.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








jueves, 22 de julio de 2010

A través



Decae la luz del día
mas no la luz que miro y me hace ver.

La que permanece
encendida
para que no me apague.


11 comentarios:

  1. Qué buena sensación la que describes. Esa hora del atardecer y esa luz cuando dentro sentimos algo indefinido, un resplandor de cosas que tenemos dentro y que nos anima a seguir...

    He estado escuchando a Jorge Cafrune. Cuántas veces hemos cantado esta canción! Preciosa.
    Por su aspecto físico ¿verdad que recuerda a Walt Whitman? Es como el whitman latino que nos canta sus cantos y zambas...Qué buen recuerdo has traído.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Excelente, ésa es la que hay que mantener encendida. Sabías que los depresivos lo ven todo gris aunque brille el sol como en Almería en pleno verano? Es más una sensación y una atmósfera del alma, algo que altera la percepción del afuera. Y también describe alumbramientos.
    :+

    ResponderEliminar
  3. Gracias por tu benevolencia comprensiva, Say, respecto al poemita. Me gustan los textos que sugieren, que se abren y emiten destellos o perfumes o simplemente cosas de varia y libre interpretación.

    Cafrune, como Yupanqui, estuvieron en mis años de resistencia activa a la dictadura. Yupanqui más, porque llegó antes a los oídos de los estudiantes que éramos. Recuerdo conciertos frecuentes de gente de aquí que lo cantaban o las asambleas que coreábamos con sus canciones (también con las de Dylan, Baez...¡y Voces Ceibes! que pocos recordarán ya) Y el final nada feliz, acados a porrazo limpio de las aulas por parte de los sicarios.

    Disculpas por el arranque de memoria. Por cierto, ¿sabes que a Cafrune lo asesinaron los matones de los paramilitares argentinos?

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Say, se me olvidaba. NO, no había pensado en que recordara a Withman. Debe ser porque éste me llegó de otra manera, con su épica y en otro tiempo. La épica poética de aquellos tiempos eran Neruda, Celaya, Otero...

    Pero me lo pensaré, aunque a Walt lo tengo arrinconado desde hace tiempo, lo reconozco.

    ResponderEliminar
  5. RAB, te quedas corta. Conozco depresivos que lo ven tutto nero, y a veces ni lo ven. Pero hay depresivos que hacen poemas fantásticos (el Romanticismo nos lo mostró a su modo)

    Me gusta esa idea de describir alumbramientos. No tengo inconveniente en que me amplíes tu explicación al respecto.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Fackel,
    nos sabía que a Cafrune lo asesinaron "los matones de los paramilitares argentinos". Y me he quedado reaccionando aún...!

    En realidad lo del parecido es una tontería. Ha sido al ver el video cuando por el aspecto físico me ha recordado a Witman. Uno y otro "cantaban" de forma distinta y de temas distintos.

    Dylan, Baez, Yupanqui...Paco Ibáñez con "La poesía es un arma cargada de futuro" de Celaya...

    Dices, ¡qué pocos recordarán ya! y tengo la misma sensación. Hay una especie de amnesia que ha dejado a la población en estado de robots. Sólo reaccionan a la voz de "su amo": los medios de comunicación de masas y los políticos.

    Un abrazo revolucionario!

    ResponderEliminar
  7. Say. La versión del crimen disimulado como accidente de tráfico circuló siempre en Argentina. A mi me lo contó mi familia de allá. Y hay lugares donde se habla del tema, por ejemplo:

    http://www.pagina12.com.ar/2001/01-03/01-03-08/PAG33.HTM

    http://elsilbovulnerado.blogspot.com/2010/05/jorge-cafrune-vida-y-muerte-de-un.html

    http://boards5.melodysoft.com/Jorge_Cafrune/re-asesinato-de-cafrune-816.html

    Etc.

    ResponderEliminar
  8. La que miras y la que emites, son la misma luz.
    A través de los ojos fluye, en ambas direcciones.
    No se apaga y nunca se apagará, aunque la ventana cambie de ubicación y forma.
    Entonces...
    Pues...
    ...Felices sueños, hermano.

    ResponderEliminar
  9. Cuánta sugerencia en tu breve texto, Saga. Y no sé qué decirte. Me quedo pensando. Simplemente. Mirando luces.

    Me alegro que pases de nuevo por aquí, hermana.

    ResponderEliminar
  10. Fackel, antes de explicarte cualquier alumbramiento...
    no me digas que eres argento...
    (me salió en verso jeje)

    ResponderEliminar
  11. Hola, RAB, no lo soy. Pero hubo un tiempo, ya lejano, en que la familia que hay por allí me tenía al día de muchas historias, jaj. Hoy casi no sé de ellos.

    Buena noche para vos.

    ResponderEliminar