.

.

La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







domingo, 28 de julio de 2013

Castillos en el aire
























Érase una vez un país cuyos paisanos alzaban castillos en el aire. Diríase que se trataban de hermosas arquitecturas, cuales nubes. Nubes con formas audaces, nubes que cabalgaban como lanzas, nubes con rostros bondadosos, nubes forjadas como sombras que no se disolvían jamás. Tales fortalezas habían levantado generación tras generación los habitantes de aquel lugar legendario que llegaron a creer que habitaban en ellas. Tal cantidad y forma de nubes deambulaban sobre sus cabezas que no llegaban a saber nunca si les protegían o les acechaban. En aquella incertidumbre compulsiva por no distinguir si tales objetos se habían consolidado o eran pasajeros, no acaban de entender que eran producto de su invención. Vivían, pues, ensimismados en aquel paisaje como si se tratara del mejor de los mundos posibles, ignorantes de que, si bien se puede vivir en la fantasía, no se puede sobrevivir por mucho tiempo dentro de un mundo aéreo, ni verdadero ni falso, ni claro ni oscuro, ni lleno ni vacío. Esa circunstancia, nada superflua, empezó a perder su razón de ser cuando, creyendo que la ciudadela les proveería a todos eternamente, descubrieron que los recursos escaseaban, que las murallas no eran seguras y que la imagen distaba mucho de ser nítida. Los menos incautos del lugar comenzaron a advertírselo a los demás. Pero el paisanaje, obnubilado por el artificio, emborrachado por la irrealidad e hipnotizado por la mirada onírica de la costumbre, que es tanto como decir de lo imaginario, no les hacía caso. Hasta que...

(no continuará)       


Recomiendo este artículo aparecido ayer en El País. No tiene pérdida:

http://elpais.com/elpais/2013/07/04/opinion/1372958681_501902.html


(Ilustración de Luis Scafati, http://www.luisscafati.com.ar/ )


12 comentarios:

  1. Contundente como la mismísima realidad, el artículo de Valdecantos. Pero, aunque no continúe, me quedo con la fábula aérea, por la nitidez con que ilustra las vicisitudes del buñuelo patrio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que fue Scafati el que decidió con su ilustración mi texto. Asociaciones de ideas...

      Eliminar
  2. Normalmente ando bastante desconectada, es lo que más conviene a mi salud mental, sin embargo al hilo de la cuestión he de confesar que cada vez que escucho lo de la "MARCA españa", se me revuelven las tripas, a veces para bien y evacuo. Perdón por la grosería, pero es cierto. Tengo pensado escribir algo al respecto pero luego, me olvido.... para bien. Ya veremos, ya. Bs.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si tuviera que mencionar Marcas España difícilmente podría citar una seria...Todo suena a chirigota, pero mí ser exigente, no me sirve. Me niego a entrar en el mal rollo de la parte infamante del surrealismo. Otra cosa es APRECIAR los trabajos anónimos, se hagan marca o no, de muchos sectores y trabajadores, los que cuidan la asistencia sanitaria, la investigación, etc.

      Escribe algo, venga, te animo, sea sobre las fraudulentas marcas o sobre evacuaciones perentorias a la que nos lleva la práctica ordinaria de este gobierno nazional.

      Eliminar
  3. Acabo de enterarme, aquí, en tu blog, de que ha muerto JJ. Cale... Era, y es, uno de mis más queridos músicos y una buena persona.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese vídeo es espléndido. ¿Te das cuenta la de gente buena que cumple su ciclo y nos deja? Pero ciclo creativo, no solo temporal, inerte...

      A la eterna salud de JJ Cale.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Fackel, descuida amigo, el síndrome de vivir en la pelotudez
    es ya una pandemia a esta altura
    .
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Generalizada...pero, ¿no habrá antídoto ya, Omar?

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Creo que hay más mundo tras Europa, ¿lo creeran los que nos gobiernan? No me identifico en absoluto con Alemania, Austria, Bélgica, Bulgaria, Chipre, Dinamarca, Eslovaquia, Eslovenia, Estonia, Finlandia, Francia, Gran Bretaña, Hungría, Irlanda, Italia, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Malta, Países Bajos, Polonia, República Checa, Rumanía, ni con Suecia. Tal vez un poco con Grecia y Portugal, no sé si es porque compartimos la misma suerte impuesta, los veo más cercanos. Desde que a alguien se le ocurrió que había que europeizarnos hemos ido dando tumbos, y así estamos como estamos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo quiero pensar en que habrá "otro a modo" de Europa. No me atrevo a hablar mal de nadie, de otros países, cuando tenemos una trayectoria tan retorcida (y soy suave expresándome) Cierto que cuando deberían haber ayudado las naciones democráticas a España, en su momento decisivo (1936) no lo hicieron, lo cual decía bastante de sus políticas poco solidarias. Tampoco sé hasta qué punto toda la ayuda o aportación más reciente de la UE ha sido bien aprovechada por nuestros gobiernos sucesivos. De cualquier modo, lo que está pasando -con la actuación de los grupos de poder en la oscuridad y su control sobre los órganos de la UE, FMI, BCE- creo que va en la dirección de readaptar España a unos intereses económicos a los que estamos vendidos. Con incierto futuro. Hace años yo decía: hemos cogido el tren tarde y mal, pero concebía esperanzas. Ya no tengo tan claro ni si lo hemos cogido...no hay más que ver el desmantelamiento industrial masivo de muchos sectores de la producción. Sigo creyendo en la europeización, pero de otra manera. Un abrazo.

      Eliminar
  6. Por desgracia, sí continuará, ¿no? Welcome to Sansueña, amigo Fackel, donde buena falta hacen unos cuantos tocayos suyos: ya está bien de tanto paisanaje "cloudy".
    Desde luego el artículo no tiene desperdicio alguno, igual que su blog.

    Abrazos fenicios,
    PeterP.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El paisaje nublado, gris, turbio es una constante en lo que conozco de Sansueña a lo lago de mi tiempo vital. Salvo algunos claros, que resultaron ser nubes pasajeras, cuando llegamos a creer que al fin llegaba aquello de: ¡Luz, más luz!

      Ni por esas.

      Gracias por solidarizarte con mi causa perdida, PPan.

      Eliminar