.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








sábado, 20 de agosto de 2011

veinte de agosto




...en cada pliegue, un despliegue; en cada arruga, una laxitud; en cada retorcimiento, una formación nueva; en cada señal, una dirección naciente; en cada ángulo, una visión abierta; en cada arista, una suavidad; en cada rigidez, una distensión; en cada yema, una tactilidad sensible; en cada marcha, un retorno; en cada encogimiento, una apertura; en cada agitación, una firmeza; en cada delgadez, una fortaleza; en cada giro, un enderezamiento; en cada hueco, una ocupación; en cada alargamiento, un alcance; en cada nervio oculto, una templanza; en cada posición, una ofensiva; en cada garra, una mano tendida; en cada vano, una construcción; en cada crispación, una sensatez; en cada gesto, una voz; en cada voz, la calidez; en la calidez, una entrega; en cada rebeldía, una propuesta; en cada carencia, la presencia; en la pequeñez, el crecimiento...



4 comentarios:

  1. en cada carencia, una caricia...

    carezcamos

    acariciemos

    ResponderEliminar
  2. En fase de oposición o complementariedad no se me ocurre nada más simple que un hola versus un adios, siempre con la mano abierta. Mano fresca, simple y gastada.
    Mano derecha fotografiada con la izquierda, elaboradora, y reflejada como tal.
    https://lh5.googleusercontent.com/-cDFbXkgxF3Y/Tk_N4mxTwEI/AAAAAAAAqtg/2LScX-Haf-M/s128/Imagen1233.jpg
    Beso.

    ResponderEliminar
  3. Stalker. La descripción podría seguir.

    ResponderEliminar
  4. Emejota. Gracias por la foto. Pero no es lo mismo, ni tiene la misma intención, ni el mismo significado. Ya verás cómo no.

    ResponderEliminar