.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








viernes, 4 de junio de 2010

Aforismo del abandono


Escribía sin concentración ni plan ni orden ni horas. No lo sometía a la opinión de nadie. Escribía sin intención de ser entendido, sin ganas de que nadie supiera lo que llevaba dentro, sin pedagogía. Escribía para él. O acaso, y esto suponía el escarnio pero a la vez la clave de su escritura confusa, escribía contra él.


(Fotografía de Jorge Molder)

3 comentarios:

  1. Eso me demuestra de nuevo el enemigo que llevamos dentro.
    Casi todo lo que hacemos es para perjudicarnos y no sabemos gozar de lo logrado.
    Buen día

    ResponderEliminar
  2. ¿Usted cree? Qué maximilista la observo.

    ResponderEliminar