.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








miércoles, 24 de marzo de 2010

Floreal (a medias)

Debo ser de los pocos que no ha colgado el símbolo equinoccial por excelencia. Lo tenía a la puerta de casa, pasaba por delante y ni enterarme. Eso me ocurre por mirar tanto hacia el asfalto...de mi mismo. Y de pronto me fijo en que es un alivio contemplar lo floreal, o mejor dicho lo que va floreciendo en las ramas. Señales de otros mundos. Belleza de lo nada pequeño.

Pero me he adelantado un mes a calificar de Floreal lo que en el calendario republicano francés está entre el 21 de abril y el 21 de mayo. Es entonces cuando la eclosión se manifiesta en toda su plenitud. ¿Lo de ahora? Un anticipo, pues, según el mismo calendario, ahora habríamos empezado Germinal. Pero bueno, bobadas que tengo, porque a nadie le importan bagatelas de esta guisa, que ya sabemos que la cultura española no llegó en su momento a modernizarse como la francesa. Por cierto, aprovechando el tema, invito a que se consulte la formación y funcionamiento del calendario republicano nacido de 1789. Es fascinante su nomenclatura cotidiana.

Pues ya está. Cuelgo un par de ejemplares de ramas, un par de tonalidades de florecillas. No estaba acostumbrado a romper el mundo de sombras, materias duras, ruinas y demás que suelo fotografiar. Permitídmelo por una vez.

13 comentarios:

  1. Quizás a llegado el momento de mirar hacia fuera, además Gaia no entiende de calendarios.
    un beso y muy feliz tarde.

    ResponderEliminar
  2. Te lo permito y lo aplaudo. Esas florecillas se acercan a mi ideal de belleza, y este mes la encuentro a raudales a mi alrededor.

    Besos primaverales.

    ResponderEliminar
  3. Te veo romántico.

    ResponderEliminar
  4. Tula. De acuerdo totalmente en que Gaia no entiende de ningún tipo de calendarios. Pero los humanos los inventaron desde la antigüedad para controlar sus trabajo ys sus días. Y luego la complejidad productiva y comercial. Y cierto ente que ha vivido de predicar y no dar trigo lo llenó de santos apologetizados. Me imagino a Gaia en plan antropomorfo riéndose a carcajada libre.

    Mirar hacia afuera y mirar hacia adentro son complementarios. No es posible una visión meramente unilineal.

    Descansa en paz (literal, hombre) esta noche.

    ResponderEliminar
  5. Rat. Esas florecillas desconciertan. Son efímeras, ligeras, parecen ingrávidas y sin embargo perecen pronto. Son como el rocío. Una señal de lo que vendrá después. Ahí reside su belleza: en el proceso, en sus manifestaciones, en su estallido, en su consolidación. La conciencia de la madurez y la disposición para repetir los ciclos. La belleza de la transformación y su ofrecimiento.

    Los tomo.

    ResponderEliminar
  6. Randle. Simplemente entregado a la belleza de las manifestaciones exteriores. Que repercuten en mi. Si nuestro mundo de emociones no responde a las llamadas el medio, ¿qué sería de nosotros? Sólo me muestro sensible y receptivo. No estarlo sería como poco ingrato.

    Respecto a lo de romanticismo, creo que es otro concepto, que pienso que no tiene que ver con esto. Va en otra dirección.

    Gracias por participar. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Acepté esa invitación a mirar el calendario republicano, y si: es curioso... una palabra por día, más o menos representativa.

    El buen tiempo y las primeras flores, no es mala combinación.

    ResponderEliminar
  8. Inner, qué bien. Ciertamente es una gozada de nombres relacionados con frutos, planatas, animales domésticos, minerales, aperos, etc., elementos de la naturaleza y de la vida y sus trabajos.

    Acostumbrados forzosamente por la dictadura clerical cristiana a esos personajes del calendario gregoriano llamados santos, tan repletos de virtudes, martirios y propiedades paradivinas, el Republicano francés fue rompedor y todo un reconocimiento a la Vida.

    http://es.wikipedia.org/wiki/Calendario_republicano_franc%C3%A9s

    Me has sorprendido con tu búsqueda, ISilence. Grata noche.

    ResponderEliminar
  9. El descentramiento que produce mirar a nuestro alrededor y reconocer otras realidades, no por ser sencillas y naturales menos valiosas,tiene efectos terapéuticos en los organismos habituados a asfaltos y pavimentos varios, letras, músicas y otras producciones del intelecto. Este remedio debe ser puesto en práctica al menos una vez cada día en la primavera, y una o dos veces por semana el resto del año. No suspender el tratamiento al aparecer los primeros signos de mejoría. No se han descrito contraindicaciones ni efectos secundarios.
    Que lo disfrutes!

    ResponderEliminar
  10. Fastuosa tu propuesta, Lagave. Es verdad, tenemos que operar cada día, si es posible, con algún tipo de mirada aunque tenga lugar sobre elementos puramente sencillos. Que normalmente, no lo son, pero que nuestra percepción sobre ellos -muchos de esos elementos los consideramos meramente decorativos, tangenciales, casuales- hace que los ignoremos injustamente.

    Aunque a veces uno vaya ensimismado y mirando el suelo, hace tiempo que decidí tener como actitud confortante elevar mis ojos a las alturas de los edificios, a los detalles, a las fachadas de monumentos históricos, o sobre la perspectiva de avenidas o parques. He retomado la visita frcuente a un parque maravilloso que hay en mi ciudad, frecuentado en mi infancia y juventud, y te juro que ahora veo las cosas con otro interés, placer y satisfacción. A veces no sabemos lo que tenemos al alcance. Pues cuando hago una de esas visitas cambia mi estado de ánimo, al menos durante un tiempo.

    Tu coment me induce a comentar esto otro. Gracias.

    ResponderEliminar
  11. He mirado el calendario. No lo conocía.
    Es una maravilla.

    Creo que cada estación tiene su nosequé que la hace especial.
    Mientras pueda, disfrutaré de todas.
    Las fotos desprenden aroma.Buenas fotogradías

    Buena tarde a todos

    ResponderEliminar
  12. Hola, Aquí. No es sólo que todas las estaciones tengan algo, sino que aguzan nuestra mirada diferente. Por ejemplo, a mi siempre me hubiera gustado ver ciudades mágicas en las cuatro estaciones. Al menos una vez en la vida.

    Buena noche.

    ResponderEliminar