.

.

La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







jueves, 19 de enero de 2012

me siento un payaso




Les propongo un pequeño juego. Requiere un mínmo esfuerzo. Sugiero dirigirse a este enlace PDF, nada sospechoso, por cierto.

http://www.boe.es/boe/dias/2011/12/31/pdfs/BOE-A-2011-20638.pdf

Una vez en él, diríjanse a la página 146615 (está indicada a la derecha) Concéntrense en las Disposiciones Séptima y Octava. Son muy breves. En la Séptima hagan números, ya saben, multipliquen. En la Octava, interpreten, es decir, imaginen beneficios y deducciones fiscales varios.

Saquen conclusiones. Luego reflexionen, rían, lloren, tosan, emitan alharidos, escupan, eructen, oren et laboren y, por favor, comuníquenme su estado de ánimo porque yo me siento un payaso.

P.D. Eso, sí, traten de dormir bien. Yo no les quito el sueño, en todo caso el BOE.

Buenas noches.



8 comentarios:

  1. ¡No se puede ser serio! en la dimensión en que vivimos. Bs.

    ResponderEliminar
  2. Reiría sino fuera para llorar !!!!
    Un abrazo aconfesional!

    ResponderEliminar
  3. "Durante el año 2012 el Estado entregará, mensualmente, a la Iglesia Católica 13.266.216,12 euros"

    Cada mes!!! no puede ser.
    Trabajamos para mantener reyes y clerigos, que verguenza, por favor esto debe publicarse en primera página de todos los periódicos. Recortando sanidad y cultura, dios mio esto va por muy mal camino.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Emejota. Desde siempre, los payasos han sido los individuos (más allá del personaje, por lo tanto) más graves que nos podríamos imaginar. En cierta ocasión conocí a uno, célebre, que un año después se suicidó.

    Hacer el payaso o sentirse un payaso tiene derivas complejas en el alma española. Claro que, como bumerán, este sustantivo que hace de calificativo, se puede volver contra todos los caraduras que en el mundo están habitando y viven del cuento.

    Buen dçia y eleva el espíritu.

    ResponderEliminar
  5. Azulceleste, al menos te saca algo de risa, pero no, no se trata de un texto de novela o un gag de comedia cinematográfica. Es nada menos que el ¡BOE! De obligado cumplimiento.

    Eso sí, riámonos cada vez que desde el gobierno que han votado millones de paisanos se nos soliciten esfuerzos, sacrificios, pago de impuesto a cutiplén, etc. etc.

    Gracias por tu rabia aconfesional.

    ResponderEliminar
  6. Gene. Fíjate que a mí también se me suscitó la duda cuando leí la cifra y el período. Además la manera de decirlo, en lugar de poner la cifra global. Pero es el BOE, es decir, la Biblia del Estado. Aunque sin la gracia literaria de la Biblia variada que conocemos.

    Lo de la primera página...un impulso que yo tuve en un amago de ingenuidad. La mayor parte de la prensa está al servicio de los mejores postores y es tema cuasi tabú, como el de la monarquía. Que si sale algo es porque es escandaloso y no han podido cortarlo a tiempo.

    Tal vez España sea alguna vez laica de verdad (más ingenuidad por mi parte) pero la madurez y la asunción del pensamiento por parte de los españoles no da para que la laicidad se aplique democráticamente y vía electoral y, por lo tanto, legislativa.

    Como siempre, a tragar manque nos pese, que decía el fiero guerrero.

    ResponderEliminar
  7. Herr Fackel. Pierda toda esperanza. A la gente le encanta sentirse estafada incluso por las causas más bajas e infames que el género humanos haya tenido la ocurrencia de poner en práctica.

    Con mi consideración.

    ResponderEliminar
  8. V.I. Entiendo que haga de abogado de los pobres y se deje llevar por la ira. No podría en este caso llevarle la contraria.

    Gracias por descargar su rabia, pero no pierdo la esperanza, no, y eso que motivos haylos. Pero porque los occidentales nos hemos vuelto muy vagos en nuestra abundancia.

    ResponderEliminar