.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








jueves, 22 de septiembre de 2011

extravío o desvarío




Hay noches en que no tiene ganas de escribir y escribe. O prueba a intentarlo. Le preocupa, por cuanto tiene de osado caminar sobre la rigurosa línea entre la vaciedad y lo perogrullesco. Forzar lo que no debe no es la mejor manera de decir algo cabal y útil. Ocupar el espacio de la red tecnológica tal vez constituya un despilfarro. Golpear el teclado a una hora intempestiva en que la vecindad puede sentirse molesta suena a incívico. Garabatea para sentir la dosis letal -él cree vital- de las palabras. No sabiendo si éstas entran o salen o simplemente deambulan por los rincones de su cuerpo inquieto. En esos resquicios donde habitan como inquilinos adoptados, las palabras se retuercen cuestionando los conceptos. O simplemente patinan y se hacen añicos o se evaporan antes de tocar el suelo. Enigma de las palabras rotas; misterio de las voces nonatas. ¿Extravío o desvarío? Hay algo de rizoma en él que le lleva a pensar que crece desde cualquiera de sus estancias y se fecunda en cada uno de sus brotes, que él considera hallazgos. Puede ser error de noctámbulo irredento. ¿No sería mejor abrir la ventana y contemplar las estrellas? Ah, ya, el smog (como el que en ocasiones flota en su mente)



(Fotografía de Sara Saudková)

10 comentarios:

  1. Precioso texto, don Antorcha. Y toda una declaración de amor.

    ResponderEliminar
  2. Desvarío, de todos modos. Como Artaud.

    ResponderEliminar
  3. Mejor es todo lo que nos haga sentir la magia de la vida. Beso.

    ResponderEliminar
  4. Freia, gracias. ¿Amor a las estrellas que no ve o a las lecturas que son como firmamentos?

    ResponderEliminar
  5. Abol, evidentemente. El desvarío es compañero de viaje del extravío, sobre todo si ambos estados o conceptos no se separan a tiempo. Gracias por pasarte.

    ResponderEliminar
  6. Mejor es lo que nos hace sentir y aposentarnos. Buena noche, Emejota.

    ResponderEliminar
  7. A las palabras, Fackel. Que yo no llego tan lejos.

    Un abrazo otoñal camino del agua.

    ResponderEliminar
  8. Eso también es magia.... porque mira que resulta difícil. ;) Beso.

    ResponderEliminar
  9. Gracias por aclarar, Freia. Un abrazo. El otoño avanza iniciático y calmo.

    ResponderEliminar
  10. Emejota. Hasta lo difícil se puede abordar; nos devore o no es otro tema.

    ResponderEliminar