.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








jueves, 8 de marzo de 2012

hallazgo




…pues sabiéndote en que conocer te hace fuerte sujetas la áspid
y la reduces hasta adornarte con ella cual ajorca de oro

mientras con la otra mano enarbolas tus divisas
tales el don de la imaginación y la potencia de tu pensamiento

son tus cabellos impetuosos como las corrientes que soplan desde Oriente
y los pliegues de tu vestido modelan tu cuerpo de oleaje

avanzas reconociéndote en el paso firme que te hace nueva
y no miras hacia atrás más que para confirmar tu marcha imparable



(fragmentos de un poema anónimo hallado en las Cícladas)

8 comentarios:

  1. ¿De qué época sería? Es curioso como los tópicos metafóricos, el pelo-viento, la ropa-oleaje, vienen de presuntamente lejos... Interesante.

    ResponderEliminar
  2. Es un precioso homenaje a la mujer por tu parte, Fackel, y tengo la sensación de que inspirado en ese relieve tan hermoso que reproduces en la foto.
    Ojalá el 19 de noviembre sea yo capaz de escribir algo tan hermoso para homenajear al varón.
    Un beso.
    te deseo un feliz día

    ResponderEliminar
  3. Ramón, los símbolos vienen de tiempos lejanos, de territorios de toda clase y de sentimientos análogos. Al final, su tiempo procede y se concluye en la misma naturaleza. Pero el arte reproduce sin cesar los elementos, cultura tras cultura, expresión tras expresión, género de estilo tras otro...y algunos lo copian.

    ResponderEliminar
  4. Sofía. El relieve me fascina, ese manierismo de adaptación a un marco limitado lo hace grande. Y luego, los textos clásicos, que abundan en las mentes de tantos contemporáneos, jaj...

    Anda, ahora me entero que hay un día del varón...¡lo que nos faltaba!

    ResponderEliminar
  5. Sonja, tres sílabas agradecidas.

    ResponderEliminar
  6. Siempre Eva.Madre de todos los Adanes faltos de una costilla.

    Maravilloso.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. O Lilith, ¿no?, Genettica. Que importan los nombres, ese vínculo mujer/madre/naturaleza lo descubrieron los antiguos hacen miles de años. No en vano la tríada mujer/diosa/virgen (religiosa) es una línea de continuación ideológica que ha aportado grandes obras de arte y expresión por una parte, pero ha interferido con su sublimación y una contención históricas el reconocimiento integral de la mujer por otra.

    Pero hoy el autovínculo mujer/mujer ha sobrepasado los límites de todo tipo de clérigos que solo han reconocido al costillar entero. Adelante.

    Un abrazo.

    Nota. Hoy leo declaraciones de un ministro (ministro y más de la actual hornada, ¿querrá decir incompetente o mentiroso?) de que el 90 por cien de las mujeres embarazadas sufren acoso. Imagina por dónde van los tiros (tema del aborto)

    ResponderEliminar