.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








miércoles, 26 de diciembre de 2012

Destejer el lenguaje, propuesta de Octavio Paz




Leo en El mono gramático, de Octavio Paz:



"Las relaciones entre la retórica y la moral son inquietantes: es turbadora la facilidad con que el lenguaje se tuerce y no lo es menos que nuestro espíritu acepte tan dócilmente esos juegos perversos. Deberíamos someter el lenguaje a un régimen de pan y agua, si queremos que no se corrompa y nos corrompa. (Lo malo es que régimen-de-pan-y-agua es una expresión figurada como lo es la corrupción-del-lenguaje-y-sus-contagios.) Hay que destejer (otra metáfora) inclusive las frases más simples para averiguar qué es lo que encierran (más expresiones figuradas) y de qué y cómo están hechas (¿de qué está hecho el lenguaje? Y, sobre todo, ¿está hecho o es algo que perpetuamente se está haciendo?). Destejer el tejido verbal: la realidad aparecerá. (Dos metáforas) ¿La realidad será el reverso del tejido, el reverso de la metáfora—aquello que está del otro lado del lenguaje? (El lenguaje no tiene reverso ni cara ni lados.) Quizá la realidad también es una metáfora (¿de qué y/o de quién?) Quizá las cosas no son cosas sino palabras: metáforas, palabras de otras cosas. ¿Con quién y de qué hablan las cosas-palabras? (Esta página es un saco de palabras-cosas.) Tal vez, a la manera de las cosas que hablan con ellas mismas en su lenguaje de cosas, el lenguaje no habla de las cosas ni del mundo: habla de sí mismo y consigo mismo." 




Habría que destejer el tejido del lenguaje, como propone Octavio Paz; el lenguaje se abstrae de las cosas, cuando quiere darnos a entender que las posee; cuando ha decidido que nombremos los fenómenos, los objetos, las situaciones, las relaciones…resulta que el lenguaje se evade; abandona su eclosión metafórica para reencontrarse en un entente espacio-tiempo que se nos escapa; el lenguaje ha adquirido carta de naturaleza independiente pero, ¿cómo puede vivir si no es para justificar nuestros actos y cuanto existe en nuestro entorno?; el lenguaje se nos presta, él mismo se pone a nuestro servicio, sin sacrificio alguno por su parte, pero sí para nuestros rituales más íntimos; llegamos a emocionarnos con palabras, a amar utilizándolas afectivamente, a odiar empuñando epítetos de desprecio, a sentir dolor poniéndole nombres y conjurándolo; no sé hasta qué punto muchos acontecimientos de la vida y de la naturaleza que hemos capturado los humanos serían lo mismo sin el lenguaje; tal vez al recurrir a ese mundo donde la metáfora campa a sus anchas logramos relativizar el nuestro; unas veces sublimando los sucesos, otros reduciéndolos; el problema reside en que llega un momento en que estamos en una tierra de nadie, en una delgada línea donde no distinguimos qué hay de posesión o de carencia de realidad; y no captamos con claridad si el lenguaje oscurece y traduce los acontecimientos a lo que no son o si nos permiten recibir la luz; particularmente soy un relativo pesimista; se ha hecho del lenguaje ritual en lugar de reconocerlo como honesta herramienta de construcción (o de demolición); y los rituales expresan las situaciones emocionales en las que la vida individual y colectiva se tambalea; destejer el lenguaje, sí, pero sobre todo descubrir las intenciones de los hombres, desembarazarlas de las falsedades, obligarnos a eliminar lo enmascarado, donde el lenguaje juega un papel de rendición fundamental, pero no es el único; ¿hay vida más allá o más acá del animalarium metafórico que desvía los caminos?




(Fotografías de Roman Sejkot)


15 comentarios:

  1. La realidad humana existe por el lenguaje.
    un abrazo en Luna creciente.

    ResponderEliminar
  2. oportuno mensaje ante el chabacanizado lenguaje de hoy día
    .
    saludos y que tengas un gran 2013

    ResponderEliminar
  3. El Mono Gramático es uno de esos libros que me hubiese gustado escribir, el libro con el que descubrí a Octavio Paz hace 32 años. Luminoso y vibratorio texto, porque es el texto de un poeta.
    Pienso que el mayor poder demiúrgico del lenguaje es la poesía. De hecho a través de ella, se trasciende la inercia del texto escrito y creo que también el propio lenguaje.

    ResponderEliminar
  4. el lenguaje ha caído como herramienta y su metáfora, es el engranaje destruido sin el que poder tejer un nuevo lenguaje, que aún naciendo carezca de vanidad

    cuando abstraes una imagen las palabras no son necesarias y cuando abstraes una idea, unas palabras ya no necesitas una imagen / tal vez en el mount improbable de Wittgenstein

    descarguemos esos sacos de palabras todavía no escritas, aunque hieran, aunque se tornen en el animalarium.

    abrazos y que tengas buen cambio de año

    ResponderEliminar
  5. Tula, y su contrapartida -lo irreal- también sospecho.

    Oye, la luna llena es mañana, ¿no? Es que siento efluvios de licántropo...

    ResponderEliminar
  6. Omar. Chabacano es poco, Es farsa, engaño, desvirtuación, prostitución, hedor maloliente, repugnante uso...Los políticos, fatalmente cabrones al respecto. Los periodistas, salvo excepciones honrosas, criminalmente cómplices. Si se pierde la noción del lenguaje se mata la relación humana. Echo de menos una sistemática denuncia de filólogos, comunicadores sesudos y cualquier individuo sensato sobre la chabacanería y la inadecuada utilización del lenguaje.

    Salud.

    ResponderEliminar
  7. Ah, Omar, aunque cornudos y apaleados espero que 2013 me conceda al menos un buen cuerpo y una ardiente alma. Te lo deseo a ti también. Que no puedan los abyectos con nosotros.

    ResponderEliminar
  8. José María, te entiendo Es un libro algo complejo por una parte pero con una derivación poética inmensa. Algo original, fuera de los cánones, que exige leer porque exige meditar cada línea escrita. Relativiza de tal manera que rezuma vida. Pero es que la obra de Octavio en general es tan naturalmente incisiva, expuesta con una belleza formal y una comprensión de fondo de la vida que me entusiasma. Octavio nos salva, algunas de sus obras las tengo a mano para levantar el ánimo cuando flaqueo.

    Un abrazo, joder, que me gusta compartir sensibilidades.

    ResponderEliminar
  9. Y yo confío aún en la metáfora, porque tiene su parte relativista, capaz de crear espacios tranquilos y puentes de entendimiento. Pero si se toma solo la metáfora como mensaje la gente se pierde. Los gobernantes, y los que aspiran a ser recambio,lo sepan o no, han convertido a la metáfora creativa y prospectora en un medio para embaucar y lavarse las manos. Es decir, han impuesto la farsa alienante.

    Me quedo con: "cuando abstraes una imagen las palabras no son necesarias y cuando abstraes una idea, unas palabras ya no necesitas una imagen / tal vez en el mount improbable de Wittgenstein"

    Por mi parte, descarguemos las palabras y arrojémoslas -las limpias y precisas- contra los farsantes que abusan de nosotros.

    Salud segura y buen dosis de autocontrol, Rider.

    ResponderEliminar
  10. es indispensable ver el lenguaje desde sus partes mas simples, desde la intensión con la que se quiere observar y con gran detenimiento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que intentar verlo desde todas sus partes, en todas ellas hay intensidad, ¿no crees?

      Eliminar
  11. es realmente perfecto desde cada angulo es un lenguaje en si mismo.

    ResponderEliminar
  12. El lenguaje como mera alusión...Más allá la empatía como conocimiento directo no puede describirse. "Es como tratar de describir los colores de la selva con el lenguaje de un corredor de bolsa" (Palabras más, palabras menos creo que esta cita es de Borges, si mal no recuerdo)

    Gracias. Genial.

    -

    A cabo de publicar El Lenguaje de O paz en mi blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, José, admiro mucho a Octavio, ahora, el 31 de marzo, se celebran los 100 años de su nacimiento.

      Un abrazo.

      Eliminar