.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








domingo, 22 de noviembre de 2009

Aminatou Haidar, saharaui


Aminatou Haidar resiste. Y exige. ¿Que pone en un brete a los políticos actuales que heredan el problema? Que les ponga. Los dirigentes del momento tienen que asumir las situaciones que afectan a nuestra historia y que traen aún cola. Nadie les culpa de lo que ellos se encontraron, pero tienen que posicionarse y buscar salidas dignas, y ojalá justas. No libro a la desleal oposición de sus responsabilidades y también deberían definirse y aclarar. Pero mucho me temo que esta oposición, inconsistente y revanchista, usa cualquier tema para el todo vale en orden al desgaste del gobierno actual. Al final, ni unos ni otros son generosos con Sahara. Ni unos ni otros son capaces de restituir la maltratada historia de Sahara a sus habitantes naturales. ¿Somos todos los españoles así? Ni quiero pensarlo ni aceptarlo.

España se mostró como una madrastra despiadada respecto a un Sahara al que mientras le vino bien explotó sus riquezas. Cuando no era ya posible, porque la geopolítica había cambiado, se abandonó a los saharahuis a su suerte, que es tanto como decir a merced del Reino de Marruecos. España, colonialista con Franco, no supo resolver ni con justicia ni con habilidad política la salida de sus colonias. El resultado, que Sahara fue engullido por los alauitas marroquíes sin ninguna dificultad. La rojigualda España les traicionó de mala manera.

Aminatou resiste pacíficamente. Perseguida por la monarquía marroquí, sigue con sus resistencia nada pasiva, por cierto, y en la que compromete su propia vida, como es el caso de la huelga de hambre que protagoniza en Lanzarote. Nada más que añadir por mi parte. En los infinitos digitales que pueblan el ciberespacio hay información de sobra. Yo, desde aquí, me limito a reivindicar la figura de esta mujer de la que los españoles, para variar, apenas sabíamos. Una mujer necesaria, a tener en cuenta y a respaldar. Un apoyo más desde un blog modesto que sólo cuenta como gota en el océano.

5 comentarios:

  1. De acuerdo con lo que dices. Es una verguenza cómo se abandonó a este pueblo y cómo se mira ahora a otro lado. Tenemos una responsabilidad moral e histórica con ellos, por más que nuestros políticos quieran olvidarlo. El pueblo español viene demostrando su solidaridad, pero sus políticos no han sabido estar a la altura. Valiente esta mujer, pone en apuros a los que no quieren ningún problema. Es admirable su resistencia y su firmeza. Y aunque nada contamos es verdad que quienes mantenemos un pequeño espacio de comunicación debemos utilizarlo para hacernos eco de estos hechos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Qué bueno saber de ti, Francisco. Creo que tenemos sensibilidades compartidas y eso me gusta. Y me ratifica. Ciertamente que los medios de prensa y comunicación no se hacen eco en serio y de primera clase del tema. Sahara no atrae audiencias ni es el Alacrana, aunque sea más importante que el barquito que faenaba donde no debería hacerlo. Sahara, desgraciadamente, aunque pueda simpatizar más o menos, no es de los nuestros. Ésa es la cuestión. Y ésta es la vergüenza heredada del franquismo ¿o viene ya de ciertos magisterios más antiguos que tuvieron tanto poder en España?, y que cala en la sociedad española. Dos éticas. A los nuestros se les puede permitir esquilmar los mares a los que otros tienen derecho y encima costear gastos por sus riesgos como empresas privadas. A un Sahara que quiere ser Sahara se le da la espalda por parte de un Estado que se apropió de territorios y los abandonó a sus suerte. Machismo en política, incapacidad e injusticia. Es un tema que me incendia. Los límites de la sociedad española, que deben renovarse, porque, de lo contrario, éste va a ser cada vez peor país.

    Espero que me entiendas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Tal como se está poniendo el tema, con el Gobierno pillado y el régimen marroquí muy duro, puede suceder lo peor. ¡Y entonces va a ser peor! Sugiero este texto:

    http://www.elpais.com/articulo/espana/valor/persona/elpepiopi/20091204elpepinac_1/Tes/

    Lamentable. Y el Gobierno, cada vez más a la deriva. Claro que como decía mi abuelo: otros vendrán que más la cagarán.

    ResponderEliminar
  4. Me dolería que pagase con su vida la injusticia cometida.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. A mi me dolería también, Aquí. Me dolería porque sería además un fracaso de lesa humanidad, es decir, no moriría tanto por su cabezonería consciente y asmunida, como por los hilos tenebrosos de la geopolítica a toda banda. Sahara Occidental no cuenta en principio para nadie. Pero contará si mañana la crisis se desata con las desastibilización en Argelia o Marruecos y el cuestionamiento de los negocios del gas, del petróleo, de los fosfatos, etc.

    Yo entiendo la lucha personal, gandhiana, de Haidar. Tal vez es el combate del perdedor. También hay que apreciarlo.

    ¿Lo inmoral? Supongo que todas las cancillerías y ministerios de diversos países, incluída la ONU, estarán barajando su muerte, y si no hay cesiones por parte de esos gobiernos está clarísimo que les importa un pito la vida de esta mujer. Una líder menos, dirán.

    Triste. Salud y autocontrol.

    ResponderEliminar