.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








sábado, 27 de julio de 2013

Apuntes nefastos






Hay muerte, hay dolor, hay solidaridad, hay impotencia. Pero hay, mientras, otras cosas más deplorables...Por ejemplo, en orden más o menos cronológico:

* Va el jefe innombrable del ejecutivo impresentable y copia y pega en twitter un mensaje de condolencia sin borrar un párrafo referente a otro correo puesto cuando un terremoto de China. ¿Ni siquiera hay sensibilidad para redactar con sentimiento natural unas palabras que sean más auténticas y no un vulgar corta y pega de adolescentes? Cuando se pierde la naturalidad de los sentimientos y las identificaciones con las desgracias ajenas, mal se va. Ese señor va muy mal.

* Va TVE y no acaba de ir. La lentitud en el tratamiento de la noticia del accidente ferroviario da mala espina: ¿estaban esperando órdenes del ministerio de turno o es incapacidad manifiesta porque dicha emisora ha caído a niveles antidiluvianos? Ese medio del gobierno va mal, muy mal (pero con dinero público)

* Va el innombrable y veterano diario de tradición monárquica y franquista (tres letras tres) y en portada culpabiliza y demoniza al maquinista del tren. Horror de infamia, pero ¿de qué me sorprendo? Es su línea histórica, esa que dice que mi verdad me hará libre (si cobro por ella, más)

* Va la innombrable número dos del ejecutivo el viernes, a su izquierda y derecha dos ministros de los que siempre echan risas, y los tres de riguroso luto. ¿Creen que el fundamentalismo de las formas expresa sinceridad? Siempre mirando a las gradas para que los suyos les aplaudan. Mientras iban de luto hablaban de poner en marcha no sé qué programas de recortes municipales que podrían acabar con 72.000 empleos. Más luto.

* Va la realeza a dar el pésame en persona, pero mejor de esto no hablo, porque todo lo que me viene de esa jerarquía bajo sospecha me es ajeno a estas alturas de mi vida. Más formalismo, convención, espectáculo forzado y forzoso por las circunstancias. Ahí la tonta es la gente que sale a babosear el paso de los transeúntes egregios.

* Van las direcciones de RENFE y ADIF, y antes incluso de una investigación y sumario judiciales, se permiten acusar a lo bestia al maquinista. ¿Por qué? Ah, ay que salvar el negocio. Por una parte les debe espantar que se investigue más allá y que haya un debate público   -esa transparencia, señores del PP, tienen una oportunidad de oro para demostrar que son unos tíos cojonudos en transparencia-  no vaya a ser que la circulación ferroviaria no sea tan correcta. Por otra parte, están en marcha proyectos de venta de producto en Brasil para alta velocidad...he oído que el gobierno brasileño exige a las empresas que construyan las líneas demostrar que no han tenido accidentes en al menos diez años. Perplejidad. Money is money, señores directores generales de ADIF y RENFE, ¿verdad?

Y supongo que los apuntes nefastos  -que no los escribo yo, oigan, sino los acontecimientos y los aprendices de brujo-  seguirán sucediéndose en los próximos días... 

Conclusión: que esto promete lo de siempre, que el muerto al hoyo y los vivos vivísimos a sus business

La solidaridad...una virtud espontánea de las gentes, que no necesitan instrucciones para llevarla a cabo. Pero en las carteras ministeriales no cabe el término y en los consejos de administración de las empresas es desconocido.



(La imagen de Malevich, naturalmente)

  

18 comentarios:

  1. Crónica nefasta, sí, pero muy bien resumida. Ni el dolor se escapa de estas incompetencias. Si se penaliza al maquinista también deberá hacerse con los responsables de un sistema de seguridad que no funcionó, espero que no intenten tergiversar eso...Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Habrá que hacer causa de justicia de este luctuoso acontecimiento. Son temas complejos que exigen claridad completa. Si las autoridades y las empresas ferroviarias se han puesto extremadamente nerviosas, ¿por qué será? Tanta humanidad deshumanizada...sospechosa, ¿no crees? Un ingrediente más al hiper Debate nacional, que ya es amplio y complicado de por sí. Un abrazo, Fedora.

      Eliminar
  2. Hay que mirar con buena y dirigida atención, como has hecho tú, Fackel, pues ya si una persona como Rajoy, por muy agobiado que esté por sus hediondos asuntos de presidente de gobierno, no es capaz de teclear un sentido mensaje de compañía, con sus temblorosos dedos... Hasta se hubiesen disculpado las mayores faltas de ortografía, pero de sus manos humanas conmovidas, pero eso que mandó, eso da asco, eso es la política, eso no se puede olividar, es un síntoma neto, tal cual con los muertos como con los vivos.
    Salud
    k

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A estas alturas, Karmen, trato de leer entre líneas o sobre los renglones torcidos o en lo que no se dice o escribe o en lo que no se señala pero es tan luminoso...en los pequeños (no tan nimios) detalles hay claves que conviene considerar. Los asunto técnicos del accidente son "propiedad" o cometido del juez y su investigación, digamos. Pero todos debemos fijarnos en lo que gira alrededor...y ya empieza a olor a mierda de vivos.

      Un matiz: ese comportamiento del innombrable presidente es de SU POLÍTICA. Para mí la política es otra cosa y constructiva. Como todo en esta vida puede hacerse un uso dual, injusto y de descrédito. Me gusta matizar...si no, ¿cómo y quién gestionaría los asuntos públicos? El problema NO ES LA POLÍTICA sino la APROPIACIÓN de la política por parte de cierta clase, ciertas castas, ciertas instituciones que se creen propietarias de vida y haciendas.

      Un abrazo, saludable siempre.

      Eliminar
  3. Ni las instituciones, ninguna. Ni menos aún las autoridades, ninguna. Ni siquiera los distintos estamentos... ¡La gente!, así de simple... La gente solidaria con la gente y padeciendo con la gente.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Autoorganización? Espontáneamente hubo reacciones, y hoy sale en la prensa que los servicios de la administración tardaron...¿De qué van?

      Eliminar
  4. Lo que yo no pillo es como un maquinista que sabe que hay una curva de 80 km/h entra a 190, ....raro, muyyy raro, a no ser que se quisiese suicidar, cosa poco probable, así que me huele a tongo y a tongo, no queriendo asumir LABASURADELIMPERIO responsabilidades por tanto recorte económico...recorte de vidas.
    La guillotina es leve, mejor Hannibal Lecter...
    menos mal que refresca el tiempo un poco.

    Lo penoso de todo esto, es que solo tenemos una vida, ...ESTA y los monstruos nos las quitan o abrevian por dinero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me ocurre lo mismo, por más que la busco no encuentro una explicación lógica. El maquinista, profesional con un historial impecable, había tomado esa curva más de cuarenta veces. Si el suicidio o la enajenación quedan descartados, entonces, ¿cómo es posible esa velocidad?... Algo se nos escapa al intentar comprender el motivo de esta tragedia.

      Eliminar
    2. Cierto, Tula, es muy raro...aunque en conductas humanas -particulares y de grey- todo es posible, más allá de lo imaginado...pero el tema no es ese. ¿Y si en otro caso le da un colapso al corazón al maquinista y el tren queda a la deriva? ¿No hay soluciones, y la catástrofe está servida? Puntos débiles de las empresas, si lo das en pensar...

      Eliminar
    3. Confiemos en conocer unas causas inmediatas...sin que el árbol de este caso nos impida ver el bosque de otros temas: la fievre de los AVE, los trazados relativamente nuevos, no en todos los casos, los sistemas de seguridad, etc. etc.

      Eliminar
  5. Sí amigo, es mucho el dolor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sobre todo el de que la haya tocado de pleno...Y hay un dolor plural, añadido...

      Eliminar
  6. Empatizo con le dolor y entiendo la indignación ante quienes lucran con él. Me quedo con lo que las tragedias sacan de las gentes: sacan lo mejor nuestro y eso es lo que debe destacarse en esto, amigo Fackel.

    Un abrazo!

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. María, claro que hay que destacar lo mejor, que es más de lo que parece. Pero también lo mejor es indignarse: exigir, clamar, reclamar, que no nos toreen los ambiciosos y sus vigilantes del orden. Hay que destacar todo lo que es humano. Superar la barbarie y crear aliciente con el apoyo mutuo. Están pasando demasiadas cosas en España...Un accidente nunca es un accidente del todo, algo casual, inevitable...Creo que los españoles han vivido en una burbuja mental y están NACIENDO de nuevo las preguntas...por ejemplo, cuando se cuestiona incluso la seguridad de los ferrocarriles se está poniendo en tela de juicio muchas maneras de diseñar los negocios, las inversiones, las gestiones privadas y públicas...Hay mucha tela por cortar, que decimos aquí.

      Me alegra tu empatía, sigamos.

      Eliminar
  7. Gracias, Fackel, por este post.

    Sin ninguna gana de polémica, me reviente cómo se hace culpable al hombre maquinista tan rápidamente, y los jefazos de renfe y adif, con los riñones bien seguros y apoltronados olvidan contarnos que ese punto negro de la red española no tiene suficiente seguridad de balizamiento, cuyo costo quizá sea menor que el contenido de un sobre ppero de Luis el cabrón, en una curva que sigue el trazado antiguo porque había que inaugurar la obra y no se podía perder tiempo ni gastar más dinero en expropiaciones para hacer un trazado recto, como en el resto de España. Rapidez en echar la culpa al de abajo para que no fracase un negocio de muchos millones de venta del invento en el extranjero.. Cosas que voy leyendo en los periódicos.

    No se puede dejar toda la seguridad de un tren que alcanza esa velocidad en manos humanas.

    Por la pela, por la cobardía de los que en su momento decidieron, es por lo que ha muerto tanta gente, por lo que a un trabajador que tiene que estar destrozado, se le señala como único culpable. Eso es una vergüenza.

    Mi respeto y solidaridad con ese hombre.

    Mi desprecio más absoluto por nuestros cobardes dirigentes, los gestores de todo el entramado, etc. etc.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que cuestionas, Casilda, lo vamos teniendo muchos en la mente. Tratarán de aislar el problema. Dirán: eso ha sido solo un accidente y desde el momento que se mira la causa inmediata y si se la aísla de otros condicionamientos, como los que citas, pues la cabeza del maquinista está servida.

      Habrá que aprender mucho. Y en la calle habrá que tener opinión y quitar vendas. Me estoy encontrando estos días criterios lúcidos, pero hay otras maneras de "pensar" que son repetición de las voces de sus amos (vías Cope, gobierno, periódicos amarillos...)

      Calma y respeto.

      Eliminar
  8. análisis minucioso, Fackel...

    es algo que entristece muchísimo, esta deplorable realidad donde hasta el dolor se mercantiliza a una velocidad pasmosa...

    bochorno auténtico, y no sólo por el verano

    y tristeza sobrecogida ante la tragedia

    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ves, compañero, además, como decían en mi trabajo: hay gente que nace con estrella y otros...estrellados. Pero las cosas no son porque sí, ni tienen por qué serlo. Volvemos a la crisis del 98 (1898)...pero no es la pérdida de las colonias ni la decadencia imperial ni la miseria -de momento- extrema lo que nos debe guiar en una RECUPERACIÓN sino un sentido individual y colectivo. Nadie nos da el pan ni el trabajo ni la libertad por las buenas.

      Ir más allá, siempre mès lluny...

      Eliminar