.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








miércoles, 26 de septiembre de 2012

¡vergüenza! ¡vergüenza! ¡vergüenza! ¡vergüenza! ¡vergüenza! ¡vergüenza!¡vergüenza! ¡vergüenza! ¡vergüenza! ¡vergüenza! ¡vergüenza! ¡vergüenza! ¡vergüenza! ¡vergüenza! ¡vergüenza!



¡vergüenza! 




Ver el vídeo que hay en este enlace, por favor.

http://politica.elpais.com/politica/2012/09/26/actualidad/1348687650_075542.html

Me he emocionado con esa escena de resistencia cívica que aparece en el vídeo, en la que un hombre que protege enérgicamente a otro hombre pronuncia sin fin una de las palabras clave de la humanidad. Mejor dicho, proclama su valor conceptual. La dignidad muestra así su rostro constructivo y pacífico frente a la barbarie. Gracias, hombre, porque hacía tanto tiempo que no veía hacer un uso tan apropiado de una palabra esencial. Hacía tanto tiempo que no escuchaba la voz de la autenticidad. Y de paso decir que es inmensa la efectividad que puede tener una palabra repetida y dicha con coraje. ¿Qué comentar del sólido gesto protector del hombre con el otro hombre? Que viva la Humanidad. Ésta ante todo. Con ella, con la que encarna el hombre que reivindica la ¡vergüenza! iríamos por mejor camino.  

Que cada cual saque conclusiones.

22 comentarios:

  1. Es cierto, la vergüenza proclamada en su voz, en ese momento tiene una fuerza impactante y toda la autenticidad del mundo.
    Desde su gesto protector repudia lo vergonzoso y reivindica la solidaridad del ser humano.
    Si, es impresionante.

    ResponderEliminar
  2. Se despide a los médicos para pagar sicópatas, con dinero público, por supuesto.
    Nos gobierna el crimen económico organizado. Y están dispuestos a sacrificarnos a todos.

    ResponderEliminar
  3. Vergüenza es lo que siento yo... por ser español, y tener a la clase política que edulcora un régimen totalitario, o lo que es lo mismo, la dictadura a que nos somete, llamando democracia una vez y otra: queda demostrado que la gente llega a creerlo...

    ¡Ojalá (y pronto) Catalunya consiga la independencia, que después le siga Esukadi, y así hasta que la herencia del franquismo (que tanto idolatra la unión de la grande y libre) se queden en su pequeño estado...
    ¡Me voy a cagar...!
    Un cordial saludo utopazziano.

    ResponderEliminar
  4. Lo vi en directo, por la sexta. Lo más heavy lo escuché de boca de la delegada del gobierno..."La policía actuó correctamente, policías exponiéndose a la barbarie de los manifestantes que lanzaban toda clase de objetos"

    Tiene guasa, policias armados hasta los dientes,acorazados y medio camuflados para que no les viesemos el rostro...contra gente que paga el salario de esos monstruos con sus impuestos.
    Creo que España debe cambiar su constitución, apartar de una vez por todas esos rastros del franquismo que nos impiden evolucionar.

    Viendo en las noticias, ayer mismo,como se lo montan los manifestantes de Grecia, lanzando cócteles molo...eso, que no se como se escribe, pues en España somos demasiado pacificos.
    Repito, hay que ir a las manifestaciones provistos de casco,con un armazón protector de fabricación casera y porras,cualquier palo sirve, al menos para defenderse en igualdad de condiciones.

    Vergüenza y asco...

    Un abrazo colega

    ResponderEliminar
  5. Es más que vergüenza...pero me gustaría decir que la conciencia es la clave, sin ella no vamos a ninguna parte.
    "Es más facil que un camello pase por el ojo de una aguja que un rico entre en el reino de los cielos (la conciencia)".



    http://www.rebelion.org/noticia.php?id=138667

    ResponderEliminar
  6. Balbi L. Es que me quedé impresionado. La aparente fragilidad del momento, dos seres humanos que se ven cercados por otros seres que me resultan extraños (y para transmitirnos tal sensación ya se encarga su equipaje de combate desigual) e sen realidad una reacción de fortaleza, simplemente invocando una palabra de paz: ¡vergüenza!

    Para mí eso es actitud moral. ¿No tienen que decir nada los clérigos, los teólogos, los misioneros, los que predican y no dan trigo en nombre de la paz y el amor? ¿Han perdido su capacidad de denuncia? Ah, es pedir peras al olmo.

    Gracias.

    ResponderEliminar
  7. Sala. Grito de paz. La paz de la denuncia, de la resistencia, de la autodefensa, del apoyo mutuo. Un horizonte para recuperar viejos valores humanos.

    ResponderEliminar
  8. Neo. Absolutamente. Creimos en España que éramos europeos. Estamos descubriendo que habitamos el más bajo escalón. Pero esto no es degradante. Puede ser un punto de inflexión para renovarnos. El otro día, hablando con un trabajador portugués, me decíaque ellos habían sido siempre pobres, que vivían con lo que habían tenido, que no habían aspirado a mucho más, pero que nosotros nos habíamos creído ricos y nos habíamos mentalizado por encima de nuestras posibilidades. Acaso podamos descubrir mejor ahora nuestros límites. Pero es dolorosos que sea por el camino de siempre, el de la imposición, el allanamiento de nuestras vidas, la degradación a que nos someten los poderes de toda clase. En fin.

    ResponderEliminar
  9. Utopazzo, lo malo es que con esta gente totalitaria que va enseñando su rostro (la patita la mostró siempre entre engaños y trampas) cabe esperarse de todo. De todo. Esa gente está dividiendo la sociedad, atomizándola, quebrándola. Quieren que todos seamos, pensemos (o no pensemos) y acatemos como ellos gustan. Son el hilo conductor de una España vil y reaccionaria que viene impidiendo la coexistencia pacífica desde el siglo XIX. Van a perturbar mucho las relaciones humanas de los españoles. Salud.

    ResponderEliminar
  10. Gene. Tocas uno de las claves necesarias para la convivencia. Lo que para ti y para mí es necesario y obraría como totem, para la reacción española representada por el PP es tabú. La Constitución no puede ser una trinchera opresiva. Y lo está siendo, por una parte porque no se cambia lo obsoleto y por otra porque no se aplica infinidad de artículos, que quedan en papel mojado. Todas las medidas económicas se están aplicando hiriendo gravemente principios constitucionales. ¿No les importa esto a los jueces del T.C.?

    Y yo que defiendo como un camino en estos momentos sesudo y admirable la resistencia pacífica pero activa. Lo de los dos últimos días en Madrid lo vinculo a esta actitud. ¿Y si prosperasen este tipo de comportamientos cívicos y autocontrolados? ¿No crecería la asistencia a los actos y concentraciones? ¿No se ganaría la batalla de la opinión pública frente al Gobierno de los ricos y a los medios de comunicación sumisos?

    ¡Vergüenza! Una exigencia.

    ResponderEliminar
  11. Tula. Las circunstancias pueden (deben) conducirnos a esa conciencia. Una conciencia lo más larga posible y en muchas dimensiones (de vida, ecológica, convivencial, trabajadora, plantearia) Pero que tiene que ser de clase también, no obstante lo atomizado que el campo de empleados, trabajadores, precarios y parados se encuentre. Se irá recorriendo el camino. Es un deseo.

    ResponderEliminar
  12. Por cierto, Tula, ese enlace no me va bien.

    ResponderEliminar
  13. Camino, disculpa, me salté el orden. Eres contundente, no puedo restarte razón y menos rabia.

    El crimen de los poderes organizados. Ya dices bien. Les importa un rábano el sacrificio colectivo. Van a lo suyo. Desde nuestra parcela limitada y personal, hay que desenmascararles.

    ResponderEliminar
  14. No te va bien el enlace o lo que dice?¿?¿.
    de todas formas..
    un abrazo deseando caiga "el muro".

    ResponderEliminar
  15. Jaj. Hombre, que no se me abre, lo que diga no creo que me coja de sorpresa.

    Vuelvo a indagar.

    ResponderEliminar

  16. jejej, ...
    el video me parece terrible, quizás sea la impotencia que siento.
    Los de arriba nunca se irán por las buenas, habrá que echarlos...así es la vida.
    las revoluciones nunca fueron pacíficas, por que el acto de cambiar algo implica fuerza, intento y decisión.
    La violencia es una palabra mal vista pero común a la vida, todos los seres vivos la usan, hasta el espermatozoide que luchó por nosotros...otra cosa es la violencia gratuita con el fin de perpetuar el poder...
    bueno, pues eso ..un abrazo


    http://www.rebelion.org/

    ResponderEliminar
  17. Tula. Como siempre, clarísimo y contundente Chomsky. Ahora se entiende que le quieran siempre desprestigiar. Pero es muy mayor ya para preocuparle lo que digan de él.

    La cuestión de la violencia es que tendemos a ignorar la que cotidianamente muestra su rostro. O lo oculta pero actúa. La violencia late cada segundo dentro de nuestras vidas. La que se impone con leyes o sin ellas, con comportamientos de presión en los lugares de trabajo, con las hipotecas, con los medios informativos que corean a los gobernantes y difunden falsedades o no hacen nada por desvelar las injusticias y las corruptelas, con la publicidad que vende una imagen equívoca y falsa de la vida, con las castas religiosas que callan como perros porque viven del sistema...etc. No es tampoco violencia gratuita. Es el efecto violento de un sistema violento en su esencia. ¿No es acaso violencia la injusticia, la división de la sociedad en clases, la perseución o la apropiación de los bienes públicos por parte de entidades privadas?

    Bueno, pues a pensar en ello quien no haya alcanzado a dimensionar lo que hay.

    ResponderEliminar
  18. Qué fuerte lo que está pasando. Me quedo sin palabras, te lo juro. Y mientras, los informativos de la televisión más manipulados que nunca, sin apenas noticias sobre esto.

    ResponderEliminar
  19. Avant, c'est le comence... continuez le combat?

    Clamaban en el 68 francés. Es el comienzo en un sentido. La represión es la de siempre adaptada a los tiempos, con más alevosía, con más hipocresía: en nombre de la legalidad constitucional se justifica la barbarie armada el Estado. Pero lo ilegal de verdad es que la Constitución no funcione, no se respeten en la práctica los derechos reconocidos en ella y no se haga nada por cambiar lo obsoleto. ¿Tendremos que empezar a no reconocerla como Carta Magna del futuro?

    ResponderEliminar
  20. Ah, Francesca, y de las manipulaciones informativas no nos sorprendamos demasiado. Los voceros de sus amos se disfrazan de oferta comercial, de pluralismo y de representación social. Pero ya vemos el silencio que ofrecen, salvo excepciones.

    Habrá que buscar sustitutivos, ¿no?

    ResponderEliminar