La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







domingo, 15 de enero de 2012

(paréntesis: desde la indignación, no olvidar)





Y uno más que se va de rositas. Sin pedir perdón. Por si no había sido poca su complicidad y participación en un régimen de sangre, cumpliendo su rol de represor por excelencia de la libertad expresiva, del que jamás se arrepintió. Ni los crímenes de Vitoria ni de Montejurra, que tuvieron lugar bajo la égida de aquel entonces ministro de Interior, recibieron jamás justicia. Nadie, ni el máximo responsable de vigilar el orden, pidió perdón a las familias de las víctimas y a la sociedad. Algunos cínicos decían que era un precio menor de la Transición democrática. Pero todos los actos tienen manos que los ejecutan directa o indirectamente. Que azuzan o que permiten. Que empuñan el arma o que propician que otros lo hagan. Luego las responsabilidades están siempre ahí. Triste España, donde no se ha procesado nunca a los verdugos y dictadores del pasado, que siguen muriendo dulcemente en la cama. Triste país nuestro que encima lleva a los tribunales a jueces honestos y severos nada corruptos como Baltasar Garzón, bien por perseguir la corrupción bien por defender la memoria histórica. Lamentable pell de brau que permite la mentira, el dolo, la desvirtuación de los hechos de la historia, los modelos de corrupción y los hipócritas valores tradicionales ungidos y bendecidos. Triste todo.



18 comentarios:

  1. Triste. Pero aquí en galicia es un día más. Aquellos que cantábamos lo de "... hai que ir morrendo" hoy decimos a mofa, que pedimos la canonización.

    Un saludo y que tengas muy buena semana. Por lo menos que el frío no sea demasiado.

    ResponderEliminar
  2. Ya lo decía Sebald: es muy triste
    "Cuando me encuentro de visita en Alemania me doy cuenta de que las zonas marginales han sido borradas ––esas zonas que garantizan la presencia de distintas épocas en la ciudad. Ha desaparecido la idea del “barrio”. No hay tampoco zonas industriales como en Inglaterra, ni ruinas del pasado urbano. Sus ciudades no tienen declives, ni rincones ni memoria. El resultado es triste, deprimente. Todas las ciudades alemanas son iguales, uno no puede perderse en ellas, ni desorientarse. Es desolador. Oldenburg, Braunschweig, Paderborn ––todas son idénticas. El pasado se aniquila todos los días en Alemania. A partir de 1945, Alemania se ha reconstruido no una sino cinco o siete veces."
    W.G. Sebald

    Un abrazo Fackel.
    Irene

    ResponderEliminar
  3. Suscribo punto por punto lo escrito por Vd. En días como estos la impotencia se hace difícilmente soportable.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Pues si algunos se sienten más a gusto, que lo canonicen. Total, el santoral está repleto de gente abyecta o de orates o también sencilla pero que convenía anular elevándoles a los altares de los servicios prestados. No obstante, a este personaje no le cundió nunca su vieja aspiración de presidir el gobierno del país. Primero no era su momento y después ya había pasado y los propios le dieron en premio de consolación la Xunta de vuestra Galiza.

    Buena semana, espero (si los aires europeos lo permiten)

    ResponderEliminar
  5. Bienvenida, Irene. La guerra de la uniformidad y del urbanismo aséptico, supongo. Borrando memorias pero generando planos que no invitan a que las ciudades sean recordadas en el futuro, haya guerra o paz. Tal vez esto se quiere que suceda con la historia española. La antigua es desconocida. La inmediata anterior a la guerra civil se falsea. La de la guerra civil se convierte en marasmo. La posterior a la guerra, ya con la dictadura, verdadero pastiche de vida española, se justifica. Y llegan los de ahora ahora convirtiendo en demócratas a los implicados en el Gobierno de sangre del generalísimo. Tremendo. El que tenga oídos para oír que oiga. El que aún posee entendederas que las ejercite, porque las neuronas son un viaje de ida solamente.

    Erial, triste erial. Gracias por la cita sebaldiana.

    ResponderEliminar
  6. Freia. Gracias, es bueno ver que pasan por aquí voces que comparten sensibilidad. Para evitar la impotencia no dejarse dañar los oídos por los medios televisivos y leer con cuidado la prensa escrita. Sobreviviremos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Como es sabido, no somos pocos los que en nuestra Galiza compartimos la ilusión, el humor cuidadoso, y la cirujía necesaria para desprendernos de estos "sanBenitos". Amando nuestra tierra incluso desde la otra punta del mundo. ¿Tengo que decir que ese señor ha sido nefasto para nosotros? Hemos vivido muchas "longas noites de pedra" y para librarnos de los ficticios reflejos del pasado, observamos la piedra, sabemos que la noción más vital del hombre es el pasado. Lo de "caninización" estaba escrito desde la más fina ironía gallega.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Estoy totalmente de acuerdo contigo. Se puede juzgar (con muchas trabas) a otros verdugos, pero a los de aquí, a los verdugos de nuestra gente, a esos no hay quien los juzgue. Aún hay miedo. Todo permisibilidad en nombre de una Transición que no fue ni justa ni pacífica, y de la que aún estamos pagando el precio.
    Tiene delitos de sangre, son responsables, y sin embargo se está juzgando a quien se atreve a llamarlo por su nombre: Dictadura militar, sangrienta. Genocidio aún sin juzgar, permitido.
    Triste todo, sí.
    Un abrazo y gracias.

    ResponderEliminar
  9. Este país jamás será un país democrático mientras a las víctimas del franquismo no obtengan la Verdad,la Justicia y la Reparación.

    Vivimos en una democracia de salón y cortesana y así nos va.

    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Rider. Yo no tengo duda de lo que ha significado para los gallegos ese señor. Claro, imagino que habrá gallegos que habrán estado siempre encantados con él. Pero dejémoslo, mejor que se pierda en el olvido.

    Ya que citas "Longa noite de pedra" no puedo sino recordar a Celso Emilio Ferreiro, lectura de otro tiempo que pocos hoy recuerdan.

    O teito é de pedra.
    De pedra son os muros
    i as tebras.
    De pedra o chan
    i as reixas.
    As portas,
    as cadeas,
    o aire,
    as fenestras,
    as olladas,
    son de pedra.
    Os corazós dos homes
    que ao lonxe espreitan,
    feitos están
    tamén
    de pedra.
    I eu, morrendo
    nesta longa noite
    de pedra

    Es que hace muchos años que tengo su obra y además en galego.

    Boa noite.

    ResponderEliminar
  11. Túconmigo. Nada que añadir a tu opinión, creo que ampliamente compartida. Eres muy precisa y hago mía tu rabia. Hagamos lo posible por vindicar la memoria de lo acontecido y transimitirla.

    No sé qué límites tendrá aquella Transición. Lo que hoy padecemos es un apéndice inseguro de aquello, aunque el sistema trata de que "el atado y bien atado" sea esto. Mientras el bipartidismo coincida y se niegue a revisar la Constitución... poca esperanza.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Felipe. Vivimos en una democracia ausente, pasiva, ajena. La gente se deja llevar y en esa inercia se perderá la ilusión. Y puede venir algo peor. En todo en la vida, si algo se para está muerto. Si renunciamos a hacer avanzar las capacidades de la ciudadanía más nos vale que como decía César Vallejo... Si después de las alas de los pájaros, no sobrevive el pájaro parado! ¡Más valdría, en verdad, que se lo coman todo y acabemos! ...

    Pero no.

    Cordialmente salud.

    ResponderEliminar
  13. "En tiempos de tanta pequeñez, es importante que tengamos presente a los grandes"

    José María Aznar

    Este tipo no calla ni debajo del agua y encima cree que aun le escuchamos.
    En mi opinión el muerto fue un fungicida efectivo para matar ideas.
    Colaborador en la dictadura ,machacón y persistente hasta el fin de sus dias. Nunca entendí porque los dictadores son tan lóngevos,será porque se alimentan de vidas ajenas?

    Bueno, a mi me preocupa más la muerte de cualquier niño africano que la de éste caducado opresor.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  14. Genetticca. ¿Son solo palabras las que emplean o son convencimientos? El del bigotito no se queda solo en elogios al fallecido de su sangre ideológica.

    "Padre de la Galicia moderna y del bienestar", le llama al déspota muerto el presidente de la Xunta de Galicia. Me pongo por un momento en lugar de los gallegos honrados y echo espumarajos. Adiós, Castelao. Adiós, Isaac Díaz Pardo, que se ha muerto hace un par de semanas. Vosotros no contáis nada. Ya sabéis: la modernidad y la vida digna de la gente ha venido de un tipo del viejo régimen. Suena a sacrilegio, pero dejémoslo en insulto. Si ese tipo de políticos como el presidente de la Xunta gallega es lo que da de sí España...

    Me has hecho reír con lo del fungicida. Yo, que viví en mis carnes la política represora del franquista muerto ¡que no me vengan con mentiras ni monsergas! Por supuesto, a mí también me importa la muerte del más inocente ser -humano o animal- del ámbito planetario. Pero ciertas cosas dan asco.

    Gracias, a ver qué nos depara San Antón.

    ResponderEliminar
  15. Es difícil opinar a la distancia, pero suena muy lógica e interesante tu entrada.
    Un abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
  16. Gracias por tu visita, Humberto. Aunque a poco que conozcas de la historia de España reciente, bueno de los últimos 70 años, sabrás algo de la dictadura. El personaje cuyo nombre me niego siquiera a pronunciar formó parte del régimen franquista. E incluso en la transición llamada democrática tuvo responsabilidades represivas. Es decir, responsabilidades varias sin que rindiera cuentas.

    Francamente, la Democracia española ha sido bondadosa, permisiva, suave y aterciopelada con los que formaron parte del terror de Estado.

    Esa es la lógica terrible. Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  17. http://visceral-genetticca.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  18. Gene.Tema jugoso tu último post. No me piques no me piques, jaj. Da para largo.

    ResponderEliminar