.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








miércoles, 29 de agosto de 2012

El fabulista Ambrose Bierce




EL PRINCIPIO MORAL Y EL INTERÉS MATERIAL


"Un Principio Moral encontró a un Interés Material sobre un puente por el que solo podía pasar uno de los dos.

Agáchate, inmundicia -gritó el Principio Moral- y deja que pase sobre ti.

El Interés Material simplemente le miró fijamente a los ojos sin decir palabra.

¡Ah! -dijo dudoso el Principio Moral-. Echémoslo a suertes y así sabremos quién de nosotros dos debe retirarse para que el otro pueda cruzar.

El Interés Material mantuvo su silencio impertérrito y la mirada fija.

Con el fin de evitar un conflicto -prosiguió el Principio Moral, un tanto inquieto- me agacharé yo mismo y dejaré que pases sobre mí.

Entonces, por fin, el Interés Material encontró una lengua que por extraña coincidencia era la suya propia. No me pareces muy buen soporte -dijo-. Mi manera de andar es un tanto especial. Mejor será que te eches al agua.

Y eso fue lo que sucedió."



¿Cuento demoledor acerca de que Realidad se impone a Utopía? La historia viene de lejos. Los mismos intereses en pugna de hoy ya los conoció el escritor Ambrose Bierce en el siglo XIX (autor de la fábula aquí reproducida) y ya venían de más atrás. De ahí que la fábula esté tan clavada de cuanto acontece. En ella se reproduce la esencia viva de la historia de este modo de producción que se retuerce una y otra vez y engulle y vomita a sus hijos. Sistema que parece que está siempre al borde del descalabro, pero que se recupera antes o después con abundantes muertos y heridos (entiéndase esta expresión tanto en sentido literal como metafórico) Y con paisajes diferentes y ampliados (¿no es otra cosa la globalización?) Dinero y moral andan siempre a la greña, se podría decir en términos reduccionistas y simples. El Interés Material viaja en el haiga del beneficio, mientras que el Principio Moral sigue desplazándose en el coche de san fernando de la utopía. Uno expulsa siempre al otro. Son términos opuestos que nunca pueden ser complementarios (aquí el principio del Tao pincha) O bien el Principio Moral se doblega y se pone al servicio del Interés Material para justificarlo.

Pues bien, el escritor y periodista norteamericano Ambrose Bierce (1842-¿1914?) escribió las llamadas Fábulas de fantasía, que la Editorial Bosch publicó junto un grupo menor de fábulas a las que tituló Esopo enmendado y otro grupito que se muestra como Viejas historias remozadas. Todas ellas tienen el mismo tono sarcástico, irónico y hasta humorístico (en ocasiones rezuma tal grado de humor que parece más un autor inglés) Tanto adjetivo esdrújulo tiene que ver con el espíritu que le animó a escribir también su Diccionario del diablo. Estos pequeños relatos con consecuencia de crítica moral unas veces, con resultado satírico otras, con conclusión escéptica en otras más revela el conocimiento que poseía Bierce de la sociedad de su tiempo, de las instituciones, personajes y ambiciones que guiaban a los hombres.

No me cabe duda de que entre las lecturas de Bierce no faltarían los clásicos griegos o los fabulistas franceses, pues la orientación de su pensamiento recuerda a ambos. El estilo es breve, preciso y redondeado. Un goce para estos tiempos en que no sabes si amargarte con las tomaduras de pelo cotidianas o echártelas a la coleta, por eso de sobrevivir. Textos como los de Ambrose Bierce ayudan a sobrellevar las preocupaciones o a minimizarlas para que no nos produzcan acidez estomacal. Tras sus fabulaciones hallamos las contradicciones de las relaciones humanas, de sus instrumentos de negocio, judiciales o políticos, de las pasiones y enviciamientos de nuestra naturaleza. Es decir, todo aquello que debe ser objeto de chanza e hilaridad para demostrar lo patéticos que podemos llegar a ser. Bierce sabía poner en la picota la estupidez que frecuentemente se oculta tras cada conducta hipócrita.




("Fábulas de Fantasía. Esopo enmendado. Viejas historias remozadas". Ambrose Bierce. Colección Erasmo / Textos bilingües de la Editorial Bosch, 1980)




12 comentarios:

  1. Como muy bien dices, hoy en día la moral ha sido subvertida, y los antiguos vicios son actualmente virtudes necesarias para andar y "triunfar" en nuestra sociedad.
    Gran visión la de Ambrose Bierce, y muy acertada tu entrada.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Fackel, me ha gustado mucho esta entrada. Una fábula magníficamente elegida para el momento, o los momentos, o la historia en general que nos ocupa, ocupó, ocupará. Y sin embargo Utopía sabía nadar y siempre saca la cabecita del agua. Bs.

    ResponderEliminar
  3. Ahh y gracias por haber "plantado" una de mis piezas favoritas en el margen.

    ResponderEliminar
  4. Desconocía el fabulista, ves? siempre me llevo algo de tu bloc.

    Pues si, tenia mucha razón y su razón perdura,creo que todos caemos en esa trampa de descomposición,o mejor llamarlo trueque, porque lo que si es cierto es que somos materia y por ella sucmbimos. La moral? vaya usté a saber...cosa rara como dios, no se ve ni se palpa, pero todo el mundo habla de ella.

    un saludo

    ResponderEliminar
  5. Es probable, Carlos, que la Moral siempre haya sido objeto utópico, poco rector de la vida social, pues el Interés económico lo ha subvertido todo. Las morales han estado siempre al uso de religiones, ideologías, reinados, influencias y dictámenes. Pero algo había de acuerdo que se respetaba en cada etapa histórica, siempre traicionado, supongo.

    Lo cierto es que s elea lo que se lea de Bierce se encuentra relación con nuestro tiempo y país, luego es ya un clásico vigoroso y lúcido.

    ResponderEliminar
  6. Jaj, es verdad, Gene, ni se ve ni se palpa. Se ve y se palpa en pequeños espíritus que, por cierto, no tocan ni rozan poder alguno, gente que te encuentras en manifestaciones o en actitud cotidiana, que se agradece. Incluso conozco políticos -el espectro de estos es muy amplio tanto en sus destinos como en su modo de hacer- sobre todo en la órbita municipal, verdaderamente íntegros y consecuentes.

    Si tienes oportunidad, acércate a Bierce. Su "Diccionario del diablo" es fascinante. Y el libro del que hablo me ha sorprendido, no sé si aún se encontrará en las tiendas de libros.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Qué bueno, MJ. Me ha gustado eso de que Utopia saca la cabecita...la asoma levemente y enseguida un tropel, una ralea, una piña, una banda de salteadores de caminos la hunde d enuevo, ¿no?

    Nos gusta tener el sentido de la Utopía como una encarnación, un faro hacia donde dirigirnos o que nos remita a una Tierra Nueva, pero incluso este lenguaje mío resulta un tanto religioso, digamos, ¿no te parece?

    Vaya, si la puse ahí, la pieza, es porque también me atrapa. Cuidarse.

    ResponderEliminar
  8. ________________.O._______________________.*.*
    ________________.OO.___________________.*.*
    ________________.OOO.____________.O. * . *
    ________________.OOOO.______-.OOO. * . *
    ________________.OOOOO._-.OOOO. * . *
    _______________.OOOOOOOOOOO. * . * .
    __________-.OOOOOOOOOOOOO. * . * .
    _____.OOOOOOOO0000000OOOO. * . * .
    __________-.OOOOOOOOOOOOO. * . * .
    _______________.OOOOOOOOOOO. * . * .
    ________________.OOOOO._-.OOOO. * . * .
    ________________.OOOO.______-.OOO. * . * .
    ________________.OOO.____________.O. * . * .
    ________________.OO.__________
    ________________.O.______
    _______________+880
    _______________++88
    _______________++88
    ________________+880
    ________________+888
    ________________++880
    ________________++888_____+++88
    ________________++8888__+++8880++88
    ________________+++8888+++8880++8888
    _________________++888++8888+++888888++8888
    _________________++88++8888++8888888++888888
    _________________++++++888888888888888888_+88
    __________________++++++88888888888888888_+8
    __________________++++++++000888888888888+88
    ___________________+++++++000088888888888_88
    ____________________+++++++00088888888888
    _____________________+++++++088888888888
    _____________________+++++++088888888888
    ______________________+++++++8888888888
    ______________________+++++++0088888888
    ______________________++++++0088888888
    Que tengas un adorable fin de semana.
    ★MaRiBeL★

    ResponderEliminar
  9. Y siempre de actualidad, quizás porque van inherentes al ser humano. Lo malo es que a aveces, ni se plantean, ni llegan a encontrarse, como vemos claramente en la sociedad de consumo.
    Muy interesante tu entrada.
    Gracias por llevarme a conocer a este autor.

    Saludos y feliz semana

    ResponderEliminar
  10. Pilar. Me congratula que te entren ganas de leer a Bierce. Hay publicado en España más de lo que creemos Es siempre uno de esos autores oportunos, algo no debe transcurrir tan deprisa en el mundo para que tanto de lo que dice y satiriza siga en vigor.

    Gracias, salud.

    ResponderEliminar
  11. Fantásticos caballos :)

    ResponderEliminar
  12. Pues sí, Anónimo, lo son. no dejan de saltar entre las páginas de los libros. Algo querrán decirme.

    ResponderEliminar