.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








lunes, 29 de abril de 2013

El despertar de Job





















Al despertar aquella mañana comprobó perplejo que el viento se había llevado todas sus pertenencias. Pero le había dejado intacta la más valiosa: su íntima desnudez.




(Imagen fotográfica de Ralph Gibson)


2 comentarios:

  1. Gracias por su visita!
    Escribir y amar ... Eso en sí mismo es poesía!
    Seu blog é absovidor!
    ¡Enhorabuena!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Obrigado, Maria Clara. Medito tu comentario. Bienvenida.

      Eliminar