.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








viernes, 26 de abril de 2013



















Dudo que haya río que no haya arrastrado en su curso cieno, sangre, lágrimas u olvido. 





6 comentarios:

  1. Yo también lo dudo, imaginando el cieno que un día amortajó a Virginia Woolf.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por ejemplo. Yo pienso mucho en el cieno que tiene que haber dejado hundidos para siempre a pastores nómadas, legionarios romanos, vecinos asaltados en los caminos, obreros constructores de puentes, suicidas ocasionales...

      Eliminar
  2. Los ríos són como la vida, algunos son de aguas limpias y cristalinas y otros siempre seran de color oscuro, sin poder reflejar nada...
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Solo que todos los ríos suelen cambiar su tonalidad en función del volumen de agua que reciban, los derrumbes de las orillas y otras serie de accidentes manu humana.

      Eliminar
  3. El agua lo arrastra todo, la memoria del río persiste en su fondo.
    Si en una sequía mirásemos ese fondo leeríamos en el muchas historias.

    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Equilicuá. El arrastre externo de un flujo incesante no anula la potencia de sedimentación en cuyo seno debe haber historia y vidas frustradas a mansalva. Hay tantas capas bajo nuestros pies...

      Eliminar