.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








jueves, 20 de agosto de 2009

Contemplación



Contemplas los amonites, y cuando sientes que el viento te agita los cabellos, te reconoces. La distancia entre los fósiles y tú es la vida presente. Sabes que lo que viene a partir de ahora es vida presente. El futuro es una entelequia, nada se sabe de él. Una simple manera de hablar. Déjate flamear por las corrientes de los sueños. Haz un estandarte de tu mirada. No te niegues a la pasión incesante. No te reduzcas al ser que no eres. Crece sin impedírtelo jamás a ti mismo. Que la palabra sea tu vínculo con la vida. Y el silencio un escudo ante lo adverso. Y la bondad el deseo de ser siempre nuevo.



(Aguafuerte de Mery Maroto)

2 comentarios:

  1. Así sea para todos los que así lo deseen.

    Precioso aguafuerte...la persona entre las dos creaciones: la de la naturaleza y la humana.

    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Rat. A lo mejor te ha sonado como plegaria. Sí, acaso es una plegaria laica, mi autoplegaria, con razones poderosas para enunciarla, y el que quiera adherirse a sus intenciones ímplicitas, pues que actúe en consecuencia y escoja una senda análoga.

    No puedo por menos que reflexionar sobre el significado de los fósiles, como sobre las rocas o los minerales o las huellas fitoformes que hayan quedado del pasado. Vidas desaparecidas o transformadas que parecen lejanas a la de nuestra especie, pero que forma un sentido. No las siento ajenas, más bien me hablan.

    No puedo por menos que meditar sobre el paso del tiempo, sin dejarme gravar por su dedo acusador necesariamente. Cada vez me ratifico más en el vivir día a día, con un aliento vitalista. Eso es posible.

    Y sí, la persona entre las dos evoluciones: la de la amplia naturaleza y la de la compleja de nuestra especie.

    Que te acoja felizmente el firmamento de la noche.

    ResponderEliminar