.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








sábado, 29 de septiembre de 2012

A nuestros hijos



Con gente como la que aparece en el vídeo, ¿como es posible que los depredadores de nuestros días puedan pasar y hacerse con lo público y destrozarlo? ¿Van a lograr los ladrones y mentirosos apropiarse de nuestras vidas? ¿Cómo se puede aceptar que nos castiguen y sacrifiquen en el altar del mercado? ¿Cómo no hacer lo posible por detener su violencia? Permitidme que me deje sobrecoger por la sencillez y la firmeza de esa gente que canta. Afortunadamente existe otro Madrid como existe otra España. Atentos todos. Uno, que ha sido un escéptico del histórico grito ¡no pasarán!, por el terrible y lamentable desenlace que tuvo el acontecimiento que lo suscitó, ante gestos como los de este grupo y emocionado por esa conjunción de música y letra, está a punto de gritar:


¡no, no, no pasarán!
(¡esta vez, no!)


6 comentarios:

  1. Oye nene,como me he emocionado,se me ha hecho un nudo en la garganta,me he sentido hermanada con toda E`paña, sin distinción de nacionalidades, porque en definitiva todos tenemos los mismos opresores. No había visto este vídeo, no salió en la tele, que estos dias estoy invadiendo la casa de mi hija para ver las noticias, hasta el punto que me ha dicho que me comprará una, no para que no la incordie, si no para que pueda seguir todo este merdé que nos empastifa.


    Un abrazo Fackel

    ResponderEliminar
  2. Vaya, Gene. Esas mismas sensaciones y emociones las siento yo cuando veo el vídeo. Hay un espíritu de solidaridad de tiempos pasados, cuando los vínculos sociales eran más fuertes.

    Hay muchos vídeos que no salen más que en lared, vídeos de gente particular.

    Y hoy en Neptuno-Madrid vuelve a haber la tercera respuesta en una semana a la barbarie. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Neo, plegaria laica de los buenos deseos. Se aceptan. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. La emoción y el orgullo de haber estado y seguir ahí, pese al tiempo, a las lluvias de porrazos, patadas, además de vejaciones verbales por parte de esa 'policía' que olvida su origen etimológico de encargados de la seguridad ciudadana.
    Que se sepa cuáles son las armas con las que acuden a expresarse cada vez más ciudadanos, cada vez más indignados.

    PeterP.

    ResponderEliminar
  5. Comparto contigo esa ejemplaridad de los tres días de manifestación en Madrid de la pasada semana. Un camino. ¿Suficiente? De momento de posiciones controladas, consolidadas. Una violencia de los manifestantes hubiera sido utilizada por el Gobierno para desacreditar el movimiento. Los desacreditados han sido las fuerzas represiva, ergo los gobernantes que las han azuzado.

    Me ha gustado esa resistencia pacífica activa. Pero no me bastan los eslóganes críticos que se quedan en insuficientes, oscuros, sin alternativas...lo de "no nos representan", lo de la negación de los políticos en general o en abstracto, todo eso hay que matizarlo. El movimiento debe concretar más, distanciarse de la línea del populismo que puede aprovechar y compartir publicitariamente el descrédito de los poderes.

    Sigo viendo escasa vinculación en el día a día con el sindicalismo y las fuerzas de izquierda.

    De los orígenes etimológicos...el lenguaje en España murió con el erial de 1939.

    ResponderEliminar