillo sin más, al elemental sin exigencia, al que concede sin tampoco apenas dar nada a cambio, o al que da y encima no se queja...Esa clase de individuos con la cerviz bisagra, que traga todo, que acata todo, que aplaca su sensibilidad porque la teme. El mundo está lleno de buenas personas, me decían el otro día. ¿Será otro de esos conceptos abstractos, absolutos, que se menciona pero nunca se palpa? Ya he dicho que solo doy vueltas al tema, que no pretendo establecer ni conclusiones ni análisis. Mis pensamientos son míos y pasan tantas cosas alrededor nuestro, ese entorno repleto de buenas personas que no hacen nada por evitar los desastres...Ah, ¿que los desastres son consecuencia de los actos de las malas personas? ¿Y si las malas personas fueran la otra cara de las buenas personas, por ejemplo? Hoy me siento afectado por las matanzas manu militari, para variar, que se están produciendo en Egipto. ¿Las están causando los bárbaros o todas las buenas personas han colaborado a ello? Naturalmente, las buenas personas españolas (o europeas o americanas o asiáticas) no han tenido nada que ver. Nunca tienen nada que ver. Las buenas personas están siempre muy ocupadas con ser buenas personas.






41 comentarios:

  1. Bueno, en este mundo humano...o víctima o verdugo, salvo seres mágicos que ni una cosa ni la otra....
    un abrazo en creciente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y también se puede ser víctima y verdugo, según situaciones...Y los seres mágicos, mira tú, ¿los conoces?

      Un abrazo .

      Eliminar
    2. Los seres mágicos pertenecen a la historia de los mitos y no por ser mito es un cuento, más bien una proeza...trabajaban con la conciencia, no con YO,YO,...¿no te parece?.
      A ver si cae la tormenta de una vez, aliviaria el SER.
      un abrazo.
      Tula

      Eliminar
    3. Bueno, hay seres mágicos que son de mitología y otros de relatos de autores más recientes. No sabría decirte si trabajan con la conciencia o si ellos son la conciencia creada por los hombres y proyectada como senda y como justificación de un plan de vida y de organización.

      Si el ozono funciona mi experiencia es que mi ser se alivia, eso es obvio, aunque sea por un rato. Y me traslada.

      Eliminar
  2. Este pensamiento me atormentó en su día y mi rebeldía natural me llevó a considerar que quizás la mayoría de las susodichas buenas personas suelen ser aburridas, mientras que las malas, mira tu por donde, a lo mejor se les considera "malas" por ser diferentes, por no atenerse a las reglas convencionales hasta llegar a burlar o reírse de lo humanamente divino, lo divinamente humano y más allá. Lo cierto es que cómo no paran de "maquinar", experimentar, en resumen vivir, que es para lo que sienten han aterrizado por aquí pueden producir demasiada inquietud en los "buenos" y como estos son más.... pues juegan a cargárselos a eso que se les ocurra mínimamente sobresalir de la manada, la aburrida y conformista mandada.
    A pesar de todos los pesares seguro que nunca se aburren, que desde mi perspectiva es lo peor que le podría ocurrir a cualquiera.
    Cuestión diferente es atentar o aceptar hacerlo contra los demás de forma voluntaria olvidando que ell@s en cierta manera forman parte de nosotros, nos guste o no, y mira que duele aceptar que compartimos .... lo que sea..... con ciertos energúmenos. Bs.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una interesa extensión que yo no pretendí, pero bueno,aportas otros elementos. En una cotidianidad de adultos compleja y sometida a fuertes tensiones, compromisos, elecciones, etc. yo no sabría situar con precisión a mucha gente (puedo incluirme) Quien más o quien menos tiene un desdoblamiento respecto a mantener criterios de pensamiento y de práctica en la misma línea. Esto nos vuelve un poco perversos a todos.

      Eliminar
  3. Parafraseando a Forrest Gump yo creo que "bueno es el que hace cosas buenas"

    Salve!

    ResponderEliminar
  4. Cuidado con el buenismo, Fackel, mucho cuidado... Puede que solo cuando el planeta sea una gran ONG, con todo el mundo activista y solidario y humanamnte humano, puede que entonces no haya que realizar distinción alguna... Pero eso será, como todo lo que nos concierne, ad calendas graecas.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te doy la razón. He tratado con gente bueníííííísima que escondía el puñal en la espalda. No me imagino al planeta como ONG ni siquiera en sus partes. Tal como van poniéndose las cosas el seísmo está al caer. NO me siento más decadente por ello, sino que tengo que pencar con el tiempo que me ha tocado. Salud siempre.

      Eliminar
  5. Fackel, ¿tu actividad como cantor de la decadencia de nuestra civilización te hace sentir mejor contigo mismo? ¿Te hace creer que eres mejor persona, esto es, una buena persona y por lo tanto tener un lugar entre los elegidos que velan por la supresión de los sufrimientos del mundo? Pienso que antes de pretender arreglar el mundo uno ha de empezar por barrer la propia casa. Quizás la frustración por no saber ni tan siquiera arreglar los asuntos personales que nos producen tanto malestar, es lo que puede llevarnos de forma demagógica a soñar con un mundo ideal donde triunfe el bien sobre el mal. ¿Nos queda así la conciencia más tranquila? ¿Autoengaño terapéutico? Quizás este sea uno de los signos donde se expresa el "mal" que tanto cuesta ver en nosotros mismos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya decía Brassens: "Pero a las bravas gentes no les gusta que se siga un camino distinto al suyo..."

      Eliminar
  6. Para mi las buenas personas se conmueven ante la injusticia, la intolerancia, la muertes violentas ... . Creo que no hacer daño al prójimo no es sinónimo de ser "buena persona" si no te afecta el sufrimiento ajeno estas cediendo al egoísmo, y si consientes la maldad sin inmutarte qué hay de bueno en ti?.
    El dejar hacer y desentenderse de los problemas ajenos es el gran mal de nuestro tiempo, no se nos ocurre pensar lo que sentiríamos si a nosotros nos ocurriera algo así, y esa indiferencia es trascendental para que se perpetúen las atrocidades que ocurren a diario en el mundo. Miramos hacia otro lado y al final somos tan culpables como los que calificamos de "malas personas", porque somos muchos los que podemos escandalizarnos y no lo hacemos, y esa fuerza que serviría para combatir a los "malos" se desvanece en la apatía.
    Creo que has tocado un tema fundamental, nos preguntamos porque las cosas están tan mal, y la respuesta es simple, sólo nos duele la desgracia cuando esta a la puerta de casa.
    Te dejo una entrada que ilustra muy bien lo que pasa en nuestro país http://avblog.es/pepe-el-currela.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El dejar hacer y desentenderse de los problemas ajenos es el gran mal de nuestro tiempo...dices. Probablemente es una actitud de todos los tiempos, pero ahora parece que se ahonda. Entonces esa actitud, me pregunto si no entrará en contradicción con el buenismo aparente de las personas que vemos por doquier. Yo conocí a una mujer mayor, de otro tiempo y circunstancia que tenía una frase para condensar su concepto de ser bueno: "no hagas, que no se sabrá". Si no fuera por la bondad innata de esa mujer en otros ámbitos se diría que representaba el criterio de muchos en los oscuros tiempos del país.

      Tu enlace es muy bueno, me ha gustado. Buena tarde.

      Eliminar
    2. A mi me lo enseñaron como: "No la hagas y no la temerás". Bs.

      Eliminar
    3. Ambas mujeres bebían de la misma fuente, no me cabe duda. La que te lo enseñó a ti ¿estaba ungida por el agua bendita?

      Eliminar
    4. Buenas, esta noche visto una película que lleva la falta de humanidad al extremo, La purga, te deja mal cuerpo nada más empezar.
      Trata de personas que un día al año asesinan a otras (sin consecuencias de ningún tipo, siendo los pobres y marginados las víctimas ideales) y se justifica con frases como que tienen que asesinar para sacar el mal que llevan dentro y ser al día siguiente mejores personas. Ya ves, el concepto de buena persona da hasta para una película de terror en la que la sangre no es la protagonista, sino la amoralidad más salvaje. Me ha impactado tanto que no he podido evitar hablar de ello, me voy para la cama todavía digiriendo semejante argumento.
      Un abrazo Fackel, y me alegro de que te gustara el enlace, a mi me ha gustado mucho que hayas sacado este tema, creo que si hay alguna posibilidad de avanzar es reconociendo donde fallamos.

      Eliminar
    5. MJ, la que yo conocí también.

      Eliminar
    6. Ana, si te acuerdas del título, pásamelo, puede interesarme.

      Eliminar
    7. La película se llama La purga, se ha estrenado en los cines esta semana. Aún no ha llegado a mi zona pero sentía cierta curiosidad y mi marido la descargo de internet, en divxtotal.com.
      Normalmente estas películas de estreno tienen una calidad muy mala y no merecen la pena, pero ésta en concreto que parecía china tiene buena imagen y el sonido no esta mal dentro de lo que cabe, se debió de grabar en un cine casi vacío seguramente.
      La idea de la purga es salvaje, se pone a prueba a la conciencia del protagonista que vive en una sociedad en la que la gente se desentiende totalmente de lo que le pase al prójimo. Es una película terrorífica en ese aspecto, si tienes ocasión de verla estoy segura de que no te dejará indiferente.

      Eliminar
    8. Me la apunto, Ana, por si me pilla cerca su exhibición. Gracias mil.

      Eliminar
  7. Ser buena persona es desear y hacer todo lo que está en tus manos para que los demás tengan como mínimo las necesidades básicas cubiertas, muchos-as, ni siquiera eso tienen.
    Que puedan defender sus derechos que tengan acceso a una formación y a la cultura.
    No basta con desearlo y a nivel individual poco podemos hacer pero no tengo la menor duda de que son mejores personas las que sienten esa necesidad de solidarizarse y compartir que los solo viven pendientes de su propia existencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un enfoque muy digno el tuyo y probablemente muy acertado. Ya ves, planteas como enseñanza algo que se desaloja de los colegios: una pizca de tratado de la educación para la ciudadanía.

      Eliminar
  8. Los deseos de una buena persona no se quedan reducidos a su vida personal, van mucho mas allá.
    Evidentemente quien no tiene cosas que arreglar en su tribu pero eso no tiene trascendencia, eso empieza y termina en un pequeño círculo que no va a mover nada, no va a variar ningún acontecimiento en pos de un mundo mejor para todos.
    La conciencia colectiva es la que puede cambiar las cosas y esa está formada por individuos que son buenas personas, por fortuna hay muchas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sigo admirando tu buena voluntad. Yo tengo ciertas dudas sobre eso llamado conciencia colectiva, que no se acaba de ver plasmado. Salvo que lo llamemos a cualquier coincidencia de aporte constructivo aunque sea entre minorías.

      Eliminar
  9. Es cierto en el pensamiento. Si conectas con el sentir, es otro cantar. Todos tenemos una cuota de bondad y de maldad: pero cuando conectamos con el lado bueno del sentir rescatamos la bondad de las personas, no en sus formas: en su esencia. Es un arduo trabajo de superación personal el que conlleva llegar a sentirlo, pero merece la pena. Mucho de lo que consideramos "bueno" o "malo" como absolutos son proyecciones de nuestras propias bondades y maldades, que tienen grises, como las de los demás.

    Un abrazo!

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De acuerdo en lo de la cuota -con altibajos y difícil de medir muchas veces- de maldad y bondad. No entiendo bien eso del lado bueno del sentir, pero es una visión, claro. Desde luego, innato es todo: la lucha por la vida nos provee de elementos contradictorios en nuestra esencia. La cultura acaso es la que exige nuestra transformación.

      Eliminar
  10. Qué increíble. Justo ayer había estado meditando sobre la expresión 'buena persona'. Surgió por la dificultad que encontré al pensar en el concepto de 'un rico bueno'. Como que mi mente hace un pequeño cortocircuito al juntar esas dos palabras. Se repelen. Pero, ¿por qué pasa esto? ¿Todos los ricos son mala gente? No creo, no podemos generalizar. ¿El hecho de tener mucho dinero los convierte en seres despreciables? ¿Y si se trata de una herencia de familia? . También pensé, ¿por qué al escuchar el término 'buena persona' se viene a mi cabeza la imagen de un hombre vestido de forma simple, aburrida, con una pequeña sonrisa, con un fondo blanco?
    Es solo una reflexión que sentí ganas de contar. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gustaría saber si este Anónimo es el mismo de más arriba o un Anónimo diferente.

      Eliminar
    2. No, soy otro. Es que no tengo cuenta en blogspot. Disculpa el anónimo.

      Eliminar
    3. Gracias por aclararlo, me parecía un comentario constructivo y diferente al otro Anónimo. Yo tampoco pretendí entrar en el terreno de generalizaciones sobre las que establecer moralina. Simplemente que es un término que se usa para echar un capotazo a gente que suele calificarse por actos digamos dudosos...no, si es buena persona, suele decirse, cuando acaso en el entorno acabamos de ver una actitud que tiene poco en cuenta al socio de la tribu. Pero todo esto nos lleva a divagaciones y a señalar múltiples casos. A mí me preocupa sobre todo ese tipo de "buenas personas" que jamás se implican en la problemática colectiva, pero bueno, es muy subjetivo mi punto de vista, claro.

      Saludos y gracias por la reflexión.

      PD. Por cierto, esa imagen que te viene a la cabeza es curiosa, a veces también la percibo yo...¿el anodino, el gris, el que existe pero no existe...? No sé.

      Eliminar
  11. Para mí una buena persona es la que pudiendo hacer un daño elige conscientemente no hacerlo. Tener que evitar ese daño ya es ir más allá, pienso...,no podemos responsabilizarnos de todo lo que ocurre a nuestro alrededor, primera regla de la supervivencia emocional..¿no te parece?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay muchos temas con los que debemos responsabilizarnos y permanecemos al margen, y sin embargo están ahí y nos tocan y acaso nos sacuden, solo sé eso. Mira, si queremos escaquearnos siempre hay excusas, pero antes o después los problemas nos sitúan y a veces ya es demasiado tarde.

      Eliminar
  12. Otra cosa, nunca se es bueno siempre, tenemos todos un lado oscuro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Incluso oscurísimo, y como poco, la sombra.

      Eliminar
  13. Deberíamos pasar la otra mitad de la vida intentando encontrar a las buenas personas que nos rodean, en el fondo todo lo demás son milongas...

    Gran reflexión, amigo Fackel.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Incluso a la buena persona que quisiéramos que morara dentro de nosotros, ¿verdad? Gracias.

      Eliminar