.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








lunes, 18 de marzo de 2013

Zen azul






















ha sido lo más interesante que hoy me ha pasado; tener una percepción visual como ésta; encontrarme en una calle la pintura que reproduzco; está hecha directamente sobre la pared de un edificio en una calle céntrica, aunque sin apenas tránsito; lo curioso es que estaba ahí hace un año o acaso más de un año; no ha perdido intensidad su cromatismo; la he fotografiado porque me ha parecido bella; me he detenido a admirarla; acaso necesitaba sentir hoy un cierto tipo de admiración por algo y ese trabajo ha venido muy oportunamente para mi calma; no me invitaba a pensar en nada; más bien me sentía llamado a dejar de pensar; no, no me ha llegado olor a salitre ni viento de poniente ni escuchaba graznido alguno que anunciara una costa; más de algún viandante habrá pensado que era un orate; plantado en medio, aguantando la gélida corriente que soplaba; me costaba alejarme; a veces la fascinación no tiene forma ni nombre ni situación; simplemente la algarabía de unos colores, la mixtificación de unos trazos como si la tinta sangrara, la expansión de una superficie que sin aumentar de tamaño crece; como un convite de la abstracción yo mismo notaba que me iba desproveyendo de cuitas, recados, objetivos y proyectos; la percepción por la percepción; el significado oculto sin el raciocinio consciente; la pasión por el azul; no me sentía ni fuerte ni débil, ni seguro ni temeroso, ni agitado ni frustrado, ni ocupado ni vacío; era y estaba; creo que volveré; apenas tengo que desviarme; y he mejorado; ¿qué he hecho después durante el resto del día?; absolutamente nada




16 comentarios:

  1. A veces, nuestra maltratada sensibilidad encuentra su alimento dónde y cuando menos se lo espera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa sensación tuve ayer yo, y me parece de lo más inmenso.

      Eliminar
  2. No hacer. Hacer exactamente nada. No existe lugar mejor, hacemos mucho cuando dejamos de hacer tantas cosas.

    Se decía un poeta con mucho tino

    Hafiz, la vida es un enigma, abandona:
    no hay otra respuesta que esta copa.

    Cuídeseme Fackel, no faltan motivos para alegrarse; acaso por un momento

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué buen poeta Hafiz, aunque a mí las traducciones de Cansinos Assens no me entusiasman porque las adapta al estilo español, pero no tengo otras.

      Te paso una robaiyyat de Omar Jayyam a cambio:

      El cuerpo y su figura, oh necios, no son nada,
      nada los nueve cielos, su bóveda estrellada;
      tú, goza, que en el mundo degradado del ser
      dependemos de un hálito, y éste tampoco es nada.

      Procurando cuidarnos, aunque no depende de uno mismo exclusivamente.

      Eliminar
    2. Exclusivamente de usted, Señor.
      Veo que quedarse en el azul funciona. El espectro de la luz en esos "tramos de ondas" es percibido por el ojo humano, de ahí lo de "visible" pero es bonito entrenarse en el azul y ahí, llegar hasta el violeta. En la frontera.
      Me alegro mucho de su desconexión temporal.

      Eliminar
    3. Sé tan poco de física...Nunca he entendido bien lo de los espectros de la luz, las ondas, nuestras percepciones...eso que llamamos colores y con los que nos gusta vestir, habitar, hallar por doquier y disfrutar con los ojos. Por cierto, en el interior de la tierra ¿habrá colores? Qué bobadas digo; por supuesto. Lo que no hay es luz. Pero los minerales lo impregnan todo. Hay verdaderos cuadros. Todos los géneros cromáticos se desarrollan allí dentro. Mano ausente del hombre (Las pinturas de las cuevas habitadas es otro tema)

      Eliminar
  3. Siempre he defendido el arte urbano, me parece el más puro de todos, el más sincero. Beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy particular, pero expresivo. La imagen del post anterior también la pillé en otra calle. Un abrazo.

      Eliminar
  4. Sencillamente hermosa, tiene una magia sublime que impregna el alma y deja huella en el pensamiento.
    Somos seres metafísicos.No hay duda.
    Gracias por el regalo, es un retazo de sensibilidad muy valioso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por entenderlo. Ahora, en lo de seres metafísicos...mire que tengo mis dudas severas al respecto.

      Pero ahí estamos. Muchas gracias.

      Eliminar
  5. Preciosa nota en tu siempre estimulante blog,

    permíteme que te deje un enlace a otro pequeño homenaje que encontré sobre el color azul:

    http://barzaj-jan.blogspot.com.es/2013/01/azul.html

    María

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María. Tiene buena pinta ese blog, lo miraré. Yo siempre agradezco cualquier aportación sobre otras expresiones y búsquedas.

      Eliminar
  6. El arte anónimo...como Altamira, sin ego, sin pretender...
    un abrazo desde los límites de la estepa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Altamira (o Lascaux o Maltravieso u Ojo Guareña...) es arte de hoy. Intemporal, sublime. Verdaderas perfomances (la disposición de la roca ayudó en ocasiones mucho con conciencia y elección del hombre)

      Marzo pluvioso en el corazón del valle arrasado.

      Eliminar
  7. Es curioso, a veces pasamos una y otra vez al lado de algo o alguien sin verlo, y un dia , sin saber porquè, lo descubrimos y hace que veamos la vida, con una nueva mirada mucho más profunda...
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ocurre con frecuencia. Pero hay días que nos llega más ese mensaje en forma de imagen o de persona. Al menos, nos paramos a des-pensar.

      Eliminar