.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








viernes, 19 de octubre de 2012

escuchad la belleza






dónde la frontera en las expresiones, cuando la palabra se desliza y se diluye en otra materia, cuando el balbuceo gutural se afina hasta lo insospechado, cuando ese bagaje se traduce en sonido incesante, cuando se alía con los otros sonidos que emergen desde los instrumentos que ha inventado el hombre, cuando todo ello cede a una nueva creación superior donde los dioses antiguos se mueren de envidia, cuando notas y palabras desnudan los gestos, donde todo se constituye en un gigantesco ensayo, y tenemos entonces la intuitiva sensación de la vida como ensayo permanente,  como prueba deslizante, en perpetua construcción, y disponemos de una sedimentada convicción de que hacemos vida a cada paso, incluso en nuestras quiebras y nuestras afectaciones, ¿no cabe entonces mayor convencimiento de estar llegando constantemente a alguna parte? ¿no entedemos ahí el valor del momento? ¿no desalojamos en ese instante cuanto nos abruma? ¿no nos descubrimos cada uno de nosotros como el átomo que los otros átomos precisan para seguir a un destino del que no necesitamos un nombre para sabernos? ¿no nos fugamos de nuestra somera condición y rostro para sentirnos música y, por lo tanto, alegría? escuchad, escuchad la belleza en el estado que la especie humana arrebata



(atención al llegar al minuto 15'18 de Diana Damrau)

10 comentarios:

  1. La belleza del futuro que le queda por delante para poder desarrollar ese inmenso potencial que la capacita para una técnica casi inalcanzable. Por lo demás, prefiero a la castafiore, ;)
    Hay algo con lo que no se nace, por no negarle futuro, ni se aprende, por no negarle talento y esfuerzo, y no sé cómo llamarlo.

    Un beso

    ResponderEliminar
  2. No conocía esa soprano,...me ha encantado, probablemente sea feliz al cantar.
    Comparto tu gusto por la ópera, en concreto las cantantes femeninas.
    un abrazo creciente.
    Tula.

    ResponderEliminar
  3. Damrau me puede, me enamora, me transporta. Ya sabes un poco el pique mediático con Netrebko... tontería extrema: ambas son maravillosas. Damrau además de ser muy buena es una comedianta de cuidado: te recomiendo el aria Glitter and be gay que circula por la red, una versión en que se pone a hacer el payaso y le da accidentalmente un golpetazo al micro. O la ópera enterita, que está en youtube también, Le Comte Ory que a mí me encanta. Además del Mozart con el que se hizo famosa, con aquella Reina de la Noche.

    En fin, que sí, arrebata sin duda... Ah, y yo siempre creo que hay una serie de compositores a reivindicar ya: Cimarosa, que dentro de todo es bastante desconocido, Paisiello, Martín y Soler, y desde luego este Salieri que ella canta, entre otros.

    Gracias, no conocía este vídeo.

    ResponderEliminar
  4. Escucho esta belleza y con osadía,
    me adentro en el sueño de la noche,
    de un bello cuerpo perfeccionado
    en el mármol y su belleza
    la siento más que conocerla
    y su tesoro escondido
    lo quiero conocer, más que poseer.

    Salud
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
  5. Sofía, no entiendo apenas de ópera, pero me encanta hallar sorpresas. Y lo de esta Diana Damrau me parece asombroso y comunica la alegría de la música. Un pasito más en mi lento y despistado aprendizaje de lo desconocido.

    ResponderEliminar
  6. Tula, como digo mi conocimiento va poco a poco, sin forzar, dejándome llevar por hallazgos y receptivo al boca oreja. En este sentido, la Red sirve para ir adentrándose. Hay un aprendizaje creciente, como la Luna.

    ResponderEliminar
  7. No, Ramón, ni idea de ese pico entre sopranos. Pero ese tipo de confrontaciones suelen darse entre los buenos (buenas, en este caso)

    Conincido contigo en que hay que conocer por parte de quienes no son solamente iniciados o profesionales de la música, a autores tan geniales como los que más se han aireado. Por ejemplo, Martín y Soler es enorme, creo que en su tiempo era más conocido y valorado que Mozart, por ejemplo. Y mozart mismo echó mano de cosas suyas y las añadió, por ejemplo en Don Giovanni.

    ¿Salieri? Es espléndido. Supongo que la leyenda negra le ha perjudicado. Por cierto, ¿qué me dices de Boccherini? Si hubiera estado en otra corte europea en lugar de la española acaso hubiera sido considerado mucho más. No creo que le vaya a lazaga a Mozart.

    En fin, tanto por descubrir. Ojala la música nos siga ayudando a ser libres.

    Buscaré lo que indicas de la Damrau y su micro tumbado. Gracias.

    ResponderEliminar
  8. Bello semipoema el tuyo, Francesc.

    En el conocimiento, o al menos en el afán por conocer, está la clave de la apreciación de la belleza. La belleza existe por sí misma. Solo resta que nos aproximemos a ella.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Fackel, yo tampoco entiendo de ópera más que lo normal porque me gusta y alguna he escuchado, pero en cuanto a nombres y demás, ya sabes que no es mi fuerte precisamente. Me refería a la castafiore de "Tintín", :)).
    Sí reconozco un don con el que me regalaron al nacer algunos dioses buenos, captar en cualquier arte un algo que esta mujer aún no posee, o no ha desarrollado, o no ha nacido con él, o... cualquiera sabe.
    Un beso

    ResponderEliminar
  10. Protege y haz buen uso de ese don, Sofía, pues. Que sirva de aliciente para quien sea avisado por vos.

    Buena noche.

    ResponderEliminar