.

.

La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







sábado, 11 de febrero de 2012

estaban aquí



es asombroso, pero ya nos habíamos olvidado; ¿de qué?, le digo extrañado; no se vuelve hacia mí, contempla las placas de hielo del estanque, con su aliento forma vaho en la cristalera, calla, me sirvo café; al cabo de un rato vuelve a la carga: creíamos que no iba a suceder más, pero mira, héte aquí que cabalgan de nuevo, con más brío que nunca; modernizados, puestos al día, respaldados por todas las jaurías de fuera y de dentro de la casa; toda la vida haciéndonos creer que los bárbaros estaban más allá del limes, que eran otros, y por fin se desvela que los teníamos dentro; ¡y lo habíamos olvidado!; los bárbaros eran ellos; no han cambiado, sus nuevas vestimentas son carnavalescas, pero en realidad se nos muestran en su imperativa y cruda desnudez; no me vale que alguien me diga ahora que al menos son nuestros bárbaros; que hablamos la misma lengua y nos reímos con las mismas carcajadas; no hablamos la misma lengua, y no me refiero a las heredadas del romance; no nos hacen gracia las mismas cosas; los peores son siempre los nuestros; en realidad tampoco son nuestros; para ser nuestros o, mejor dicho, parte de nosotros, tendrían que ser como nosotros; pero van contra nosotros; por lo tanto, ¿vamos a reclamar hermandad de ellos? ¿Vamos a corresponderles con gestos amables como si nos unieran lazos?; los únicos vínculos existentes se basan en el ejercicio de soportarles; juegan a la reconquista, aunque desde hace tiempo ejercitan el saqueo; ¿cabe esperar de ellos otro trato que no sea sino conducirnos al sometimiento cada vez más hondo?;  estas últimas palabras las ha pronunciado quebradizo; apuro la taza; en ese instante sé que debo irme




(Imagen: Actos heroicos, del artista Mateo Maté)

9 comentarios:

  1. Recomiendo el post de

    http://rosamariaartal.com/2012/02/11/aqui-se-trunco-nuestra-historia/

    Buen día.

    ResponderEliminar
  2. El verdadero idioma no es el heredado del romance, el verdadero idioma es otro, el de mirarse y entenderse...

    Lo de poner el lavabo en el País Vasco me parece un poco fuerte, lo digo por el diseñador de la iberical home.

    ResponderEliminar
  3. Madre mía, qué susceptibilidad, Ramón, con el mapa-instalación de Maté. Ay, ené.

    Por supuesto, en lo del idioma estoy de acuerdo, pero cuesta mirarse y entenderse. No obstante, en el texto la referencia va por otro lado.

    Sé qué escribo oscuro, qué se le va a hacer.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. .
    Y nunca se fueron, solo esperaban, al acecho, la oportunidad.
    La sed de venganza abastecía sus vísceras con una espesa bilis, que ya sobrepasaba los límites de tolerancia .Qué más da la lengua si los verbos que la movilizan difieren en la síntesis. Cabalgan a pelo, sin montura, tienen las posaderas curtidas a causa de las largas horas aposentadas en las cortes, en las poltronas ministeriales, en los palacios moncloales.
    No me son gratos; intuyo cierto aire de prepotencia que les concede la razón, su razón, sin razonamientos, sustentada por la masificación borreguil que alimenta sus victorias.
    Cabalgan, con el valor añadido que les concede el poder absoluto, la magnífica ocasión que les ha sido brindada por especímenes de su calaña. Pero en fin, confío, necesito confiar que mis nietos sabrán equilibrar el desequilibrio, es lo mejor que les puedo desear.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Qué incisiva, y no vas descaminada, Genetticca. Pero tremendo el recurso a nuestros nietos...¿Tan largo me lo fiáis?

    Bon diumenge.

    ResponderEliminar
  6. Excelente texto. Estoy de acuerdo con genetticca y...por encima de todos ellos el poder financiero del mundo que lo mueven cuatro a través de lo bursátil. Quieren que los inversores se entreguen a bajo precio y como no lo hacen siguen apretando las tuercas y lo harán hasta provocar el caos social y luego...Luego dirán que el caos social no es la consecuencia sino la causa. ¿? La manipulación hasta el paroxismo.

    Un saludo
    Ana

    ResponderEliminar
  7. Ana, agradezco tu presencia y tu jugoso comentario. Es tal cual. Nos han llevado a una encerrona, los de dentro y los de fuera. Aquí encima les ha beneficiado el resultado electoral: todo será más "pacífico" y sumiso. Los de fuera no han tenido que quitar a un jefe de gobierno como en Italia o Grecia. Los de dentro cuentan además con el consenso de diez millones seiscientos mil españoles, cuyo criterio no entiendo y me espanta.

    Nos llevan al paroxismo, sin duda. Los bárbaros estuvieron siempre aquí.

    Resistir más que nunca.

    Salud siempre.

    ResponderEliminar
  8. Nunca hay que olvidar que para ser sus víctimas no es necesario iniciar la lucha, para ser condenados no hace falta ser culpables.
    Hemos pasado del sometimiento a la ley a la ley como forma de sometimiento.
    UIn saludo

    ResponderEliminar
  9. De acuerdo, Camino. Algunos individuos se creen que si permanecen al margen no serán tocados por los bárbaros. ¿Qué margen puede existir si van a por nosotros, seas quien seas y estés donde estés? Recuerdo ciertos versos: "irán por ti, por mi por todos..."

    Bueno, creo que siempre la Ley ha sido una forma de sometimiento, y no solo de regulación de relaciones. Claro que si encima se permite que campe a sus anchas, versus el ciudadano, no te cuento.

    Abrazo.

    ResponderEliminar