.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








miércoles, 2 de junio de 2010

(Autocrítica)


Qué ignorante soy. No sé cómo se llama. No sé, y esto es peor, cómo, para qué y de qué manera se manifiesta. No sé dónde nace, cómo se reproduce, ni cómo muere (suena a lección colegial) Soy tan analfabeto que habré pasado por su lado muchas veces, muchos años, muchas primaveras. Jamás me había parado ante su presencia. Soy tan insensible que no he escuchado su voz (porque la tiene) ni he admirado su textura (es evidente) ni me he dejado arrebatar por su gracia (que la invade) Soy tan injusto que la he desconocido (los humanos somos injustos con las expresiones propias incluso) Y de pronto, una revelación. Cuando piensas que el tiempo declina y no te va a interesar lo que nunca te llamó la atención. La desconocida, la que permanecía próxima pero no detectabas, la que celebraba con su albor tu paso cansino. Ahora sigues ignorante, pero un poco menos. No hace falta que sepas demasiado sobre sus características. Ella ha entendido que la miras con ojos nuevos. Te has parado y la has gozado. Sin racionalidad, sin explicaciones, sin demora. Sabe que vas a volver. Eclosión efímera, te esperará de par en par.


(Dedicada a Presencia de Espíritu, que las entiende tan bien)

5 comentarios:

  1. Soy tan ignorante como tú, pero gracias de todos modos.

    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Pero sigo la evolución de tus fotografías y pienso que te vas superando. A mi me queda mucho por aprender en materia fotográfica.

    Seamos o no ignorantes, la cuestión es deleitarse en la mirada.

    Buen día.

    ResponderEliminar
  3. Buenas tardes de lluvia y flores.
    Es todo tan bonito a veces, ¿verdad?
    Lo que está al lado, pocas veces asombra, pocas. Pero cuando lo hace y une lo cotidiano y lo sorprendente, hace que sonríamos de verdad, desde el interior más hondo. Y además produce paz.
    Bueno, amigo Fackel, en un lapsus de trabajo he venido a visitarte.
    Prometo volver.
    Un beso, hermano.

    ResponderEliminar
  4. Buenas noches, reaparecida. Bueno, que lo que es bonito es bonito, lo diga Agamenón o el porquero. Es verdad que hay cantidad de elementos que nos acompañan o de proximidad, y que no sabemos mirar, ergo tampoco ver. Elemento flor, elemento amistad, elemento luz, elemento arquitectura, elemento salud...No es fácil. Tal vez de esta crisis del sistema salgamos curados de pseudonevesidades y dediquemos más a ver interiormente.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Quise decirpseudonecesidades, pero la consonante indebida se coló alegremente.

    ResponderEliminar