.

.

La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







martes, 21 de mayo de 2013

Nada de jaula

























No sientas tu cuerpo como una prisión pues siempre puedes volar desde dentro de él.
No pienses que se te niega el cuerpo pues siempre te sentirás ocupado dentro de él.
No esquives los límites de tu cuerpo pues te creces dentro de él.
No lo tildes de imperfecto pues tu construcción solo es posible dentro de él.
No lo ignores pues estarás desechando la expresión del mundo que hay dentro de él.
Aun siendo el espacio que se te obsequió no lo trates como si sobraras dentro de él.
Aunque te parezca que se reduce no dejes de habitar con amplitud dentro de él.
Aunque se te ofrezca etéreo no te engañes pues el vacío no existe dentro de él.
Aunque oprima su peso estímalo pues la gravedad no se impone a cuanto hay dentro de él.
Aun sintiendo que se agota imagina que renaces dentro de él.
Es un sueño que alguien acuda a salvarte si alguna vez crees que no tienes lugar dentro de él.



Y ahora esta bonita canción del grupo Arcade Fire...




My body is a cage that keeps me
From dancing with the one I love
But my mind holds the key

(Mi cuerpo es una jaula que impide
que baile con la persona que quiero.
Pero mi mente tiene la llave)




(La fotografía es de Eric Marváz)


4 comentarios:

  1. Es que tú eres tu cuerpo y no eres otra cosa, ni estás dentro ni estás fuera, no hay otra cosa en ti que tu cuerpo y cualquier trascendencia no es más que ciertas conexiones entre las partes de tu cuerpo, neurona con neurona, músculo con hueso, páncreas con sangre, etc. La piel es lo más profundo que tiene el ser humano.
    Salud
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bien precisado por tu parte, Francesc. Las obras humanas están hechas a partir y desde y por y en función del cuerpo. La profundidad de la piel: no hay más que ver la dimensión que adquiere una caricia o un daño.

      Bien estar.

      Eliminar
  2. "La mente es la clave".
    Me persigue esta canción.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y qué crees, que a mí no? No te cuento la de veces que la he estado escuchando según escribía o pensaba otras cosas.

      Eliminar